Tipos de jubilación y diferencias entre ellos

Tipos de jubilación y diferencias entre ellos

En 2024, si llevas cotizados 38 años, podrás jubilarte a los 65; en cambio, deberás hacerlo con 66 y 6 meses si no llegas a estos años de cotización obligados. Así, accederás a la prestación completa, cuya cuota dependerá de la base de cotización de los 300 meses anteriores a tu jubilación. Un dinero con el que podrás dejar de trabajar. Ahora bien, ¿sabes que hay diferentes tipos de jubilación? ¿Cómo afectan estos a la pensión? Veámoslo.

Tipos de jubilación: activa, parcial y flexible

Puede que hasta este momento hayas pensado que sólo existía un tipo de jubilación, pero, en realidad, hay hasta tres. Se trata de la activa, parcial y flexible; 3 modalidades a las que te puedes acoger. Descubre en qué circunstancias puedes solicitar unas u otras. 

Jubilación activa

La jubilación activa es la modalidad que escogen los autónomos que no desean retirarse. Permite cobrar la pensión y trabajar a la vez, ya sea a tiempo completo o parcial, recibiendo ingresos profesionales ilimitados. 

Para acogerse a ella, los trabajadores por cuenta propia deben llegar al 100% de su base reguladora, renunciar al 50% de su pensión y pagar un 8% de “cotización de solidaridad”, además de la incapacidad temporal y por accidentes de trabajo y enfermedad profesional. 

Eso sí, si se contrata al menos a un trabajador, la cuantía de la pensión compatible con el trabajo llega al 100%. Con la jubilación activa, si llegado el momento el jubilado decide cesar por completo su actividad, el importe de su pensión será la cuantía completa de la retribución que le corresponda.

Jubilación parcial

La jubilación parcial consiste en que un trabajador en activo pasa a desempeñar el trabajo sólo una parte del tiempo (entre 25-75% de la jornada completa) y a compatibilizarlo con la percepción del porcentaje de pensión de jubilación restante que le corresponda. 

Esta clase de jubilación se suele realizar junto con un contrato de relevo de un trabajador joven. En la jubilación parcial, la cuantía de las pensiones no se ve reducida por la aplicación de coeficientes reductores por jubilación anticipada.

Jubilación flexible

En el caso de la jubilación flexible, esta modalidad permite, una vez jubilado, volver a trabajar con un contrato a tiempo parcial. La cuantía de la pensión se reduce, en proporción a la jornada de trabajo del pensionista

La jubilación flexible permite trabajar por cuenta ajena en una jornada entre el 25% y 50% de la completa. Una vez que te quieras jubilar por completo, la cuantía de la nueva pensión se recalcula según las últimas cotizaciones que se hayan realizado.

Diferencias entre los tipos de jubilación

Ahora que conoces un poco más sobre los diferentes tipos de jubilación, es importante que sepas cuáles son sus diferencias más significativas. A continuación, te dejamos algunas de ellas, para que cuando solicites tu pensión sepas bien por cuál decantarte.

Distinciones de las jubilaciones parcial y flexible

Una de las diferencias entre jubilación parcial y flexible es que la primera se puede solicitar antes de pedir la pensión, mientras que la segunda, se debe solicitar una vez que ya se está jubilado con el objetivo de prolongar un poco más la vida laboral. Eso sí, otra de las distinciones es que en la parcial se puede tener un contrato que suponga hasta el 75% de la jornada de trabajo completa, mientras que en la flexible no puede superar el 50%. 

Distinciones entre jubilación activa y flexible

En este caso, la diferencia entre jubilación activa y flexible es que a la primera sólo se pueden acoger los trabajadores por cuenta propia (es decir, autónomos), mientras que la segunda se destina a empleados por cuenta ajena

Además, el autónomo puede decidir trabajar a tiempo completo o parcial, mientras que el trabajador que solicita la jubilación flexible sólo podrá desempeñar su trabajo hasta el 50% de una jornada completa.

Diferencias entre jubilación parcial y activa

Entre estos últimos tipos de jubilación, la diferencia también radica en que la jubilación parcial es para trabajadores por cuenta ajena y la activa para aquellos que están por cuenta propia. Eso sí, podrán acceder a realizar su trabajo hasta el 75% de la jornada laboral completa, mientras que el autónomo puede elegir sin que se le aplique ningún tipo de porcentaje. En ambos casos, compatibilizan el trabajo con la pensión reducida. 

Los diferentes tipos de jubilación te permiten seguir trabajando, mientras percibes tu pensión reducida. Una manera de continuar ejerciendo tu profesión y prolongando tu vida laboral. Por lo tanto, ahora que conoces las características de los tipos de jubilación a los que puedes acceder y sus diferencias, ¿sabes cuál te conviene? 


Si quieres complementar la cuota que percibirás, asegura tu futuro con los planes de pensiones de Caser.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *