Normativa perros en comunidades de vecinos

La tenencia de perros en una comunidad de vecinos a veces es fuente de conflictos. Pero si animal y propietario cumplen con todas las normas y obligaciones de la comunidad, cualquier persona está en su derecho de disfrutar de la compañía de una mascota en su vivienda.

perro vecino ladra

La tenencia de perros en una comunidad de vecinos a veces es fuente de conflictos. Pero si animal y propietario cumplen con todas las normas y obligaciones de la comunidad, cualquier persona está en su derecho de disfrutar de la compañía de una mascota en su vivienda.

¿Puede una comunidad de vecinos prohibir perros? 

Muchas personas se preguntan si puede una comunidad de vecinos prohibir perros. Si el animal no causa ningún problema de convivencia, la respuesta es no. El derecho individual a tener perro prima sobre el colectivo.

Sin embargo, los vecinos pueden establecer restricciones de acceso a las mascotas en zonas comunes, como los jardines o los ascensores, si así se aprueba en la junta de propietarios y se refleja en los estatutos de la comunidad. 

Además, los vecinos pueden exigir a los propietarios de los animales que se respeten las normas esenciales referidas al ruido o a la salubridad. Si los animales en la comunidad de vecinos no respetan estas normas mínimas de convivencia, la comunidad puede interponer una demanda y llevar el asunto ante un juez.  

Tan solo hay un caso en el que se puede prohibir tener un animal doméstico: en el caso de las viviendas en alquiler. En esta situación, si el propietario de la casa decide incluir una cláusula en el contrato que prohíba la presencia de animales en la vivienda, el arrendatario no podrá convivir con la mascota. 

perro comunidad vecino

¿Qué dicta la LPH sobre perros en comunidades de vecinos?

La ley es muy clara acerca de los perros en una comunidad de vecinos. La Ley de Propiedad Horizontal no regula la tenencia de perros de manera específica, pero en su artículo 7.2 establece que al propietario no le está permitido desarrollar actividades prohibidas en los estatutos, o que resulten dañosas, molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas en la finca.

Si esto ocurre, el presidente de la comunidad, a iniciativa propia o de cualquiera de los propietarios, debe requerir al dueño del animal que cese en su conducta. Si persistiera, previa autorización de la junta de propietarios, se puede interponer una demanda. Para ello, los vecinos deben aportar pruebas de que las molestias ocurren reiteradamente, tanto a través de la aportación de documentos como fotografías, como presentando las denuncias previas interpuestas. 

Principales problemas de los perros en las comunidades de vecinos

Las conductas de los perros en la comunidad de vecinos, a veces inapropiadas, suelen ser objeto de desavenencias y discusiones. Entre los principales problemas que se suelen dar destacan los continuos ladridos, y la falta de salubridad provocada por la falta de limpieza cuando el animal hace sus deposiciones.

El perro del vecino ladra mucho. ¿Cómo actuar?

“El perro de mi vecino ladra mucho”: esta suele ser una queja habitual. Y es que, los ladridos continuados pueden llegar a ser muy molestos. En ocasiones se producen cuando el propietario abandona la vivienda y el animal sufre de ansiedad por separación, por lo que su dueño no siempre es consciente de las molestias que ocasiona su mascota. En este caso, el primer paso siempre sería exponer de manera educada al propietario del animal la situación, con el fin de llegar a una solución. 

Un seguro para mascotas permitiría al dueño del perro preguntar al veterinario sobre posibles maneras de modificar su conducta y reducir los ladridos, como, por ejemplo, llevar al animal a un educador canino.

Si, por el contrario, los ladridos son el reflejo de una situación de abandono del animal, lo más conveniente es llamar a la Policía Local para poner en su conocimiento la situación.

El vecino no recoge las cacas de su perro. ¿Cómo actuar?

En otras ocasiones, las quejas se centran en una única circunstancia: “mi vecino no recoge las cacas de su perro”. Si el animal hace sus deposiciones en zonas comunes, el propietario debe recoger y limpiar la zona. Si no es así, se puede investigar si existe una normativa municipal al respecto y, en este caso, proceder a poner una denuncia de los hechos en el Ayuntamiento de la localidad en la que pertenezca el inmueble. 

En cualquier caso, la ley considera que los propietarios son responsables de los daños que puedan causar sus perros en la comunidad de vecinos. Por ello resulta conveniente un seguro de responsabilidad civil para perros que cubra defensa jurídica y posibles indemnizaciones, en el caso de que la situación acabe en un juicio.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *