Shock hipovolémico: síntomas y tratamiento

El shock hipovolémico se produce por una pérdida considerable de sangre, u otros líquidos corporales. Puede deberse a diferentes causas y presentar distintos síntomas, pero hay que tener en cuenta que, en esta situación, el corazón no tiene la capacidad suficiente de bombear sangre al organismo.

causas del shock hipovolémico

El shock hipovolémico se produce por una pérdida considerable de sangre, u otros líquidos corporales. Puede deberse a diferentes causas y presentar distintos síntomas, pero hay que tener en cuenta que, en esta situación, el corazón no tiene la capacidad suficiente de bombear sangre al organismo.

¿Qué es un shock hipovolémico?

Quizá hayas oído mencionar en alguna ocasión esta terminología médica, pero no sabes exactamente en qué consiste un shock hipovolémico. Se trata de una situación de emergencia que habitualmente viene provocada por la pérdida de sangre, pero que también puede deberse a la pérdida de otros líquidos corporales.

La consecuencia más grave es que el corazón deja de bombear suficiente sangre al organismo y, por tanto, muchos órganos dejan de funcionar correctamente, lo que requiere de atención médica inmediata.

que provoca el shock hipovolémico

Cómo actuar ante un shock hipovolémico

Mientras llega la atención médica hay que saber cómo actuar ante un shock hipovolémico. En primer lugar, mantener a la persona caliente para evitar la hipotermia y aflojar la ropa que comprime su cuello, cintura o pecho. Mejor no administrarle líquidos por vía oral, pero si tiene una hemorragia sería necesario intentar controlarla.

Si la persona tiene alguna lesión en la cabeza, el cuello, las piernas o la espalda, o si hay posibilidad de lesión de columna, no se le cambiará de posición. Si no la presenta, una vez que esté acostado horizontalmente, tumbado sobre su espalda, se pueden elevar sus pies unos 30 centímetros, pero no más de 45 grados.

Para evitar las consecuencias derivadas de un shock hipovolémico, recibir atención inmediata y control posterior conviene contar con un seguro de salud que permitirá un rápido acceso al servicio médico.

Causas del shock hipovolémico

Entre las principales causas del shock hipovolémico se encuentra la pérdida de más del 15-20% de sangre del organismo, lo que puede deberse tanto por sangrado a consecuencia de una herida grave como, en el caso de una hemorragia gastrointestinal, a un sangrado interno.

A la hora de hablar de shock hipovolémico hay que tener en cuenta que el corazón también puede tener dificultad a la hora de bombear sangre por la pérdida de otros líquidos del organismo, lo que puede ocurrir con diarrea, vómitos, quemaduras o una excesiva transpiración.

Síntomas del shock hipovolémico

Los síntomas del shock hipovolémico son variados. Cuanta más sangre haya perdido el paciente, más síntomas puede llegar a padecer. Entre ellos los siguientes:

  • Confusión o desorientación.
  • Ansiedad o estado de agitación.
  • Piel pálida, pegajosa, fría y húmeda.
  • Abundante sudoración.
  • Disminución en la producción de orina.
  • Debilidad generalizada.
  • Respiración rápida y entrecortada.
  • Pérdida del conocimiento.

Tipos de shock hipovolémico

Entre los tipos de shock hipovolémico encontramos el hemorrágico y el no hemorrágico. En el shock hipovolémico hemorrágico la causa hay que buscarla en el sangrado, que puede deberse a una intervención quirúrgica, un traumatismo, una úlcera péptica o un embarazo ectópico, entre otras circunstancias.

En el shock hipovolémico no hemorrágico la causa es la pérdida de otros líquidos corporales, lo que puede deberse a una quemadura química o térmica, una excesiva sudoración por un golpe de calor, vómitos, diarrea, uso de potentes diuréticos o enfermedades como la diabetes mellitus, entre otras circunstancias.

Complicaciones del shock hipovolémico

Las complicaciones del shock hipovolémico pueden ser muy graves si la persona no recibe atención medica inmediata. Más allá de la confusión o sensación de mareo, si la situación se agrava puede llegar a causar desde daño renal o cerebral a la gangrena de brazos o piernas.

La persona también puede sufrir un ataque cardiaco o daño en diversos órganos. Incluso el shock hipovolémico puede llegar a causar la muerte en los casos más extremos, lo que implica la necesidad de buscar ayuda médica de inmediato.

Tratamiento del shock hipovolémico

El tratamiento del shock hipovolémico lo decidirá el médico en función de su gravedad. Es probable que se reponga la sangre o los líquidos perdidos a través de vías intravenosas y que se medique al paciente para incrementar la presión arterial y la cantidad de sangre que bombea el corazón. Los fármacos más frecuentes son la norepinefrina y la dopamina, y puede ser necesario administrar oxígeno al paciente.

En cualquier caso, el tratamiento puede variar en función del volumen de sangre o líquido perdido y el motivo que haya causado esta pérdida, así como las afecciones que ya tenga previamente el paciente. En general, se controlarán sus constantes y la diuresis, uno de los indicadores que muestran si el paciente está o no recuperándose.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *