Huele a gas pero no hay fuga: ¿es peligroso?

Mi casa huele a gas pero no hay fuga: ¿es peligroso? Esta duda nos la planteamos cada vez que notamos ese olor tan característico en nuestro hogar. Dado que el gas es inflamable y tóxico, cualquier olor a gas exige una actuación de inmediato. Lo primero que hay que hacer es valorar el problema para saber si estamos ante una situación de gravedad.

que hacer si huele a gas

Mi casa huele a gas pero no hay fuga: ¿es peligroso? Esta duda nos la planteamos cada vez que notamos ese olor tan característico en nuestro hogar. Dado que el gas es inflamable y tóxico, cualquier olor a gas exige una actuación de inmediato. Lo primero que hay que hacer es valorar el problema para saber si estamos ante una situación de gravedad.

¿Cómo puedo saber si hay una fuga de gas? 

Cómo saber si hay una fuga de gas es relativamente fácil. Uno de los primeros indicadores que nos deben poner en alerta es el olor de gas. Si es débil y no escuchamos ningún silbido, procederemos a ventilar bien las estancias y cerraremos la llave de paso.

En cualquier caso, siempre que pienses que “mi casa huele a gas pero no hay fuga”, la recomendación es que hagas las comprobaciones pertinentes. Uno de los signos con los que puedes detectar que hay un problema grave es que el contador corre más de la cuenta. También el color anaranjado o rojizo de la llama de los fogones de la cocina puede indicarnos que algo no va bien. 

Un truco casero es llenar un recipiente con agua, echar jabón y mojar una esponja. Aplicándola a las conexiones y válvulas del gas observaremos si se forman burbujas. Si es así, estamos hablando, probablemente, de un escape. Pero la manera más eficiente de detectarlo es instalar un detector de gas de nuestro hogar. Los sensores nos avisarán de que se está produciendo un escape, activándose antes de que los niveles sean peligrosos.

mi casa huele a gas pero no hay fuga

¿Qué debemos hacer si huele a gas?

Saber qué hacer si huele a gas es clave para nuestra seguridad. Si escuchamos una especie de soplo o silbido, o notamos un olor muy fuerte acompañado de dolor de cabeza, náuseas, mareos o vómitos, debemos salir de casa de inmediato, avisando a los vecinos. 

En este caso, solo nos detendremos a apagar la llave del gas si está fuera del domicilio. Además, es importante que no encendamos ningún aparato eléctrico ni dispositivo electrónico, y que no pulsemos ningún interruptor ni hagamos llamadas por teléfono, ya que cualquier mínima chispa puede provocar un incendio. 

Para evitar llegar a esta situación, lo mejor es realizar los mantenimientos de la caldera con el servicio técnico o un instalador autorizado de manera periódica. La ley marca que cada dos años hay que realizar esta revisión, pero es recomendable hacerla anualmente. 
Para evitar incendios en los hogares debemos mantener una limpieza adecuada de las instalaciones de gas y llamar al servicio técnico siempre que detectemos alguna anomalía o queramos hacer obras que modifiquen los conductos de salida. Por último, conviene cerrar la llave general de paso del gas siempre que vayamos a permanecer fuera de nuestro domicilio de manera prolongada.

¿A quién debemos llamar?

Uno de los factores clave si se produce una situación de emergencia es saber a quién hay que llamar si huele a gas. Lo más adecuado es realizar una llamada a la compañía del gas para exponer la situación y solicitar la presencia de un técnico que valore el p posible peligro en el inmueble. Todas las compañas tienen un teléfono de emergencia en estos casos.

Si el olor a gas es muy fuerte y persistente, podríamos llamar a los servicios de emergencias, al 112, para solicitar la presencia de bomberos, que activarían el operativo correspondiente. 

Además, conviene contar con un seguro de hogar, que nos ofrece la seguridad de estar en las mejores manos. Al contratarlo hay que revisar las coberturas incluidas para, en el caso de que considerarlo necesario, añadir otras opcionales con el fin de ampliar el nivel de protección. 

Un seguro de hogar es una tranquilidad ante todas las situaciones que suponen un peligro para las personas que habitan una vivienda. Los especialistas de la compañía de seguros también pueden orientarte si piensas que “mi casa huele a gas pero no hay una fuga”, algo que habrá que comprobar ante la posibilidad de que ocurra un accidente que, en estos casos, puede tener graves consecuencias.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *