Cuándo hacer la primera visita al ginecólogo

Hay muchos especialistas que suscitan miedos, dudas e inseguridades casi universales. El dentista es uno de ellos. Pero llegado el momento del ginecólogo las mujeres deben esforzarse por dejar atrás esos prejuicios en favor de nuestra propia salud y seguridad.

Primera consulta al ginecólogo

Cuándo hacer la primera visita al especialista es decisión delicada –o, al menos, demorada– para muchas mujeres. No son pocas las que conocen la sala de espera bien entradas en edad. Y no debería ser así. El profesor Juan Vidal Peláez, jefe de la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional, de Madrid, resuelve que todo dependerá de la paciente: si con la primera menstruación (en la adolescencia) surgen alteraciones como reglas abundantes, dolorosas o descontroladas, es recomendable asistir y hacer una ecografía para comprobar que no haya quistes en los ovarios. “Pero si los ciclos son normales no es necesario pedir cita hasta que vayan a comenzar las primeras relaciones sexuales”, puntualiza. En cualquier caso, nunca después de los 20 años.

Si las reglas son normales, incluso el hecho de abordar la primera consulta ante la previsión de comenzar a tener relaciones complica la situación: “Muchas jóvenes no tienen ese grado de confianza con los padres, por lo que no suelen comunicar que van a dar el paso, y tampoco acuden al especialista. Pero es importante hacerlo a la hora de resolver dudas, evitar infecciones y embarazos no deseados”, apunta el doctor.

Tipos de métodos anticonceptivos

Los métodos anticonceptivos

Los especialistas recomiendan utilizar el preservativo como primer método anticonceptivo, en la medida en que, además de evitar embarazos, es un escudo contra enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis o la tricomoniasis, o gonococias como la gonorrea. De optar por este método anticonceptivo no será necesario acudir al ginecólogo con asiduidad.

Pero tal y como reconoce el doctor Vidal Peláez, no todas las parejas echan mano el condón. “La calidad de las relaciones sexuales es primordial, y el preservativo puede impedir que así sea”, apunta. En estos casos suele optarse por tratamientos hormonales. Si es así, “se deberá visitar al ginecólogo anualmente para hacer un cultivo y comprobar que no existen infecciones”, recomienda el experto.

Si se tienen alteraciones en la regla, muchas veces también se opta por la píldora. Pero Vidal Peláez advierte de que, en ocasiones, estos tratamientos hormonales no impiden la ovulación, por lo que será necesario revisarla antes de comenzar a tener relaciones para decidir entre la anticonceptiva y el preservativo. “Muchas veces se opta por la píldora, porque solo se tiene en mente evitar posibles embarazos y lo de evitar infecciones se percibe como algo más lejano e improbable, pero no hay que olvidarse de ellas”, encomienda.  

Vidal Peláez insiste en la importancia de esa visita previa a las relaciones íntimas, entre otras cosas porque la vacuna del papiloma humano solo puede administrarse precisamente en esa etapa. “Aunque al principio parezca un virus sin trascendencia, al cabo de los años puede resultar potencialmente peligros, por tratarse de uno de los desencadenantes del cáncer de cuello uterino”, afirma el doctor.

En todo caso, se produzca cuando se produzca esa visita, los miedos suelen estar presentes. Por ello, Vidal Peláez recomienda que el primer contacto se reserve a una ginecóloga: “Las jóvenes se suelen sentir más cómodas y seguras con una mujer que con un hombre”, asegura. Y otro consejo: aunque las madres o los padres acompañen a la consulta a sus hijas, es mejor que se esperen fuera. “Un ginecólogo es un confesor, y, en ese sentido, se le revelan cosas que no se hace a los padres. Es imprescindible crear un clima de confianza para que puedan resolverse todas las dudas que les surjan. Yo, por eso, echo a los padres de mi consulta”, bromea. Pero reconoce que, una vez están fuera, pregunta a las jóvenes si prefieren que entren. “Y en el 90% dicen que no”, exclama.

“Es imprescindible crear un clima de confianza para que puedan resolverse todas las dudas que les surjan. Yo, por eso, echo a los padres de mi consulta”

Juan Vidal Peláez, jefe de la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional de Madrid

En ambos casos, para poder realizar su trabajo, el doctor realizará una serie de preguntas que deberán responderse con total sinceridad: antecedentes médicos, edad de la primera regla, si se tienen alteraciones o si ya se han mantenido relaciones sexuales. En cuanto a la exploración, “si aún no se ha intimado y no se cuenta con ningún problema, a veces realizamos una ecografía. Se hace, más que nada, por tranquilizar, pero ésta se vuelve obligatoria si existen alteraciones”. Si por el contrario ya ha habido relaciones, “será necesario realizar una citología para comprobar que no existe ninguna infección”.

Una vez superada esa primera visita, cuándo realizar las siguientes dependerá también de la salud y las condiciones de la paciente. “Si no existen alteraciones en el ciclo menstrual y se utiliza el preservativo, no será necesario volver hasta que se pretenda tener hijos, o hasta los 25 o 30 años”, asegura el jefe de la Unidad de la Mujer del Ruber. En esa consulta será cuando se revisen las mamas por primera vez (el cáncer de pecho, aunque muy poco frecuente, se puede presentar desde los 18 años) y se hagan exploraciones más completas. Si la paciente pretende quedarse embarazada se aportarán consejos como cuáles son los días más fértiles y se recetará ácido fólico para prevenir malformaciones y enfermedades en el niño y los riesgos de aborto.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.