Ciberprotección y menores: todo lo que tienes que saber

La seguridad en Internet para los niños es un elemento clave, teniendo en cuenta que, según un informe de Unicef, entre el 65% y el 85% de los menores usan Internet, y el 58% todos los días. Además, un 83% se sumerge en la Red más de 90 minutos al día.

Ciberprotección y menores: todo lo que tienes que saber

La seguridad en Internet para los niños es un elemento clave, teniendo en cuenta que, según un informe de Unicef, entre el 65% y el 85% de los menores usan Internet, y el 58% todos los días. Además, un 83% se sumerge en la Red más de 90 minutos al día.

Necesidad de la seguridad en Internet para niños

La alerta sanitaria provocada por el coronavirus ha hecho que aumente el tiempo que los menores pasan delante de una pantalla, alentados por la necesidad de la educación online y los cambios de hábitos a la hora de comunicarnos con nuestros familiares y amigos.

Cuanto más tiempo pasan los niños y jóvenes con los dispositivos electrónicos, más riesgo corren de ser víctimas de prácticas como el ciberacoso, la sextorsión o el acceso a contenido inapropiado sin su consentimiento.

Seguridad en Internet: consejos para padres

Los expertos en ciberseguridad consideran que la intervención de los padres y los educadores es clave para, por una parte, formar a los menores en el uso de las tecnologías y, por otra, controlar se muevan en un entorno virtual lo más seguro posible. Entre otras medidas, recomiendan las siguientes:

Utilizar el control parental

Más de la mitad de los niños que acceden a Internet lo hacen sin restricciones, según denuncia Save The Children, lo que provoca que hayan aumentado los ciberdelitos orientados a esta franja de edad. Para frenarlos, es necesario que los padres configuren el control parental de los dispositivos y marquen límites.

No bastaría tener el control parental activado. Los adultos deben preocuparse de configurar a conciencia cada una de las funciones con el fin de crear un filtrado a medida de la edad y madurez del menor.

La contraseña como gran aliada

Es importante que los menores sean conscientes de lo importante que es la privacidad en Internet. Para ello, deben tener claros los comportamientos que deben evitar en el manejo de los dispositivos y los riesgos que están asumiendo con sus actos. De igual manera, siempre se les recomendará el uso de una contraseña propia e intransferible, y se les hará entender la necesidad de no compartirla con nadie.

En muchos casos, además, la familia comparte dispositivos. Esto hace necesario proteger la información sensible con contraseñas, para evitar que el niño pueda compartirla o acceder a ella. En este sentido, también será necesario disponer de un antivirus en nuestros dispositivos y que los tengamos debidamente actualizados. 

Supervisión activa en la seguridad de Internet para los niños

Acompañar a nuestros hijos cuando accedan a Internet, especialmente a edades tempranas, conocer sus hábitos de navegación y estar pendientes del tipo de contenido que les gusta es un buen sistema para evitar que se conviertan en los protagonistas de un ciberdelito.

Durante todo el proceso en el que un niño adquiere la madurez necesaria para disfrutar de Internet sin supervisión, el pequeño debe estar acompañado por sus padres.

Precaución con las redes sociales

Las redes sociales constituyen, en muchos casos, la puerta de acceso que utilizan los ciberdelincuentes para ponerse en contacto con los menores. Además, también constituyen el germen de otra serie de delitos, como el ciberacoso.

Amparados en el anonimato del contexto virtual, los jóvenes pueden acosar a otros iguales. Por ello, es necesaria una reeducación de sus impulsos. Una buena práctica para los menores sería, antes de enviar un comentario en una red social, leer el texto en voz alta y pensar si es algo que nos atreveríamos a decir a la cara a otra persona. Si no es así, el mensaje es inapropiado.

¿Qué es la seguridad en Internet para niños?

Un menor que no esté convenientemente formado y controlado por sus padres o educadores se enfrenta a peligros como el visionado de contenido o publicidad inapropiada, las fake news o bulos, discursos de odio, y la práctica del sexting o envío de material de contenido sexual. A través de las redes sociales también se produce ciberacoso.

Por último, los menores también están expuestos a malware y virus, y a prácticas de phising, en la que estafadores se hacen pasar por una persona confianza para robar datos que utilizan en su beneficio.

Por todo ello, la seguridad en Internet para niños es un elemento clave en su desarrollo como personas. Padres y educadores deben tener claro que la formación de buenas prácticas en Internet es la mejor manera de mantener a los pequeños alejados de los peligros que supone la Red.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *