Cómo saber si una moto es robada, que no te engañen al comprar

Si quieres adquirir una motocicleta usada debes prestar atención a varias pistas para evitar engaños, sobre todo entre particulares. El vendedor no está obligado a ofrecer la misma garantía que un concesionario.

Mujer conduciendo una motocicleta

El mercado de motocicletas de segunda mano es especialmente activo en España, donde se estima que las transacciones de unidades usadas duplican a las de vehículos nuevos. En muchos casos, estas operaciones se realizan entre particulares. Es importante saber que puedes reclamar cualquier defecto o vicio oculto que detectes, pero solo durante los seis meses posteriores a la compra. Si te estás planteando recurrir al mercado de ocasión, aquí tienes la lista elementos a tener en cuenta para nque no te den gato por liebre.

“Hay que fijarse bien en los puntos neurálgicos, como la columna de dirección

Óscar Saldaña, responsable del Departamento Comercial VO de Oriol Motos

La primera revisión, mejor antes

hombre arreglando moto

Si vas a comprar una moto de segunda mano y no tienes garantías de que haya sido revisada recientemente, es mejor no correr riesgos y comprobar antes que todo funciona como debería. En el caso de que no tengas los conocimientos técnicos para hacerlo por ti mismo, siempre puedes recurrir a un concesionario oficial de la marca para que la inspeccionen en profundidad. Un profesional necesitará 60 o 90 minutos: “No se trata de una revisión de mantenimiento en la que ya tienes unas pautas; aquí buscas posibles fallos que estén ocultos”, argumenta Óscar Saldaña, de Oriol Motos. Además, podrás tener un presupuesto con las posibles reparaciones que necesite la candidata a ser tu próxima montura, y valorar si te interesa o no la operación.

¿Qué mirar para revisar una moto de segunda mano?

  1. Estado general y revisiones. El primer paso es la inspección ocular. No hay una relación directa entre la cantidad de polvo y suciedad y el estado mecánico pero, sin duda, no es un buen síntoma. Si eso no te echa para atrás, lo siguiente es pedir al propietario la documentación que demuestre que la moto ha pasado, al menos, la última revisión periódica que recomiende el fabricante.
  2. Descartar robos y otros problemas legales. Antes de seguir adelante debes asegurarte de que la procedencia de la moto es lícita, de que no esté afectada, por ejemplo, por embargos ni procedimientos concursales, y de que esté al corriente de pago de los impuestos correspondientes. Con saber la matrícula ya podemos solicitar un informe a la DGT; en su versión reducida es gratuito y permite saber si la matrícula se corresponde con el modelo y cuándo fue matriculado, así como si existen incidencias que impidan su circulación. Pero si queremos verificar la titularidad, el resultado de los informes de la ITV y los kilometrajes declarados (para ver si hay un desfase con los del cuentakilómetros), así como la existencia de los citados embargos o precintos, tendremos que optar por el informe completo, que cuesta 8,5 euros.
  3. Daños estructurales. Otra inspección visual imprescindible pero algo más profunda nos servirá para descartar accidentes graves que hayan afectado al chasis. Pero, ¿por dónde empezar? “Hay que mirar los puntos neurálgicos, como la columna de dirección”, explica Óscar Saldaña, responsable del Departamento Comercial VO de Oriol Motos. Y ya que estamos, también en esa zona de la moto está grabado el número de bastidor, por lo que podemos aprovechar para comprobar que coincide con el que figure en la documentación. Si no es así, habrá que investigar si se trata de un simple error o de una manipulación intencionada. En todo caso, la reparación de un impacto de este tipo siempre deja huellas, como “soldaduras ‘feas’ que te indican que no lo ha hecho un robot”, cuenta Saldaña. Y si te encuentras “piezas muy nuevas por una zona y muy viejas por otra, lo que te puede hacer sospechar de ellas. Quizá no se trate de nada importante, pero es aconsejable mirarlo”.
  4. Dirección, neumáticos… “Cuando el cliente se plantea cambiar de moto, abandona el mantenimiento”, advierte Saldaña. Ese relajo suele traducirse en inspecciones técnicas (ITV) caducadas y neumáticos y kits de transmisión que probablemente hayan superado su vida útil, por lo que no hay que dejar de revisar su estado o pedir la factura para confirmar cuándo se cambiaron por última vez. Otro defecto frecuente en motos que ya tienen años y kilómetros suelen estar en el cojinete de la dirección. Puedes levantar la rueda delantera y ver si la dirección se mueve suavemente en ambas direcciones para descartar un desgaste excesivo. “No es muy importante mecánicamente pero sustituirlo es caro porque implica mucho desmontaje”, concluye el responsable comercial de VO en Oriol Motos.
Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.