¿Qué es el envejecimiento activo?

El envejecimiento activo repercute en la calidad de vida de los mayores, tanto en su estado físico como mental y social. Llevar una vida saludable tiene innumerables beneficios a medida que cumplimos años, tal y como recuerda la Organización Mundial de la Salud.

¿Qué es el envejecimiento activo?

El envejecimiento activo repercute en la calidad de vida de los mayores, tanto en su estado físico como mental y social. Llevar una vida saludable tiene innumerables beneficios a medida que cumplimos años, tal y como recuerda la Organización Mundial de la Salud.

¿Cuándo comienza el envejecimiento según la OMS?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que las personas ingresan en la vejez cuando cumplen 75 años y son longevos después de los 90. Pero no todo el mundo llega a esta etapa vital en iguales condiciones.

Si te estás preguntando qué es el envejecimiento activo según la OMS, la organización lo define como “el proceso en que se optimizan las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen”. 

Si hablamos de envejecimiento activo, qué es y cómo se consigue son las principales preocupaciones cuando cumplimos años. Por ello, lo primero que debemos tener en cuenta es que, para llegar a la vejez de manera saludable, hay que poner el foco en el bienestar físico, social y mental.

envejecimiento activo

¿Por qué el envejecimiento activo y saludable es esencial?

La importancia del envejecimiento activo está fuera de toda duda teniendo en cuenta que cada vez tenemos una mayor esperanza de vida. En España sobrepasa los 80 años en los hombres y los 85 años en las mujeres.

Llevar un estilo de vida saludable permite enfocar esta etapa con la mayor calidad de vida posible y prevenir enfermedades no solo para vivir más tiempo, sino para hacerlo en las mejores condiciones posibles, preservando las capacidades cognitivas. Por todo ello, apúntate al envejecimiento activo si ya has entrado en la tercera edad.

¿Cuáles son los 4 pilares del envejecimiento activo?

Entonces, ¿en cuántas etapas se divide la vejez? La OMS la divide en cuatro categorías en función de la edad de las personas. Desde los 65 a los 74 años las personas entran en una vejez joven o temprana. De 75 a los 85 años es intermedia. Y de los 85 años en adelante se considera avanzada.

Todos intentamos llegar a esta etapa vital de la mejor manera posible, y para conseguirlo nada mejor que tener en cuenta cuáles son los cuatro pilares del envejecimiento activo. Son los siguientes:

  1. Ejercicio físico: es fundamental a cualquier edad, pero aún más en la vejez, siempre que se adapte a la capacidad y estado físico de cada persona. Los mayores pueden caminar, bailar, o practicar yoga y pilates, entre otras actividades. Esto les permitirá mantenerse saludables, y ganar en flexibilidad y salud cardiovascular y muscular a través del movimiento.
  1. Bienestar mental: al igual que hay que cuidar nuestro cuerpo para un envejecimiento activo y saludable también debemos hacerlo con nuestra mente, que tiene que estar positiva y activa para enfrentar todo lo que nos depara esta nueva etapa. Para ello, nada mejor que aprender a gestionar las emociones y hacer actividades con las que podamos disfrutar. 
  1. Alimentación saludable: para mantener cuerpo y mente en perfecto estado hay que llevar una alimentación equilibrada y una dieta balanceada, con la que obtener todos los nutrientes que el cuerpo necesita y prevenir así el mayor número de dolencias y enfermedades.
  2. Vida social: cuando nos hacemos mayores es clave mantener las relaciones sociales para evitar sentirse solo. La participación en la vida social, y en las actividades familiares, ayudan a la persona a mantener alta su autoestima y a sentirse útil, aumentando su bienestar emocional.

Beneficios del envejecimiento activo

Los beneficios del envejecimiento activo son múltiples y están relacionados con la mejora de las condiciones físicas y mentales de las personas mayores. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Buen estado de forma.
  • Menos enfermedades cardiovasculares.
  • Mejor calidad de sueño
  • Disminución de la tensión arterial.
  • Disminución del riesgo de caídas por una mejor salud ósea
  • Mayor calidad de vida.
  • Mejor bienestar personal y social. 
  • Mantenimiento de las capacidades cognitivas
  • Aumento de las posibilidades de socialización

El envejecimiento activo también se consigue evitando cualquier tipo de estrés, incluido el financiero. Los planes de pensiones permiten enfrentarse al futuro económico con la mayor seguridad. Solo hay que elegir el que mejor se adapta a tu edad y a tu tolerancia al riesgo, confiando en la experiencia de los expertos.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *