¿Hemos ahorrado durante el confinamiento?

La incertidumbre y las dudas de abastecimiento en los meses de la pandemia de la covid-19 han reducido los gastos considerados extras. Carburante, ropa y viajes han recortado los desembolsos semanales, pero no tanto como pensamos.

Evolución ahorro confinamiento

Casi dos meses en casa, evitando el contacto con los demás y con el dinero físico, han cambiado a la fuerza los hábitos de consumo. Se ha reforzado el e-commerce, y la tarjeta de crédito se ha convertido en un bien de primera necesidad, como la mascarilla o los guantes. La situación económica ha dejado a muchos trabajadores en el filo de la seguridad. Todos esos elementos dibujan un escenario en el que parecería lógico el ahorro como consecuencia. Pero, ¿realmente es así? ¿Hemos sido hormiguitas durante el confinamiento?

La tendencia mundial así lo asegura, según un informe de la Consultora McKinsey & Company: los consumidores están recortando hasta un 40- 50% del gasto en la adquisición de bienes o servicios que no son indispensables. Pero no parece tan claro en el resto de desembolsos. Otro estudio de la app financiera Revolut desvela quelos consumidores españoles realizaron un 11% menos de transacciones en supermercados, pero el volumen total de gastos se incrementó un 31% del 1 al 31 de marzo. Eran los tiempos en los que agotábamos el papel higiénico y la levadura para hacer pan en casa.

Y a corto plazo, ¿qué?

En estos meses –lógicamente– hemos ahorrado en comer y cenar fuera: en un año normal, sin esta reclusión, los españoles gastamos per cápita 1.900 euros en bares y restaurantes. Y, también parece lógico, en carburante (se ha reducido un 82%), ya que ha estado prohibido el uso del vehículo. Pero ha crecido el gasto de los suministros energéticos de la vivienda. El confinamiento y el teletrabajo, según algunos estudios, derivarán en un encarecimiento del recibo de entre los 15 y 30 euros. Vitrocerámica, horno, microondas, televisión, videoconsolas y ordenadores han multiplicado su uso.

Todas estas pistas han permitido dibujar un escenario futuro a corto plazo. El profesor Pablo Contreras, de la EAE Business School, trazó una prospección en ese sentido a partir de una encuesta online (imposible hacerla presencial en estos tiempos) en las primeras semanas del confinamiento, cuando más incertidumbre había en la población. Un 14% de los más de 700 encuestados consideraba “bastante probable” perder su trabajo y un 70%, que sus ingresos “bajarán”.

“Habrá productos o servicios que se verán más afectados que otros; por ejemplo, el turismo o los productos premium”, comenta Contreras. Parece claro que nos volveremos más cuidadosos con el gasto, miraremos más el precio y compraremos de forma más racional. “También parece que seguiremos adquiriendo preferentemente online y que le daremos más valor a lo relacionado con la seguridad y la higiene. Pero todo esto son tendencias incipientes”, advierte. Se posponen compras de mayor ambición, consideradas ahora más “de capricho”. Para concluir, un 75% de los encuestados aseguraba que reducirá  su nivel de consumo en estos primeros meses posteriores al confinamiento. “Está por ver en qué se traducirá ese recorte del presupuesto vacacional, si en suprimir las vacaciones, o en hacerlas más cortas, más modestas o por España, en lugar de marchar al extranjero”, concluye Contreras.

“En la crisis económica de 2009, entre los diez productos más vendidos había tres tipos de cola, dos de cervezas y leche. Ninguno era producto de primera necesidad”, reflexiona el experto en psicología del consumo Albert Vinyals. Lo novedoso de esa crisis de 2020 fue la primera semana de ventas impulsivas, casi apocalípticas, porque nos enfrentábamos a una situación totalmente nueva en sus vidas, según él. “El miedo es la clave y la sensación de acaparar para evitar que nos falte nada en casa se asocia al poder sobrevivir”, reflexiona Vinyals. “Estábamos en una situación similar a la del inicio de una guerra, un corralito… que desarrolla la conducta del miedo”, para asegurarnos el futuro a corto plazo.

Control del gasto en la compra

La Organización de Consumidores y Usuarios entrevistó a 1.000 personas en el mes de abril. Un 29% dijo mirar más que antes el precio de los productos que compra. Planificación de las comidas, concienzudas listas de productos, reutilización de sobras y casi ausencia de comida en la basura eran las respuestas más comunes entre los encuestados.

Ese miedo al desabastecimiento ha dado pie a otro estudio de la consultora Kantar, que también ha hecho en estas semanas muchas pesquisas. Según ese informe, el 80 por ciento de españoles sigue haciendo una compra grande cada siete días, pero el gasto medio por compra ha aumentado un 42% respecto a la media que había antes de la crisis. Por otro lado, seguimos haciendo cinco actos de compra en la semana (gastos en alimentación o droguería, básicamente), un 13% menos que antes del estado de alarma.

Ahorrar en la compra

La consolidación del e-commerce

Con tal de no salir a la calle, hemos aprendido a confiar en la compra online. Según el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, entre el 6 y 12 de abril estas compras se incrementaron un 100% con respecto a la misma semana de 2019. Y el recelo con los gastos excesivos ha llevado al 93% de los consumidores a comparar varias webs antes de comprar en línea. Incluso en horario de trabajo: hace un año, apenas el 22% de las transacciones se realizaban de 9 a 15 horas. Ahora, constituyen el 31% de ellas, según el informe Digital Consumer 24 hours indoor, de la consultora Nielsen. Alimentación y bebidas (31%) copan las peticiones, por delante de belleza y salud. Se ha caído estrepitosamente la compra de moda (18%) y electrónica (25%). Hace apenas 12 meses, ropa y complementos acaparaban el escaparate y el extracto de la tarjeta. Algunos supermercados han experimentado incrementos del 809% en el uso de la compra online. Curiosa y lógicamente, la venta de artilugios deportivos ha crecido casi un 200%. Las esterillas para hacer yoga o abdominales (147% de incremento) y las bicicletas estáticas (450%)  se han agotado en muchas webs.

El alcohol, mal refugio

Según datos del ministerio, las dos primeras semanas de encierro la compra de cerveza se disparó respecto a las mismas fechas de 2019 en un 86,5%. La de vino, un 73,4 por ciento y las de bebidas espirituosas, en un 93,4%.

“El consumo de alcohol en España es alto, pero se suele hacer en espacios sociales”, comenta Ana Fondón, profesora de Sociología del Consumo de la Universidad Rey Juan Carlos. “Como ahora han estado cerrados, el consumo se realiza en casa y se dispara la venta en el súper. Por otra parte, es una válvula de relajación y escape en un momento de tensión”.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.