¿Merecen la pena las ruedas antipinchazos?

Aunque prepares un viaje con mucha ilusión, siempre puede ocurrir algún inconveniente de última hora que te impida realizarlo. Es entonces cuando surge la duda de si se puede cancelar un viaje ya pagado para no perder el dinero invertido.

ruedas antipinchazos

Las ruedas antipinchazos son neumáticos que, por sus características, permiten seguir circulando a una velocidad no demasiada alta después de que el vehículo haya sufrido un pinchazo, por lo que cada vez hay más personas interesadas en esta ventaja.

¿Qué son las ruedas antipinchazos y cómo funcionan?

Los neumáticos antipinchazos de un coche son ruedas que, tras sufrir un pinchazo, permiten al conductor seguir circulando a una velocidad de entre 50 y 80 kilómetros/hora y así llegar a un taller donde puedan prestarle ayuda.

Las ruedas antipinchazos del coche siguen rodando sin dificultad porque cuentan con unas cámaras de protección especiales, diseñadas para que, cuando se produce el pinchazo, no se escape el aire ni baje la presión, como ocurre con los neumáticos normales, que no cuentan con esta tecnología.

neumáticos antipinchazos

¿Cuáles son los neumáticos que no se pinchan?

Las ruedas antipinchazos son también conocidas como neumáticos Runflat por la tecnología que implementan, aunque el futuro son los UPTIS, las siglas de “Unique Puncture Proof Tire System”, los innovadores neumáticos sin aire y antipinchazos en los que Michelin ha estado trabajando en los últimos años. 

Runflat

Los neumáticos antipinchazos de coche Runflat permiten circular una hora tras el pinchazo, rodando a una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora. Con esta distancia y velocidad se consigue que el vehículo llegue sin incidencias al taller más cercano, con el fin de sustituir la rueda y volver a retomar la circulación con plena normalidad.

UPTIS

Los neumáticos UPTIS son las ruedas antipinchazos del futuro. Se trata de una solución con la más avanzada tecnología, ya que estas ruedas no están fabricadas con cámaras de aire. En su lugar llevan unas láminas que combinan la resistencia con la elasticidad, lo que convierte a estos neumáticos en unas ruedas inmunes a los pinchazos, una auténtica revolución en el mercado.

¿Cuántos kilómetros puede durar un neumático?

Las ruedas de un vehículo cada vez presentan una mayor vida útil, por lo que muchas personas no saben a ciencia cierta cuántos kilómetros dura un neumático. En general, las ruedas se cambian por desgaste, lo que suele ocurrir tras unos 50.000 kilómetros o cinco años de uso aproximadamente. 

Pinchar, realmente, no es tan frecuente, pero toda persona puede experimentar este incidente varias veces a lo largo de su vida como conductor de un vehículo. Teniendo en cuenta esta premisa, hay que valorar la conveniencia de llevar ruedas antipinchazos, lo que dependerá también de las características del terreno por el que tengamos que circular. No es lo mismo hacerlo por una autovía que por una carretera secundaria o por un camino lleno de piedras y obstáculos.

¿Qué precio tienen las ruedas antipinchazos de coche y moto?

Los neumáticos antipinchazos tienen un precio que varía en función de sus características y del vehículo para el que están dirigidas. Suelen costar entre los 115 y los 310 euros aproximadamente. 

El hecho de que las motos puedan acceder a terrenos más inaccesibles hace que muchos conductores de vehículos de dos ruedas también se planteen la posibilidad de comprar ruedas antipinchazos que les permitan seguir manteniendo el control de su moto si sufren un pinchazo. Hay que tener en cuenta que son más pesados de lo normal y también pueden ser algo más caros. 

En cualquier caso, en lo que sí conviene invertir es en un buen seguro de moto, para tener la tranquilidad de estar protegido. CaserRemoto ofrece la máxima seguridad en los desplazamientos, ya que este sistema detecta automáticamente una caída y envía la geolocalización de la moto a los equipos de emergencias para el envío de una ambulancia. Y todo ello estés donde estés y sin que tú no tengas que hacer nada al respecto. 

Una de sus ventajas es que no necesita instalación extra ni visitas al taller. Su uso es muy sencillo y solo se produce la geolocalización del vehículo si se produce una caída, por lo que no existe posibilidad de control previo. 

Puedes dudar si merece la pena poner ruedas antipinchazos en las motos, pero no de la conveniencia de contar con un buen seguro, que responda por ti en casos de auténticas necesidad, especialmente cuando nos encontramos en situación de vulnerabilidad tras un accidente.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *