¿Cuántos días libres tengo por fallecimiento de un familiar?

La pérdida de un familiar es un momento muy amargo en la vida de cualquier persona. Dependiendo del grado de consanguinidad o afinidad con la persona fallecida se establecen determinados días libres por fallecimiento, tal y como recoge el Estatuto de los Trabajadores, sin que la empresa pueda negarse a concederlos.

dias libres por fallecimiento familiar

La pérdida de un familiar es un momento muy amargo en la vida de cualquier persona. Dependiendo del grado de consanguinidad o afinidad con la persona fallecida se establecen determinados días libres por fallecimiento, tal y como recoge el Estatuto de los Trabajadores, sin que la empresa pueda negarse a concederlos.

¿Cuándo empiezan a contar los días libres por fallecimiento?

Los días libres por fallecimiento familiar comienzan a computar el día en el que se produce la muerte, si es hábil. Sin embargo, si el día del fallecimiento no es hábil se iniciará el primer día hábil inmediatamente siguiente. Y si el fallecimiento se produce cuando ha finalizado la jornada de trabajo, el cómputo de días se realizará a partir del primer día hábil siguiente. 

¿Cuántos días libres por fallecimiento corresponden según parentesco?

Los días libres por fallecimiento de un familiar varían en función del parentesco existente. Lo primero que hay que tener en cuenta es que la persona puede solicitar un permiso retribuido siempre que el fallecido sea un familiar de segundo grado como mínimo.

Los familiares de primer grado son los padres, hijos, cónyuges y suegros. Y los de segundo grado los hermanos, abuelos, nietos y cuñados. Si fallece cualquiera de estos familiares, la ley establece que tendríamos derecho a tener días libres en nuestro trabajo: dos días naturales y, en el caso de tener que desplazarse, cuatro días. 

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que la normativa no distingue entre desplazamientos cortos o largos. Los días libres por fallecimiento familiar serán cuatro, independientemente de si te tienes que desplazar entre ciudades de una misma provincia, o entre diferentes comunidades autónomas, o si el desplazamiento es al extranjero.

Días libres por fallecimiento de un padre

Los días libres por fallecimiento de un padre son dos días naturales y cuatro si es necesario realizar desplazamiento. Esto significa que si el fallecimiento del progenitor se produce un sábado y la persona no trabaja en fin de semana, su hijo debería incorporarse a su puesto el lunes. Y si el fallecimiento tiene lugar un domingo, la incorporación al puesto de trabajo sería el martes, siempre que no se requiera desplazamiento.

En cualquier caso, muchas personas optan por solicitar a la empresa algún día de vacaciones, ya que son muchos los trámites que hay que solucionar. Cuando una persona fallece comienza un largo periodo de trámites, entre otros los relaciones con la herencia. La situación se complica si se tiene que realizar una declaración de herederos porque el fallecido no ha hecho testamento ni ha dejado establecido quiénes son las personas que heredarán sus bienes.

días libres por fallecimiento

Días libres por fallecimiento de un abuelo

Los abuelos se consideran familiares de segundo grado, como los hermanos, los nietos y los cuñados. La persona que ha sufrido esta pérdida debe saber que le corresponden días libres por el fallecimiento de un abuelo. En este caso, dos días naturales y cuatro en caso de desplazamiento. 

Por fallecimiento de un tío

Los días libres por fallecimiento de un tío no están contemplados por el Estatuto de los Trabajadores, por lo que el sobrino no puede solicitar permiso retribuido a su empresa debido a que los tíos pertenecen al tercer grado de consanguinidad.

Por fallecimiento de un suegro

La normativa establece que los días libres por fallecimiento de un suegro son dos días naturales y cuatro en caso de desplazamiento, ya que al suegro se le considera un familiar de primer grado, como los propios padres, los hijos o los cónyuges. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, salvo que por convenio se establezca lo contrario, el permiso retribuido solo se da si la pareja está casada.

Contar con un seguro de decesos es la forma más sencilla de facilitar los trámites a los familiares en un momento de máxima vulnerabilidad. Las coberturas permiten, más allá de ocuparse de los gastos derivados del sepelio, ayuda legal y gestión del proceso sucesorio, asistencia en traslados, orientación psicológica, facilidades en cuanto a los trámites administrativos y asesoramiento jurídico telefónico en, entre otras cuestiones, cuántos días libres por fallecimiento nos corresponden.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *