Pared medianera: ¿a quién pertenece?

La pared medianera puede ser fuente de conflictos, ya que la comparten vecinos cuyas casas son colindantes. Y aunque ambos se benefician de la misma pared, en realidad pertenece a uno de ellos.

cómo saber si una pared es medianera

La pared medianera puede ser fuente de conflictos, ya que la comparten vecinos cuyas casas son colindantes. Y aunque ambos se benefician de la misma pared, en realidad pertenece a uno de ellos.

¿Qué es una pared medianera?

Quizá te estés preguntando qué es una pared medianera y cómo saber si lo es. Una pared medianera es aquella que separa y comparten dos propiedades colindantes. Esta técnica de compartir muro era muy utilizada, especialmente cuando se construían casas en los pueblos hace años. Evitaba la construcción de una pared bajo la idea de que, si ya había una existente, se podían ahorrar recursos. El problema es que la pared medianera no pertenece nada más que a uno de los propietarios, aunque el otro se esté beneficiando de ella. 

En cuanto a los tipos de fachada medianera, principalmente en las ciudades, podemos encontrar los siguientes:

  • Fachada medianera completa: cuando el edificio comparte fachada con otro.
  • Fachada medianera expuesta a la intemperie solo en las últimas plantas: cuando los edificios colindantes tienen diferente altura.
  • Fachadas medianeras al descubierto: cuando ha desaparecido el edificio continuo porque ha sido demolido.

¿Cómo saber si una pared es medianera?

Ante la duda de cómo saber si una pared es medianera, lo cierto es que no se puede determinar al primer golpe de vista. Antiguamente, en edificios o casas adosadas era muy común utilizar el muro construido cuando se levantaba otra vivienda o edificio contiguo, llegándose a un acuerdo entre ambos vecinos y comunidades para beneficiarse del muro ya construido.

Entonces, ¿cómo saber si mi pared es medianera? Lo mejor es que te pongas en contacto con la promotora o el arquitecto que ha firmado el edificio o la vivienda, que son quienes pueden darte una información fidedigna.

¿puede mi vecino usar mi pared?

¿Cómo se sabe a quién pertenece una pared medianera?

Lo que hay que tener claro es que el eje medianero de la pared pertenece al vecino que construyó la vivienda o el edificio en primer lugar. Ese propietario tuvo que hacer frente a los gastos asociados con la construcción de la pared, mientras que el vecino o vecinos colindantes simplemente se aprovecharon de que ya había una pared construida.

Por tanto, si lo que te inquieta es quién es el dueño de una pared medianera, la respuesta está clara: el propietario que levantó su casa o vivienda primero, el que se hizo cargo de los costes y el que permitió que otra vivienda o edificio compartiera el muro que él construyó.

¿Puede mi vecino usar mi pared?

Ante la pregunta de si puede mi vecino usar mi pared, la respuesta más correcta es “depende”. El vecino que sea el dueño de la pared medianera puede hacer reformas en su casa y tocar esta pared, o incluso derribarla. En cambio, si no te pertenece la medianera, no podrías tocar la pared.

Sin embargo, en la práctica lo más habitual es que, si se van a hacer reformas, se informe al vecino colindante y se llegue a un acuerdo amistoso para que la obra no perjudique a ninguno de los dos. También hay que tener en cuenta que si te consideras afectado puedes denunciar una obra o reforma que en tu opinión no sea legal o esté mal ejecutada. 

En este sentido, es muy recomendable contar con cobertura de Responsabilidad Civil en el seguro de hogar. Con esta cobertura, la aseguradora se hace cargo de los daños materiales o personales que podéis causar a otras personas, al tiempo que cubre indemnizaciones y costes judiciales para hacer frente a imprevistos. 

¿Se puede tocar una pared medianera?

Es habitual preguntarse si existe alguna ley que especifique si se puede tocar una pared medianera. El artículo 579 del Código Civil establece que el propietario de este muro puede hacer obra sobre el mismo o introducir vigas hasta la mitad de su espesor si no impide el uso común de los demás medianeros.

Lo mejor, antes de efectuar una obra que afecte a la pared medianera, es pedir el consentimiento de los vecinos que usen este muro. Un perito puede fijar las condiciones para que la obra no perjudique a nadie y ningún vecino se sienta desamparado en caso de que no se llegue a un acuerdo.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *