Mujeres directivas en España: las empresas no son (solo) cosa de hombres

Cada vez más mujeres ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito empresarial. Poco a poco, la paridad se acerca a los órganos de dirección y a los consejos de administración de muchas corporaciones. Pero queda camino por recorrer.

Mujer directiva en una sala de reuniones

Si hasta hace pocos años las corbatas ganaban por goleada a las mujeres en los puestos de ejecutivos y en los consejos de la administración de las grandes compañías, la situación ha comenzado a cambiar en los últimos tiempos. La presencia masculina aún es mayoritaria en las tareas vinculadas a la dirección empresarial, pero el porcentaje femenino se ha multiplicado.

“Para el avance de la mujer en la empresa es indispensable que las estructuras empresariales y sociales permitan conciliar la vida laboral y familiar”

Nuria Chinchilla, Profesora del IESE

Líderes, también en el sector asegurador

Mujer pensativa en una reunión

Al igual que en el resto de sectores económicos, la incorporación de mujeres directivas en el sector asegurador es imparable. Según datos oficiales, uno de cada siete directivos de seguros (el 15%) es mujer. Aunque la cifra a priori puede parecer baja, hay que tener en cuenta que hace apenas 15 años, ese porcentaje apenas suponía el 5%. Es decir, que la presencia femenina en las cúpulas de las empresas aseguradoras se ha triplicado desde entonces. En la actualidad, cuatro de cada cinco compañías de seguros tienen en marcha planes de igualdad que no solo benefician a las propias personas que trabajan en ellas, sino también al propio negocio. 

Entre las iniciativas impulsadas en los últimos tiempos para favorecer la igualdad en este ámbito destaca la Red de Profesionales del Sector Asegurador, Empower Women in Insurante (#RedEWI). El objetivo de este proyecto, auspiciado por INESE, es que se incorporen más mujeres directivas a las compañías de seguros. La fundadora de #RedEWI, Susana Pérez, recuerda que la Red quiere “servir como motor innovador” para el sector, y que sus acciones están encaminadas a “lograr la igualdad de género, empoderar a las mujeres, crear un mundo más justo y sostenible”, en línea con la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible impulsada por la ONU. Además, la presencia de mujeres directivas “resulta fundamental para ser más competitivo”, ya que “tener equipos diversos apunta un 20% más a la rentabilidad de las empresas”.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 42,8% de los cargos directivos en España lo ocupan mujeres. La cifra se reduce al 25% en el caso de las empresas grandes y medianas.

Estos números se traducen en el mayor aumento en el número de directivas en nuestro país de toda la serie histórica que publica cada año el INE: en total, hay 145.800 directoras de empresa asalariadas, la mayor parte de ellas en pequeñas empresas. Es decir, el 36% del total de directivas en España son mujeres. En 2012, la cifra rondaba el 25%. 

“Se está avanzando rápido y bien. Y en el futuro, las mujeres cada vez tendremos mayor peso y presencia en los puestos de dirección y en los consejos de administración”, afirma la profesora del IESE Nuria Chinchilla. “Hay que tener en cuenta que la desigualdad de género históricamente ha estado muy asentada en las estructuras empresariales, y combatir esa cultura es complicado. A eso hay que sumar que la actitud adoptada por muchas mujeres durante años para poder promocionarse era la de mostrar comportamientos casi más masculinos que sus propios compañeros hombres”. Esta experta apunta una palabra clave: conciliación. “Para el avance de la mujer en la empresa –insiste Chinchilla– es indispensable que las estructuras empresariales y sociales permitan conciliar la vida laboral y familiar”. 

La profesora admite que, además del techo de cristal —las limitaciones impuestas por las propias organizaciones al ascenso laboral de las mujeres— existe un “techo de cemento” autoimpuesto por las propias mujeres, que tiene efectos letales para la promoción femenina en los puestos de trabajo. “Estas barreras tienen que ver casi siempre con la propia falta de confianza o con el miedo al fracaso. Pero también con las dificultades para delegar y para negociar tan bien como un hombre, con los diferentes estilos de networking, con el orden de prioridades…”, prosigue la experta.

Pese a las dificultades, el avance femenino en los puestos ejecutivos es incuestionable. En 2002, el 2% de los sillones de los consejos de administración estaban ocupados por mujeres. Hoy la cifra asciende al 24%. A ello han ayudado iniciativas legislativas como la Ley de Paridad, que aboga por la participación equilibrada de mujeres y hombres en las listas electorales.

También el Código de buen gobierno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que aconseja que, en 2020, el 30% del total de miembros del consejo de administración de las empresas cotizadas sean mujeres. 

La profesora Chinchilla sostiene que la participación femenina en tareas de dirección es fundamental para la buena marcha de los negocios. “Las mujeres tienen una visión a largo plazo, saben anticiparse a las dificultades, son más detallistas que los hombres, evalúan mejor las diferentes alternativas que se presentan en el día a día, saben acercarse y conocer mejor a las personas que integran la compañía… La feminidad aporta muchísimo a las empresas porque complementa al hombre. Es verdad que en este sentido hemos avanzado, pero queda trecho por recorrer y mucho margen de mejora”, concluye la experta.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.