¿Cuánto cuesta un entierro en España?

Es lógico tener curiosidad por saber cuánto cuesta un entierro, ya que, al ser la muerte un tabú en nuestra sociedad, es un tema que casi nunca sale a relucir en las conversaciones. En España, el precio de un entierro puede variar en función de las elecciones que tome la familia del difunto, pero supone una cantidad elevada incluso con los mínimos gastos posibles.

precio del entierro

Es lógico tener curiosidad por saber cuánto cuesta un entierro, ya que, al ser la muerte un tabú en nuestra sociedad, es un tema que casi nunca sale a relucir en las conversaciones. En España, el precio de un entierro puede variar en función de las elecciones que tome la familia del difunto, pero supone una cantidad elevada incluso con los mínimos gastos posibles.

¿Cuánto cuesta un entierro sin seguro?

El precio de un entierro en España oscila entre los 3.500 y los 6.500 euros aproximadamente y dependerá en gran medida del lugar en el que se celebre, ya que en los pueblos los costes no son tan elevados como en las grandes ciudades, y del servicio funerario que la familia quiera para el difunto. 

Hay que tener en cuenta, además, que el sector funerario está liberalizado y expuesto a la ley de la oferta y la demanda, por lo que los precios pueden variar de una compañía funeraria a otra. 

En cualquier caso, el precio tan elevado que supone un entierro hace que muchas personas se plateen un seguro de decesos, que les permitirá ahorrarse los costes más importantes del entierro o incineración, lo que supone una tranquilidad para los familiares, que pueden vivir su duelo con la tranquilidad de no tener que ocuparse de otros asuntos.

¿Qué incluye el precio de un entierro?

Para responder a la pregunta de cuánto cuesta un entierro en España hay que tener en cuenta si la familia se decanta por los elementos básicos presentes en cualquier funeral, como son el ataúd, el tanatorio, el enterramiento o la incineración, y el coche fúnebre, o desea algún elemento extra para la despedida de su ser querido. 

Además, existen otros gastos añadidos, como las esquelas y las coronas. Y a veces las personas se olvidan que hay asociados ciertos trámites administrativos que es necesario asumir con carácter obligatorio. 

Ante la duda de cuánto vale un entierro, hay que tener en cuenta que, al menos, deberemos ocuparnos de los siguientes gastos esenciales:

  • Ataúd: un féretro cuesta, por término medio, 1.200 euros, lo que supone una buena parte del presupuesto del entierro. El precio varía en función de la madera escogida, su calidad y su diseño. Y hay que tener en cuenta que incluso si la familia opta por una cremación será necesario comprar un ataúd.
  • Tanatorio: el gasto del alquiler del tanatorio por un periodo de 24 horas suele superar los 500 euros. Si se desea ofrecer un catering, el presupuesto asciende. 
  • Cementerio o incineración: el acto de la inhumación y el alquiler del espacio para depositar los restos suele sobrepasar los 650 euros, y el precio de la lápida ronda los 500 euros. Por su parte, el coste medio de la incineración, aunque depende del tipo de urna escogida, asciende a unos 550 euros y el columbario donde se guardarán las cenizas puede ascender a otros 300 euros adicionales. 
  • Coche fúnebre: trasladar al difunto desde el tanatorio al cementerio tiene un precio medio de unos 200 euros.
  • Traslado: algunas personas no desean ser enterradas en la localidad en la que han fallecido, sino en sus lugares de procedencia o junto a seres queridos. En el caso de repatriaciones, los gastos pueden dispararse, llegando a sumar incluso más de 6.000 euros.
  • Esquela y coronas: una esquela, que suele ser muy habitual en los pueblos, suele superar los 120 euros, y el precio medio de una corona es de 100 euros, aunque dependerá de su tamaño.
  • Trámites administrativos: la inscripción de la defunción en el Registro Civil, y obtener el certificado de últimas voluntades y el de defunción tiene un coste asociado de más de 150 euros.
precio del entierro

Además de estos gastos obligatorios, hay familias que contratan otros servicios opcionales, como música en directo en el momento del entierro o la cremación, o un catering para atender a las personas que acuden al tanatorio. En otras ocasiones se busca una personalización de la ceremonia de la despedida o se opta por una sepultura permanente. Todos estos casos suponen unos gastos extras al servicio funerario más básico.

En muchas ocasiones, cuando las familias se plantean cuánto cuesta un entierro deciden contratar un seguro de decesos para no tener que hacer frente a estos gastos en un momento de máxima vulnerabilidad. Este seguro no solo incluye los servicios fúnebres, sino también la asistencia en traslados, la ayuda legal y la gestión del proceso sucesorio, y también otros servicios de interés, como la orientación psicológica y el borrado de la vida digital.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *