Ibuprofeno, Aspirina, Paracetamol y Omeprazol: qué son y para qué sirven

¿Ibuprofeno? ¿Paracetamol? La hora a la que se toma una pastilla, si puede mezclarse o no con otros tratamientos o la comida con la que se ingiere determinan la mayor o menor efectividad de los medicamentos más dispensados en las farmacias.

Mitos del Ibuprofeno y Paracetamol

Aspirina, omeprazol, ibuprofeno y paracetamol son, entre los miles de medicamentos que figuran en el catálogo de una farmacia, los que se dispensan con más frecuencia. ¿Quién no ha recurrido docenas de veces a alguno de estos fármacos para aliviar un dolor de cabeza o durante la regla? Su uso es tan frecuente que son como de la familia y, sin embargo, muchas personas ignoran cómo deben tomar cada uno, con qué alimentos no deben ingerirse o qué interacciones pueden tener con otros principios activos.

Para que su efectividad sea la esperada hay que conocer los mitos y realidades de los reyes del botiquín. Con la ayuda de Javier Velasco, de la subcomisión de Revisión del Uso de los Medicamentos de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac), elaboramos su ficha técnica.

¿Cómo usar el Ibuprofeno?

La idea más extendida sobre este antiinflamatorio con efecto analgésico es que la versión de 600 mg es mejor que la de 400 mg. Los farmacéuticos escuchan con frecuencia a usuarios que piden el de 600 mg, aunque sepan que solo se dispensa con receta, porque “el otro no hace nada”. Es un mito, como explica Javier Velasco: “Hay muchos estudios que indican que ambas presentaciones tienen una efectividad muy parecida”.

Mitos de los medicamentos más consumidos

Tan importante como la dosis es cómo tomarlo. Pertenece a la familia de los antiinflamatorios no esteroideos (Aines), un grupo de medicamentos que reducen una capa protectora que tiene el estómago. “Por tanto, hay que ingerirlos siempre con comida, ya que el ácido del estómago puede ser perjudicial y en ocasiones llega a causar úlceras gástricas”, apunta el portavoz de la Sefac. 

Salvo prescripción médica, no hace falta tomar ibuprofeno de 600 mg porque la efectividad de la presentación de 400 mg es muy parecida

Omeprazol, un medicamento rodeado de leyendas

El omeprazol no es un protector del estómago como mucha gente cree. Tampoco es inocuo. Este medicamento, indicado en las personas con reflujo gastroesofágico o con úlceras gástricas, está rodeado de mitos. “Lo que hace es inhibir la producción de ácido en el estómago, pero eso no quiere decir que forme capa alguna que lo proteja de otra manera”, señala Javier Velasco. A partir de esa leyenda se ha extendido la idea de que puede tomarse, por ejemplo, con antibióticos por considerarse unos medicamentos agresivos para el cuerpo. Es un error: el omeprazol puede disminuir su efectividad. Tampoco debe ingerirse con zumos, leche o bebidas carbonatadas porque pueden interferir en su absorción.

La regla de oro que todo paciente debe tener presente, según Javier Velasco, “es que hay que tomarlo en ayunas media hora antes del desayuno porque cuando el estómago reciba la comida ya se habrá inhibido la producción de ácido, y además, al ingerirlo así el efecto es mayor y puede durar hasta 24 horas”. 

¿Cómo utilizar la Aspirina?

El ácido acetilsalicílico lleva más de un siglo remediando dolores de cabeza. Con esta indicación se usa la pastilla de 500 mg que todos conocemos, y además hay otra de 100 mg, el famoso Adiro, que sirve para prevenir la formación de trombos. El error más común es considerar que son intercambiables. Una persona le preguntaba recientemente a Javier Velasco en la farmacia: “Tengo que tomar solo unos días Adiro, ¿puedo aprovecharlo después si un día me duele le cabeza?”. “No, por que no le va a hacer nada”, le contestó.

Por otra parte, la aspirina pertenece a la misma familia de medicamentos que el ibuprofeno y, por tanto, hay que ingerirla con alimentos. Velasco lanza una advertencia más: “Solo puede tomarse a partir de los 16 años, en menores de esa edad puede producir síndrome de Reye (un daño cerebral agudo de causa desconocida)”. 

¿Para qué sirve el Paracetamol?

Es el medicamento de uso común menos problemático. Apenas tiene interacciones con otros fármacos y resulta muy seguro. “No es tan potente como otros analgésicos, pero como primera opción para tratar el dolor es muy buena elección”, dice Javier Velasco. Quita el dolor, tiene un pequeño efecto antiinflamatorio, baja la fiebre, no hace daño al estómago y en dosis adecuadas no se han descrito efectos secundarios. Sí puede tenerlos, como apunta el portavoz de la Sefac, si se toman dosis elevadas durante mucho tiempo: “En estos casos puede dañar el hígado, por eso las personas que tengan problemas hepáticos no deben tomar más de tres o cuatro gramos al día”.

En las redes sociales se generó una polémica en septiembre de 2019 a propósito de la venta en farmacias de paracetamol de 1 gr sin receta cuando, según sostenían algunos tuiteros, la requiere. La controversia no estaba justificada, es un mito que no pueda dispensarse sin receta.

Según recoge la norma, las farmacias pueden venderlo libremente cuando se adquiera un envase de menos de diez comprimidos. No es ninguna escapatoria comercial. Responde a una lógica terapéutica que explica Javier Velasco: “Hay que distinguir entre un uso ocasional del paracetamol, que se cubre con la venta libre de envases con pocos comprimidos, y un tratamiento prolongado, que debe ser prescrito y supervisado por un médico”. 

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.