IA: ¿en qué empleos te beneficiarás antes de ella?

Al paso que va la automatización de la existencia, tu próximo jefe quizá sea un robot. Sin embargo, a pesar de la expansión de la inteligencia artificial, estudios recientes abogan por una generación paralela de empleos cibernéticos que inclinarán la balanza a favor del lado digital.

Inteligencia Artificial trabajo

Uno de los mantras de la mundialización del algoritmo parece ser la cantidad de empleos que se destruirán debido a la irrupción de las tareas automatizadas por los diferentes sistemas de inteligencia artificial (IA). No siempre se aclara, sin embargo, que para realizar esos procesos será preciso un numero mayor de obreros especializados precisamente en el área de la inteligencia artificial. Perfiles como los de ingenieros eléctricos y electrónicos, con conocimiento y cintura para reinventarse, se adaptarían pronto a esa transición hacia el cénit del futuro digital. Y tecnologías u oficios en crecimiento, como técnico o ingeniero en visión computerizada, sabrán de qué les hablan cuando les nombran la IA. Un fenómeno que avanza a zancadas en sectores como el médico, con la telecirugía a la cabeza.

Hay una generación en tránsito, y otra que aún está por llegar, que vivirán holgadamente de la IA. Pero los agoreros insisten: se habla de entre 400 y 800 millones de personas que serán desplazadas de sus tareas laborales analógicas hacia otros empleos digitalizados realizados por inteligencia artificial. Esto supondría aproximadamente el 14% de la población laboral activa en todo el mundo, como asegura McKinsey Global Institute (MGI). Más cerca, el informe Perspectivas de empleo 2017 de la OCDE, calcula que el 11,7% de los puestos de trabajo en España se encuentran ante una alta probabilidad de ser automatizados en los próximos 10 años.

Esta circunstancia se plasma claramente en la propia oferta de empleos de Caser. Entre los puestos que se buscan hay cada vez más relacionados con la tecnología. El proceso de digitalización en la que está inmerso el sector, po ejemplo, requiere responsables de digitalización, con conocimientos para analizar los datos de contactos digitales con clientes o gestionar de proyectos de innovación. También juegan un papel importante los analistas técnicos de Java u Oracle, o programadores para tareas relacionadas con base de datos y mantenimiento de sistemas.

Hablar con las máquinas

Desde las redes neuronales artificiales hasta los robots “sensibles” capaces de prever situaciones y, mediante aprendizaje razonado, tomar decisiones, la inteligencia artificial pasará a estar presente en cada área de nuestra vida. Lo que podemos intuir hoy con ejemplos domésticos burdos como Alexa apagando las luces o Siri gestionando nuestro voicemail, la medicina, el transporte, las finanzas o la gestión agrícola van a experimentar una revolución sin precedentes que precisa de humanos cualificados que estén a la altura de las circunstancias. Como aventuraba el filósofo sueco Nick Bostrom: “Existe un 90% de posibilidades de que entre 2075 y 2090 haya máquinas tan inteligentes como los humanos”. No debemos olvidar por dónde va el futuro. Según los expertos, la inversión en Inteligencia Artificial en Europa se acercará a los 21.000 millones en 2023, todo un indicador de por dónde va el futuro. De hecho, 7 de las 10 empresas más importantes del mundo en capital bursátil son precisamente las más importantes en cuanto al desarrollo de estas tecnologías. Empresas del sector como Accenture abogan por una expansión sin precedentes de la inversión en IA, y señalan que servicios como la llamada Applied Intelligence (inteligencia aplicada) tendrá un impacto brutal en cualquier área de negocio, de cara a sacar el máximo partido las inversiones e implantar nuevas tecnologías. Esta compañía con más de 6.000 expertos en IA y 3.000 investigadores de datos señala que trabajadores y empresas deben impulsar la formación permanente para adaptarse a los nuevos retos. La transformación digital del mercado de trabajo hará emerger todo un mundo de nuevas oportunidades. El emprendedor del futuro, necesariamente, deberá saber cómo hablar con las máquinas.

El futuro es adaptarse

Mientras llega ese momento en el que la máquina supere (incluso) las capacidades de la especie humana (si llega), hay estudios con mayor amplitud de miras. El Foro Económico Mundial, por ejemplo, ha puesto fecha a la gran disrupción: asegura que en 2025 se eliminarán 75 millones de empleos debido a la digitalización y automatización de las tareas. Según esta institución –y esta es la buena noticia–, en esa fecha, paralelamente, serían creados a su vez 133 millones de nuevos empleos que transformarán la cuenta en positivo. Por tanto, ¿caminamos hacia un paro tecnológico? Los expertos aseguran que no será así en absoluto. Según los datos de Capgemini, el 83% de las compañías que están utilizando la inteligencia artificial crean nuevas funciones laborales sin renunciar a la rentabilidad. De hecho, este estudio contempla que el 75% de las compañías encuestadas ha experimentado una media del 10% de nuevos beneficios, gracias a la gestión robótica de los sistemas.

Inteligencia Artificial trabajo

“Papá, quiero ser programador”

Debemos recordar que la IA ya no es ese ente etéreo de las novelas de ciencia ficciónn, sino que forma parte de un poderoso presente llamado a protagonizar una revoluciónn comparable a la de Internet. Los tipos de inteligencia artificial a los que nos enfrentamos en un futuro reciente van desde los sistemas que piensan como humanos y automatizan actividades como la toma de decisiones, la resolución de problemas y el aprendizaje hasta los robots que intentan emular el pensamiento lógico racional de los humanos. Máquinas que, en los próximos años, podrán percibir, razonar y actuar en consecuencia.

En este sentido, los empleos relacionados con las nuevas tecnologías, como ingeniero de software o de telecomunicaciones, informático o especialista en electrónica aseguran el más dorado de los futuros de cara a los nuevos profesionales. Nunca será un error, por tanto, matricularse en esas carreras. Y no sólo hay lugar para expertos en programación y matemáticas. La futura necesidad de interactuar con máquinas inteligentes generará oportunidades insospechadas, como los empleos que ofrecen algunas startups para contratar a filósofos con altos conocimientos de lógica proposicional para entablar diferentes tipos de dialogo con las máquinas. En la era de la automatización no todo es algoritmo ni matemática computacional. El pensamiento lógico y las humanidades también tienen su cabida. El futuro, de alguna manera, se antoja humanista y filosófico.

Un estudio reciente de la agencia de trabajo más importante de la contemporaneidad, la red social LinkedIn, asegura que, entre los trabajos del futuro figuran los especialistas en inteligencia artificial. Y le pone cifra a su éxito futuro: En la actualidad, un trabajador especializado en estos campos obtiene unos sueldos medios de 140.000 dólares anuales [unos 126.000 euros] en el mercado laboral de Estados Unidos. Le siguen de cerca los ingenieros en robótica, los especialistas en ciberseguridad y los desarrolladores de Salesforce.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.