¿Cómo saber si tengo presbicia o vista cansada?

La presbicia o vista cansada se debe a la pérdida de elasticidad del cristalino, lo que ocasiona que tengamos dificultades para ver de cerca con nitidez. Este defecto refractivo suele aparecer entre los 40 y los 45 años.

que es la presbicia o vista cansada

La presbicia o vista cansada se debe a la pérdida de elasticidad del cristalino, lo que ocasiona que tengamos dificultades para ver de cerca con nitidez. Este defecto refractivo suele aparecer entre los 40 y los 45 años.

¿Qué es la presbicia o vista cansada?

Quizá hayas oído hablar de ella, pero no sepas exactamente qué es la presbicia o vista cansada. Se trata de una pérdida gradual de la capacidad para enfocar objetos cercanos y se considera parte del envejecimiento

Suele aparecer tras cumplir los 40 años y va empeorando hasta alrededor de los 65, ya que el cristalino, con el paso del tiempo, va perdiendo elasticidad y volviéndose cada vez más rígido. Ante los primeros síntomas es importante realizar controles periódicos para poner remedio a esta incapacidad de ver bien de cerca.

presbicia vista cansada

Prevención de la presbicia o vista cansada

En la presbicia, la prevención no da lugar a ninguna mejora, ya que se trata de un proceso natural ligado al envejecimiento del ojo. Por tanto, este defecto refractivo no se puede prevenir, pero se pueden llevar a cabo ciertas medidas para aliviar sus síntomas, como usar gafas, utilizar una luz adecuada para actividades como coser, escribir o leer, y realizar descansos tras utilizar dispositivos electrónicos, como la tableta, el ordenador o el móvil.

Síntomas de la presbicia o vista cansada

Para adaptarnos a la situación que supone perder visión de cerca a medida que cumplimos años hay que estar informado de todo lo concerniente acerca de la vista cansada, sus síntomas y tratamientos más adecuados.

En cuanto a los síntomas de la presbicia o vista cansada, el principal es la dificultad para enfocar correctamente los objetos cercanos. Por este motivo, las personas que la sufren tienden a alejar los objetos, guiñar los ojos, encender la luz o dirigirse hacia una fuente de luz natural, como una ventana. 

También hay quien tiene la sensación que las letras son borrosas o que el texto baila, y al querer enfocar correctamente se puede llegar a sentir fatiga visual o dolor de cabeza.  
Por último, también pueden ser síntomas de presbicia o vista cansada el picor o escozor de ojos, notar como arenilla en los párpados o tener los ojos enrojecidos cuando hemos intentado forzar la vista durante un tiempo.

Tratamiento de la presbicia

Aunque como hemos visto la vista cansada no se puede prevenir, una vez que aparece el interesado puede tratársela y corregirla. El método más habitual para el tratamiento de la presbicia son las gafas, pero también hay tratamientos de corrección quirúrgica.

¿Cómo se corrige la presbicia o vista cansada?

Si lo que te preocupa es cómo se corrige la presbicia o vista cansada, las gafas son el método más utilizado por la población. Puedes optar por unas gafas monofocales que te permitirán ver bien de cerca. Pero si sufres algún otro defecto de visión y no ves bien de lejos, puedes decantarte por unas gafas bifocales que te permitirán una correcta visión a cualquier distancia. 

Cada vez más personas optan por unas gafas ocupacionales, que les permiten ver bien tanto de cerca como a media distancia, lo que resulta ideal para quienes trabajan con un ordenador o atendiendo a personas tras una mesa o un mostrador. Y, por último, están las gafas progresivas, con una graduación que va cambiando progresivamente para corregir tanto la visión de cerca, como la intermedia y lejana.  

¿Se puede operar la presbicia o vista cansada?

Una de las dudas más recurrentes es si se puede operar la presbicia o vista cansada. La respuesta es que cada vez más personas recurren a esta técnica para no depender de las gafas. 

La opción quirúrgica pasa por el implante de una lente intraocular de última generación. El tratamiento no requiere de ingreso hospitalario; es sencillo y rápido, y el tiempo en el que se recupera la visión de cerca es muy corto.

En cualquier caso, conviene que las personas que sufren de presbicia o vista cansada acudan a un profesional periódicamente para las oportunas revisiones y recibir los tratamientos más adecuados. Contar con un seguro de salud integral permite solicitar cita con oftalmólogos sin esperas innecesarias. 

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *