¿Contratar un seguro de salud con o sin copago?

Uno de cada cinco hogares españoles tiene suscrito un seguro médico. A la hora de elegir uno todos los usuarios se plantean lo mismo. ¿Qué coberturas incluye? ¿Es mejor uno con copago o sin él? ¿Qué supone que tenga carencia? Lo importante, según los expertos, es elegir tu seguro según tus necesidades.

ventajas de contratar un seguro de salud con copago

Tener un seguro de salud es cada vez más habitual en España. El 21% de los ciudadanos disfruta de uno, según la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa). Al suscribir una póliza la mayoría de lo usuarios buscan, entre otras cosas, una manera más rápida de disponer de un criterio médico o de acceder a determinadas pruebas que suelen demorarse en los centros públicos.

El precedente de los seguros de salud es relativamente reciente. “Muchas mutuas de seguros de enfermedad proceden de sociedades de socorros mutuos que empezaron a constituir en el siglo XIX grupos profesionales u otras entidades”, apunta Jerònia Pons, catedrática de Historia de la Economía de la Universidad de Sevilla. Junto a su compañera Margarita Vilar, profesora de Historia de la Economía de la Universidad de A Coruña, reflejan en el libro El seguro de salud privado y público en España la evolución de la cobertura sanitaria en nuestro país.

El origen de los seguros de salud, en la posguerra

La incapacidad del Estado para implantar un seguro obligatorio de enfermedad, algo que no se produjo hasta 1942, favoreció la proliferación de estas sociedades de socorros mutuos. La legislación posterior en seguros y en sanidad favorecieron la difusión de las pólizas de salud, pero, sobre todo, ha habido un factor determinante: las distintas crisis económicas que se sucedieron a partir de la década de 1990 y han hecho mella en los sistemas públicos de salud.

“En todos los países de Europa se ha registrado un aumento del sector privado en el ámbito de la salud. Según sus defensores, esta tendencia está justificada porque los seguros de salud descargan de presión asistencial al sistema público”, explica Jerònia Pons. Sin embargo, la catedrática ve un riesgo: “El modelo de EE UU, completamente mercantilizado, no conlleva mejores indicadores de salud en la población ni resulta más barato que el europeo”.

Al margen de debates, lo cierto es que los seguros privados de salud son cada vez son más demandados. Muchas empresas suscriben seguros colectivos de salud que ofrecen a sus empleados como un incentivo laboral más y con el objetivo también de mejorar la salud de su plantilla.

Muchas empresas suscriben seguros colectivos de salud que ofrecen a sus empleados como un incentivo laboral más y con el objetivo también de mejorar la salud de su plantilla.

 tipos de seguros de salud

Dos modelos de sanidad pública en Europa

El sistema sanitario más antiguo de la UE es el modelo Bismark, en alusión al político prusiano que lo ideó. Originariamente se basaba en que el estado garantizaba unas prestaciones mediante el pago de unas cuotas obligatorias, mientras que los trabajadores que no cotizaban tenían que recurrir a redes paralelas de beneficencia. Los sistemas sanitarios de Alemania, Austria, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Francia derivan de este modelo, aunque se ha ido modificando y en la actualidad estos países dan cobertura a todos los ciudadanos.

El otro modelo, conocido como Beveridge, surgió en 1948 y dio origen a los sistemas nacionales de salud de los países nórdicos (Suecia, Finlandia, Noruega y Dinamarca), Reino Unido, Italia, Portugal y España. Se basa en la financiación de la sanidad a través de los presupuestos del estado.

Ambos modelos dicen basarse en dos principios: universalidad y gratuidad de la asistencia. Sin embargo, los dos incorporan el copago en alguna de sus prestaciones, un hecho que, según Margarita Vilar, es injusto: “Establecer el copago sin ningún criterio ­–nivel de renta, etc­– va contra la equidad y la universalidad del sistema, porque perjudica a la gente más desfavorecida”. El copago varía mucho de unos países a otros. Mientras que en el Reino Unido, Dinamarca y España solo hay que abonar un porcentaje del precio de los medicamentos, otros países como Francia, Finlandia, Bélgica o Irlanda han incorporado el copago en cada acto médico, tanto en atención primaria, como en la especializada o en urgencias, así como en los ingresos hospitalarios. Igual que en España, deben abonar parte del precio de los fármacos. En Alemania se ha instaurado el copago en la atención primaria de urgencia y en los ingresos hospitalarios, e Italia lo extiende también a las visitas a un especialista.

Tres modalidades de seguro

Entre los seguros privados hay tres modalidades:

  • Póliza basada en el pago de una prima anual que incluye un paquete de coberturas y un cuadro médico que las atiende. Está pensada, sobre todo, para familias que usan con frecuencia los servicios médicos, por ejemplo, por tener hijos pequeños.
  • Póliza con copago en las que se abona una cantidad de dinero por cada servicio. Esta variante se ajusta a las necesidades de personas con buena salud que necesitan asistencia sanitaria de vez en cuando y quieren que sea rápida.
  • Seguro con reembolso. Se dirige a clientes que precisan determinados especialistas no incluidos en el cuadro médico del seguro. La póliza ofrece esta posibilidad, incluso fuera de España. El que la suscribe tiene que abonar el coste de la atención médica y después se lo reembolsa el seguro, por completo o una parte.

Por qué se contrata un seguro privado

La mayoría de las personas que suscriben una póliza lo hacen como un complemento a la sanidad pública, a la que siguen recurriendo en ocasiones. Evitar las listas de espera en la atención especializada, un mal endémico de los centros públicos, es uno de los principales motivos por los que se contrata un seguro de salud. El usuario tiene la oportunidad de ser diagnosticado y tratado con rapidez, un proceso que se agiliza, además, porque puede acceder directamente al especialista sin necesidad de pasar por el médico de cabecera.

Otra motivación para suscribir una póliza es acceder a servicios que no forman parte del catálogo de prestaciones sanitarias del Sistema Nacional de Salud. La asistencia dental es una de las demandas de muchos usuarios. Se incluye en algunos seguros y supone un importante ahorro para muchas familias. Por otra parte, hay determinadas pruebas médicas que se aplican de forma restrictiva en los hospitales públicos y en cambio se incluyen en la sanidad privada. Es el caso del test prenatal no invasivo algunas pólizas las realizan a todas las embarazadas, al margen del riesgo de trastorno fetal que exista.

A la hora de elegir un seguro médico, el factor más importante es la cobertura de servicios que ofrece. Además del cuadro de especialistas disponible, conviene saber qué hospitales, ambulatorios o centros de rehabilitación incluye en sus servicios, así como si la póliza incorpora o no un periodo de carencia, es decir, si ha de transcurrir un tiempo desde la firma del seguro para acceder a determinadas prestaciones.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.