¿Qué son los gastos hormiga y cómo evitarlos?

Todo el mundo tenemos pequeños gastos que no afectan de gran manera a nuestra economía pero que se repiten a diario. Son los denominados “gastos hormiga” y si sumamos lo que nos suponen nos daremos de cuenta de que, probablemente, es una cantidad mayor de la que calculamos.

cómo evitar los gastos hormiga

Todo el mundo tenemos pequeños gastos que no afectan de gran manera a nuestra economía pero que se repiten a diario. Son los denominados “gastos hormiga” y si sumamos lo que nos suponen nos daremos de cuenta de que, probablemente, es una cantidad mayor de la que calculamos.

¿Qué son los gastos hormiga?

Quizá haya oído hablar de ellos, pero no sepas qué son los gastos hormiga exactamente. Se trata de esos consumos cotidianos de pequeño importe que suelen pasar desapercibidos porque no suponen un gran desembolso económico. 

Saber identificar cuáles son los gastos hormiga es, sin embargo, clave en nuestra política de ahorro. No solo son evitables, sino que, además, si sumas estos gastos te darás cuenta de que representan una oportunidad de ahorro perdida.

gastos hormiga

Sácale rentabilidad al dinero ahorrado con los gastos hormiga

Los gastos hormiga reducen tu capacidad de ahorro. Si consigues identificarlos, podrás sacar rentabilidad a ese dinero con opciones como el Plan de Ahorro Caser Cling_Cling, que te permite practicar el redondeo, ahorrando en cada compra casi sin darse cuenta.

Puedes automatizar tus ahorros fijando la cantidad mensual que quieres aportar a tu Plan de Ahorro y posteriormente el importe que quieres redondear, con la confianza de que un equipo profesional invierte por ti, y todo ello desde 10 euros al mes. La mejor manera de obtener rentabilidad de los gastos hormiga que hayas evitado.

¿Cuáles son los gastos hormiga más comunes?

El primer paso para evitarlos es saber cuáles son los gastos hormiga más comunes. Identificándolos podremos controlarlos y reducirlos, realizando una gestión óptima de nuestra economía y, además, una administración más consciente de nuestras finanzas. En general, los tipos de gastos hormiga más comunes son los siguientes:

  • Refrigerios, botellas de agua, refrescos, cafés, snacks y almuerzos fuera de casa.
  • Trayectos en transporte público o privado que podrían realizarse andando.
  • Compras a domicilio que puedes hacer personalmente.
  • Suscripciones a servicios que no utilizas regularmente. 
  • Productos de belleza y caprichos cuando vas al supermercado.
  • Artículos comprados por su descuento pero que no necesitas.
  • Comisiones bancarias por operaciones que puedes evitar.
  • Compras impulsivas en líneas de caja o por publicidad online.

¿Por qué la gente tiene gastos hormiga?

Ante la pregunta de por qué la gente tiene gastos hormiga, la respuesta es muy sencilla: son gastos muy normalizados y las personas no se dan cuenta de que esos pequeños desembolsos pueden sumar una cantidad nada desdeñable a final de mes. 

En general, los gastos hormiga se realizan de forma automática y casi inconsciente. Son gastos que olvidamos en cuanto los hacemos y difíciles de planificar.

Gastos hormiga: ¿cómo evitarlos?

Si eres consciente de que tienes gastos hormiga, cómo evitarlos es el primer paso que debes plantearte para conseguir ahorrar a final de mes. De hecho, existen muchas formas de ser más consciente de esos pequeños desembolsos, no siempre necesarios, que te perjudican si estás intentando ahorrar.

Algo tan sencillo como hacer una lista de los gastos que has hecho a lo largo del mes te permitirá tener una idea general de las diferentes partidas a las que destinas tu dinero. De esta manera, podrás eliminar los gastos más superfluos e innecesarios, o sustituirlos por alternativas que tengan un precio más ajustado. Además, actualmente también hay aplicaciones móviles muy útiles que te ayudan a tener un mayor control de tus gastos, dividiéndolos por categorías. 

Repasa mensualmente en qué te has gastado el dinero para ver si estás cumpliendo objetivos, ya que esto te permitirá corregir errores o te mantendrá motivado, si lo estás haciendo bien. Por otra parte, te conviene reducir o eliminar los gastos impulsivos, especialmente los que se hacen de manera online y son innecesarios. Para reducir la impulsividad, cuando vayas a comprar algo deja pasar unos días para reflexionar si realmente lo necesitas. 

Revisa tus suscripciones, ya que puede haber algunas que no utilices. Aunque tengan poco coste, elimina las que ya no te proporcionan un servicio. Además, para reducir tus gastos hormiga también es importante que tengas mucho cuidado en época de rebajas o cuando veas ofertas. 

Por último, los expertos recomiendan que no trates de eliminar todos los gastos hormiga de golpe si no quieres agobiarte. Empieza por los gastos innecesarios y poco a poco ve llegando a aquellos que son optativos o que puedes sustituir por otros de menos coste.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *