¿Qué es mejor, un amortiguador de gas o de aceite?

El amortiguador de gas o de aceite tiene como misión mantener el vehículo pegado al suelo mientras circula. Sin embargo, ambos presentan diferencias en cuanto a características y rendimiento, por lo que habrá que elegir el que más se ajusta a nuestras necesidades.

¿Qué es mejor, un amortiguador de gas o de aceite?

El amortiguador de gas o de aceite tiene como misión mantener el vehículo pegado al suelo mientras circula. Sin embargo, ambos presentan diferencias en cuanto a características y rendimiento, por lo que habrá que elegir el que más se ajusta a nuestras necesidades.

¿Qué es el amortiguado de un coche?

Quizá alguna vez hayas oído hablar de él, pero no sepas exactamente qué es el amortiguador de un coche y cuál es su función. Se trata de un componente que forma parte de la seguridad activa del vehículo y su función es proteger a los ocupantes de los impactos, vibraciones y golpes que se derivan de la propia conducción. Por tanto, les permite estar más confortables y seguros en los desplazamientos.

Los amortiguadores, situados entre el chasis y las ruedas, convierten la energía cinética en térmica. Son especialmente útiles cuando se circula en terrenos irregulares y, antes de decidir si es mejor un amortiguador de gas o de aceite, el propietario del vehículo debe ser consciente de la necesidad de mantenerlo en perfecto estado, para que cumpla su función. 

En cualquier caso, si el amortiguador es muy rígido, el confort de los ocupantes se verá disminuido. Pero si es muy blando, perderemos el control del vehículo, poniendo en riesgo nuestra seguridad.

diferencia entre amortiguador de gas y aceite

Diferencia entre amortiguador de gas y de aceite

Cada amortiguador, tanto si de gas como si es de aceite, presenta una serie de ventajas e inconvenientes en cuanto a seguridad, confort, rendimiento y durabilidad. Conocer sus características es el primer paso para realizar una decisión informada. 

Hay que tener en cuenta que existe una clara diferencia entre amortiguador de gas y de aceite. Aunque ambos ofrecen la mitigación del movimiento, pero no funcionan de la misma manera ni tienen las mismas características. 

La principal diferencia entre un amortiguador de gas y de aceite es el tipo de fluido con el que se trabaja. Aunque los amortiguadores de gas también llevan aceite, sus cámaras, además de contener aire, también cuentan con gas nitrógeno. Esto facilita el retorno del aceite a las cámaras y hace más rápido el contacto de los neumáticos con el suelo, mejorando su adherencia al asfalto.

Con el amortiguador de gas el conductor tiene más control sobre los frenos y la dirección, si bien los conductores notarán algo más los baches mientras el vehículo está circulando. 

A la hora de decidir entre un amortiguador de gas o de aceite, también hay que tener en cuenta que los de gas son algo más duraderos que los de aceite, ya que el nitrógeno, al ser capaz de trabajar a temperaturas más bajas, disminuye la degradación del aceite con el calor.

Qué es mejor, un amortiguador de gas o de aceite

A pesar de conocer las diferencias y ventajas, muchas personas se siguen preguntando qué es mejor, un amortiguador de gas o de aceite. La respuesta se encuentra en lo que deseemos primar: el confort o la seguridad.

Los amortiguadores de aceite no necesitan apenas mantenimiento. Además, proporcionan una conducción más suave y absorben mejor los posibles impactos y baches del camino, de manera que las personas que van en el interior apenas los perciben. Pero lo cierto es que no son tan eficientes como los de gas, que proporcionan una gran adherencia del vehículo al asfalto y una gran estabilidad, especialmente en curvas cerradas, ya que no permiten que el vehículo se incline demasiado. 

Elegir entre un amortiguador de gas o de aceite dependerá de nuestras preferencias, vehículo utilizado, forma de conducir y del terreno por el que vayamos a circular habitualmente. Los amortiguadores de gas resultan ideales para conducir sobre terrenos muy irregulares, ya que corrigen con mayor rapidez las oscilaciones del vehículo y, al ser más rígidos, permiten un mayor control de la dirección. 

La decisión final entre un amortiguador de gas o de aceite dependerá, sobre todo, de los beneficios que estemos buscando. Aunque ambos son perfectos para cualquier tipo de vehículo, si queremos primar la seguridad en nuestros desplazamientos, deberíamos elegir un amortiguador de gas

Independientemente de si terminamos eligiendo un amortiguador de gas o de aceite, contar con un seguro de cochepermite sentirse protegido y circular con mayor sensación de seguridad en cualquier circunstancia. Existen diferentes modalidades de seguros para poder elegir en función de los gustos y necesidades del propietario, y de las características de su vehículo.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *