¿Qué gastos son deducibles en el impuesto sobre sociedades?

Las leyes que regulan el impuesto de sociedades permiten que los interesados se deduzcan ciertos gastos que afectan a los beneficios contables y que se consideran necesarios para mantener el negocio. Estos gastos deducibles en el impuesto de sociedades tienen que estar regidos por los criterios que marca la normativa.

requisitos gastos deducibles impuesto sociedades

Las leyes que regulan el impuesto de sociedades permiten que los interesados se deduzcan ciertos gastos que afectan a los beneficios contables y que se consideran necesarios para mantener el negocio. Estos gastos deducibles en el impuesto de sociedades tienen que estar regidos por los criterios que marca la normativa.

¿Qué es el impuesto de sociedades?

Al igual que el IRPF grava las rentas de las personas físicas, el impuesto de sociedades es un tributo directo que grava las rentas obtenidas por una Sociedad Limitada, una Sociedad Civil o una Sociedad Limitada Unipersonal, que son las que tienen que asumir este impuesto.

La cantidad que hay que pagar se calcula la diferencia entre los ingresos obtenidos y los gastos, pero también hay que tener en cuenta tanto las bonificaciones como las deducciones en el periodo establecido. 

En el impuesto de sociedades, los gastos deducibles pueden ser desde alquiler de locales a compra de materiales o pago de servicios, ya que todos ellos afectan de alguna manera a los beneficios contables.

Requisitos para que un gasto sea deducible en el Impuesto de Sociedades

Los requisitos de los gastos deducibles en el impuesto de sociedades los marca la normativa. De hecho, la regulación establece unos criterios que estos gastos deben cumplir. Por tanto, se considerarán gastos deducibles en el impuesto de sociedades todos los que cumplan los siguientes condicionantes: 

  • Gastos correlacionados con un ingreso, o lo que es lo mismo, que tengan como fin obtener un beneficio.
  • Contabilizados en la cuenta de pérdidas o ganancias o, en su caso, en una cuenta de reservas.
  • Gastos realizados dentro del periodo impositivo en que se devenguen.

Además, hay que tener en cuenta que los gastos deducibles en el impuesto sobre sociedades deben estar justificados de alguna manera, bien con factura o ticket a modo de factura simplificada, con escritura pública, nóminas, etc.

gastos deducibles impuesto sociedades

¿Qué gastos son deducibles en el impuesto de sociedades?

La Agencia Tributaria establece, a modo de ejemplos, algunos gastos fiscalmente deducibles en el impuesto de sociedades, como los siguientes:

  • Salarios y sueldos
  • Tributos deducibles fiscalmente
  • Determinados gastos de personal
  • Amortizaciones
  • Pérdidas por insolvencia de deudores
  • Seguridad Social de trabajadores, incluida la del titular
  • Provisiones
  • Pérdidas por deterioro del valor de elementos patrimoniales
  • Arrendamientos
  • Reparaciones y labores de conservación
  • Otros servicios exteriores y de profesionales independientes
  • Determinados incentivos al mecenazgo
  • Otros conceptos fiscalmente deducibles

Por el contrario, no se considerarán gastos deducibles en el impuesto de sociedades los dividendos a los socios por su participación en el capital social, los gastos derivados del impuesto de sociedades, las pérdidas del juego, los donativos que no tengan acreditada la relación con la promoción de la actividad, las sanciones y multas, o los préstamos participativos por parte de entidades del mismo grupo de sociedades, entre otros.

Una duda muy común es si las cestas de navidad y las comidas son gastos deducibles en el impuesto sobre sociedades. En el caso de las cestas, son deducibles cuando forman parte de los usos y costumbres de la empresa. Por tanto, en el primer año no se podrían considerar como tales, pero sí a partir del segundo año en el que se entregan a los empleados. Y en cuanto a los gastos de atención a proveedores y clientes, lo que incluye comidas y regalos, son deducibles porque persiguen un resultado indirecto y de futuro.

De la misma manera, contar con un seguro médico para grandes empresas también es un gasto deducible, además de ser una de las mejores herramientas para aportar valor a los empleados y hacer que todos salgan ganando. 

En el caso de las pymes, contar con un seguro para comercios también proporciona la tranquilidad de saber que estás atendido por expertos 24/7, lo que proporciona el apoyo necesario a través de una respuesta rápida y eficaz cuando más lo necesites.

Si tienes dudas acerca de los gastos deducibles en el impuesto de sociedades, lo mejor es contar con la asesoría de profesionales expertos para no pasar por alto ningún gasto recogido en la normativa que pueda suponer un ajuste del impuesto en tu propio beneficio como titular. 

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *