Cómo fidelizar a tus empleados y qué vivan más felices

El talento es, probablemente, el valor más destacado que tiene una empresa. Conscientes de la importancia de fidelizar a los trabajadores haciéndoles vivir la mejor experiencia posible en su ámbito laboral, la retención del talento es uno de los grandes retos que tienen que asumir las organizaciones.

Cómo fidelizar a tus empleados y qué vivan más felices

El talento es, probablemente, el valor más destacado que tiene una empresa. Conscientes de la importancia de fidelizar a los trabajadores haciéndoles vivir la mejor experiencia posible en su ámbito laboral, la retención del talento es uno de los grandes retos que tienen que asumir las organizaciones.

En un mercado laboral tan inestable, si el trabajador no es feliz en su puesto de trabajo antes o después se irá a la competencia. A esto se le une el hecho de que a las nuevas generaciones no solo les interesa contar con un buen sueldo. Hoy en día se valoran otro tipo de retribuciones que son claves para reforzar su motivación.

¿Por qué es importante fidelizar a los empleados?

Un empleado que se siente realizado y valorado por su empresa probablemente no piense en marcharse a la competencia. Esto es algo que beneficia a las compañías, que consiguen así trabajadores productivos y comprometidos con la organización, lo que se traduce en mejores resultados.

Fidelizar a los empleados a través de una estrategia de retención de talento bien estructurada es algo que beneficia al empleado, pero también a la empresa, por múltiples razones:

  • No tendrá que hacer frente a tanta rotación de personal.
  • Aumentará su competitividad y su productividad.
  • Disminuirá el índice de absentismo laboral.
  • Conseguirá un mejor clima laboral.
  • Se reducirán los gastos en procesos de selección de personal.
  • Tendrá una plantilla con más estabilidad.
  • Las tareas se realizarán más rápido y los clientes estarán mejor atendidos.

Cuidar al trabajador con el salario emocional

El salario emocional se refiere a todas las retribuciones que no son económicas, sino que sirven para satisfacer de manera indiferente las necesidades familiares, personales y profesionales de los trabajadores.

El salario emocional cada vez es mejor valorado por los empleados, que encuentran en estas retribuciones no salariales una oportunidad para seguir creciendo, al tiempo que disfrutan de una mayor conciliación entre su vida laboral y familiar.

En los últimos años, las empresas han entendido que igual de importante es la estrategia de los clubes de fidelización para mantener satisfechos a los clientes, que mantener una estrategia de fidelización de talento para tener contentos a los empleados.

¿Cómo fidelizar a los empleados?

Existen múltiples fórmulas para fidelizar a los empleados, todas ellas igual de válidas. Elegir una u otra dependerá de la capacidad de la organización y la política de empresa:

  • Ofrecer al trabajador formación continuada: cada vez son más los profesionales que valoran un buen plan de formación a lo largo de su vida profesional, principalmente si les permite ascender en la empresa.
  • Fomentar un ambiente agradable: se consigue ofreciendo al empleado los mejores medios físicos y tecnológicos para el desarrollo de su labor, además de zonas de esparcimiento y de ocio que permitan un entorno de trabajo sin conflictos.
  • Reconocimiento al empleado: valorar el desempeño del trabajador es una manera de mantener su motivación, especialmente si se le tiene en cuenta en la toma de decisiones.
  • Horario y jornada flexible: ofrecer la posibilidad de teletrabajar o tener un horario de entrada y salida flexible ayuda a la conciliación laboral y familiar.
  • Beneficios sociales: ayudar a los trabajadores a construir un futuro mejor a través de planes de pensiones de empleo es un aspecto muy bien valorado por los trabajadores.
  • Detalles con los empleados y retribución flexible: desde bonos de comida, guardería o gimnasio, a una felicitación personalizada el día de su cumpleaños. Todo marca la diferencia.
  • Planes fuera de la oficina: salir a cenar cada cierto tiempo o tomar algo los viernes, después del trabajo, fomenta un buen ambiente laboral y una mejor comunicación.
  • Trato igualitario: todos los trabajadores con idéntica categoría deberían ganar lo mismo y tener iguales oportunidades, sin favoritismos.
  • Fomentar la vida sana: poner un pequeño gimnasio para que los empleados puedan hacer deporte o instalar una simple mesa de ping pong para que puedan relajarse puede ser un buen método para asegurar una jornada productiva. En estos casos conviene disponer de un seguro de accidentes de empresas.

Fidelizar a los clientes es necesario para conseguir los mejores resultados. Invertir en salario emocional permite que tanto el trabajador como la empresa salgan ganando.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *