¿En qué se diferencian la gingivitis y la periodontitis?

Muchas personas se preguntan las diferencias entre gingivitis y periodontitis porque, aunque son conscientes de que la salud bucodental es esencial, no conocen exactamente en qué consisten estas patologías. En general podríamos decir que la periodontitis es la evolución de una gingivitis no tratada, lo que puede acarrear graves consecuencias.

tratamiento gingivitis y periodontitis

Muchas personas se preguntan las diferencias entre gingivitis y periodontitis porque, aunque son conscientes de que la salud bucodental es esencial, no conocen exactamente en qué consisten estas patologías. En general podríamos decir que la periodontitis es la evolución de una gingivitis no tratada, lo que puede acarrear graves consecuencias.

¿Qué son la gingivitis y la periodontitis?

La gingivitis es una enfermedad periodontal que causa irritación, hinchazón y enrojecimiento de las encías. Si no se trata puede dar lugar a la periodontitis, también conocida con el nombre de piorrea, que supone la destrucción de los tejidos que dan soporte al diente, por lo que sus consecuencias más directas son pérdidas dentales. 

Si tenemos síntomas de gingivitis hay que acudir de inmediato al dentista, para evitar que continúe avanzando. La periodontitis tiene un carácter crónico, pero sus consecuencias se pueden minimizar o frenar con visitas periódicas al dentista.

¿Qué diferencias existen entre la gingivitis y la periodontitis?

Las diferencias entre gingivitis y periodontitis están basadas, principalmente, en el avance de la enfermedad y su sintomatología. De igual manera, ambas enfermedades periodontales requieren de tratamiento, que será diferente en ambos casos.

Diferencias según el avance de la enfermedad

La gingivitis es la primera fase de la enfermedad, cuando detectamos que algo no va bien en nuestras encías, que se presentan enrojecidas e hinchadas, sangrando cuando nos lavamos los dientes. 

Los síntomas de la gingivitis son reversibles, ya que existe un menor grado de infección. En cambio, en la periodontitis la infección es mucho mayor y aparece la pérdida de tejidos, que puede dar lugar a que perdamos las piezas dentales. Por lo tanto, sus consecuencias, en algunos casos, son irreversibles. 

Diferencias según su sintomatología 

Las diferencias entre gingivitis y periodontitis también las encontramos en la sintomatología que presentamos. La gingivitis no es dolorosa y en ocasiones la irritación de las encías es tan leve que incluso podemos no percatarnos de que existe un problema. Una visita periódica al dentista nos ayudará a establecer un diagnóstico y, en el caso que fuera necesario, se nos prescribirá un tratamiento.

En el caso de la periodontitis, los síntomas son mucho más evidentes. Muchas personas se preguntan si ante un sangrado en las encías es motivo de preocupación. Y, efectivamente, es uno de los síntomas que, junto con el dolor, exigen una intervención urgente. 

Diferencias según el tratamiento

El tratamiento de la gingivitis y periodontitis es diferente. En el caso de la gingivitis, al ser más leve, es más fácil de abordar, y suele consistir en una limpieza profunda para eliminar los restos de sarro de nuestros dientes y frenar el avance que pueda darse bajo la encía.

En el caso de la periodontitis, hay que realizar un estudio periodontal que indicará en qué estado están nuestros tejidos. También puede ser necesario realizar un curetaje, o lo que es lo mismo, una limpieza de la bolsa periodontal en la que se eliminará el tejido dañado. Si no se pueden salvar los dientes se recurrirá a la extracción.

diferencias entre gingivitis y periodontitis

¿Cómo podemos prevenir la aparición de la gingivitis y la periodontitis?

Para prevenir la aparición de estas patologías bucodentales es necesario que, tras los tratamientos de la gingivitis y periodontitis, mantengamos nuestros dientes limpios a través de un cepillado minucioso que debe incluir el hilo dental y los cepillos interdentales. Hay que utilizar un dentífrico con flúor y elegir un cepillo suave, con el que no debemos ejercer mucha presión en el cepillado.

Además, disfrutar de una dieta equilibrada, y evitar el tabaco y el exceso de bebidas azucaradas, también contribuye a mantener nuestros dientes sanos. De igual manera, hay que programar visitas al dentista para revisiones periódicas.

Importancia de contar con un seguro dental

Contar con un seguro dental es fundamental para detectar a tiempo cualquier patología bucodental, ya que el paciente puede solicitar revisión directamente con el especialista, sin esperas innecesarias
Las diferencias entre gingivitis y periodontitis, y sus respectivos tratamientos, exige la presencia de una tecnología avanzada en diagnóstico y tratamiento, y si a ello se le une una atención personalizada el resultado son unas encías sanas, sin patologías bucodentales que puedan causarnos un problema de salud y consecuencias irreversibles, como la pérdida de piezas dentales.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *