Claves para pasar de subordinado a jefe

El liderazgo efectivo trasciende de la cualificación y la experiencia racional y, en el mundo actual, está íntimamente ligado con las habilidades sociales y los valores personales.

Cualidades de un buen jefe

Cuando uno repara en las cualidades o habilidades que necesitaría para dejar atrás el rango de subordinado y convertirse en el jefe o directivo de una empresa, a menudo enumera competencias estrictamente formativas: experiencia profesional, un buen máster en una prestigiosa escuela de negocios o cursos especializados en esta o aquella materia. Todo este conocimiento que podríamos considerar como racional se presupone necesario para llegar a ocupar un puesto de responsabilidad. Lo que ocurre es que, aunque lo anterior resulte suficiente para llegar al cargo, no es lo único que un jefe necesita para desempeñarlo de manera exitosa. 

La importancia de pensar en tu equipo

Liderazgo efectivo

En el mundo actual, un líder no puede dirigir de la misma manera a todos sus subordinados. Por ello, su eficacia depende en gran medida de que sea capaz de pensar en cada miembro de su equipo y tratar de conocerles. “Tiene que hacer un diagnóstico y tener estrategia de comunicación específica para cada uno, ya que se puede encontrar con seguidores que tienen mucha capacidad o muy poca, unos con mucha voluntad y otros, nula”, argumenta Arturo Merayo. “En función de los rasgos hay que tratarlos de diferente manera para saber cómo motivarlos, y ahí entra en juego el liderazgo situacional sobre el que directivo ha tenido que reflexionar”.

Para llevar a cabo ese proceso, el líder tiene que escuchar, facilitar conductas y comunicarse de manera eficaz con su gente. “Se necesita flexibilidad, y el cargo requiere que el jefe sea capaz de adaptarse a las necesidades de cada individuo. El buen líder no es un bombero que se pasa el día apagando fuegos, de reunión en reunión, con correos electrónicos, con tablas… El buen líder dedica la mayoría de su tiempo a pensar en su gente, que es su principal valor añadido”, considera Merayo.

De hecho, podría afirmarse que en el mercado laboral actual las competencias emocionales, las habilidades sociales y las virtudes personales son incluso más importantes para ejecutar un liderazgo efectivo. Ya en 1993, Spencer y Spencer apuntaban en el libro Competence at work: models for superior performance que entre el 70 y el 90% del éxito de los puestos directivos depende de las competencias emocionales y, el resto, de las aptitudes profesionales. Ambos académicos hablaban de seis grupos de competencias genéricas:

  • Competencias de desempeño y operativas.
  • Competencias de ayuda y servicio.
  • Competencias de influencia.
  • Competencias directivas.
  • Competencias cognitivas.
  • Competencias de eficacia personal.

La importancia de las emociones

En la trascendencia del ámbito social y emocional incide Arturo Merayo, profesor de ESIC Business & Marketing School y director de Cícero Comunicación. “Hay que ayudar a los nuevos directivos en el desarrollo de las competencias emocionales, que son las habilidades que uno tiene para adaptarse a las distintas situaciones y, por tanto, diferentes roles”, apunta Merayo. “Y esto es lo que tiene que hacer un jefe: ser capaz de tocar los resortes individuales de cada sujeto. Ahí nos encontramos con las competencias emocionales que los especialistas han citado siempre”.

El psicólogo estadounidense Daniel Goleman, uno de los autores de referencia en el campo, habla de hasta 22 competencias emocionales intrapersonales e interpersonales asociadas al éxito del liderazgo y divididas en cinco grupos:

  • Conciencia de uno mismo.
  • Autorregulación.
  • Motivación
  • Empatía.
  • Habilidades sociales.

Entre ellas se encuentran algunas relacionadas con la gestión de sus propias emociones, como una valoración adecuada de uno mismo, la adaptabilidad o el autocontrol emocional, y otras con la relación que establece con los demás: capacidad de ejercer influencias, orientación hacia el servicio, resolución de conflictos, comunicación eficaz o creación de vínculos. “Ese conjunto es decisivo, pero hay que aprenderlas por medio de talleres y de lecturas. Es necesario que el jefe las interiorice”, explica Merayo, que reclama mayor formación. “Nuestros aspirantes a directivos no han recibido una formación sistemática en competencias emocionales. A veces se supone que a una persona se le da un cargo de liderazgo y al día siguiente ya va a desempeñar esas competencias emocionales para las cuales no ha sido formado”.

Todos en el mismo carro

Las habilidades emocionales han de ir acompañadas de unas aptitudes necesarias para la dirección, que han de tener una visión estratégica a la capacidad de anticipación, el realismo o el criterio. “Son aptitudes que todo director debe tener para poder tirar del carro y, lo que es más importante, para conseguir que todo el mundo tire del carro en la misma dirección”, reflexiona Merayo. Lo que debe hacer un líder, según él, es conseguir que la gente ordinaria acabe haciendo cosas extraordinarias. “Pero no desde la imposición, sino porque el jefe les ha convencido y motivado para que esas metas las haga suyas”, advierte Merayo, que hace hincapié también en la importancia de virtudes como la audacia, la perseverancia, la prudencia, la humildad, la honradez, la generosidad o la ejemplaridad. “Son elementos en los que los subordinados se están fijando constantemente, por lo que, aunque un líder tenga muchas habilidades sociales y muchas aptitudes para la dirección, si una persona no es virtuosa la gente que trabaja con ella se da cuenta y no le apetece seguirla. No tiene autoridad moral. Y eso es importante. El líder no solo debe tener poder, eso le viene con el cargo. El líder debe tener autoridad y la autoridad se la otorgan sus seguidores”, expone.

La conjunción de estos tres elementos –competencias emocionales, aptitudes profesionales y virtudes–, aseguran un liderazgo efectivo para el jefe, que tiene que enfocar su misión en cuatro ámbitos:

  • Dirigir.
  • Guiar.
  • Apoyar.
  • Delegar.
Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.