¿Cambian nuestros hábitos de ocio tras la jubilación?

La jubilación supone una nueva etapa vital, en la que la persona tiene mucho más tiempo del que disponía a lo largo de su vida laboral. Cortar con la rutina de ir al trabajo diariamente supone la posibilidad de empezar una nueva vida, lo que sin duda implica un cambio de hábitos.

¿Cambian nuestros hábitos de ocio tras la jubilación?

La jubilación supone una nueva etapa vital, en la que la persona tiene mucho más tiempo del que disponía a lo largo de su vida laboral. Cortar con la rutina de ir al trabajo diariamente supone la posibilidad de empezar una nueva vida, lo que sin duda implica un cambio de hábitos.

La mayor esperanza de vida se traduce en muchos años por delante para disfrutar. Este hecho, unido a una oferta de ocio cada vez más extensa para los jubilados, permite a este colectivo dedicarse a sus actividades favoritas o conocer otras posibilidades de diversión. Unos planes que, aunque se han visto truncados en gran medida con la llegada de la pandemia, se volverán a reanudar cuando la crisis sanitaria vaya quedando atrás.

El ocio de los jubilados más sedentarios

Incluso las personas que prefieren un estilo de vida más sedentario también pueden cambiar de hábitos de ocio con la jubilación. Hay quien dedica una gran parte de su tiempo a la lectura, ya sean libros, revistas o periódicos. También encontramos quien se entretiene con juegos de mesa o pasatiempos, y quien prefiere acercarse a las nuevas tecnologías para estar más informado a través de Internet y las redes sociales.

Aunque con la crisis sanitaria de la COVID-19 es necesario mantener la distancia social, quedar con amigos o familia es otro de los grandes placeres de quien dispone de más tiempo libre. En los tiempos de pandemia, las visitas en interiores han sido sustituidas en muchos casos por tranquilos paseos al aire libre.

Otra opción de ocio sin salir de casa es la cocina. Muchas personas descubren que no se les da nada mal cocinar. Incluso hay quienes se animan con un pequeño huerto casero con el fin de cultivar ingredientes que después utilizan en sus recetas.

Un estilo de vida activo

Pese a lo que pudiera parecer, hay muchas personas que cuando llega su jubilación, adoptan unos hábitos de ocio más activos. Aunque la llegada del coronavirus ha hecho que muchas personas mayores permanezcan en casa, son muchos los que ya piensan en viajar cuando la situación epidemiológica lo permita.

Algunas de estas personas ya se plantearon cómo empezar a preparar la jubilación hace tiempo, con el fin de poder realizar en esta etapa aquellos viajes nacionales e internacionales que antes no pudieron realizar. Hay que tener en cuenta, además, que el colectivo de personas jubiladas tiene a su disposición interesantes descuentos y promociones exclusivas para seniors.

De igual manera, comer fuera de casa y asistir al teatro, al cine y a los museos son algunas de las actividades preferidas por los jubilados. De igual manera, existen bonos específicos para este colectivo, y también existen asociaciones que preparan salidas culturales y excursiones.

Actividades relacionadas con el propio bienestar

Tener más tiempo libre puede traducirse en un mejor cuidado personal. Hay jubilados que se apuntan al gimnasio, mientras que otros se decantan por actividades al aire libre, como andar a diario.

Los amantes de la vida sana se apuntan a clases de yoga o de pilates, acuden a nadar o a aquagym, o hacen gimnasia adaptada a su edad. Tener una mascota, en un momento de la vida en el que hay más tiempo para poder ocuparse de ella, hace felices a muchas personas jubiladas. La jubilación es un momento idóneo para aprender aquello que hemos ido postergando durante años.

La importancia de ahorrar

En cualquier caso, lo más importante es llegar a la jubilación con un colchón económico que nos permita disfrutar de todo aquello que más nos gusta. De hecho, para el 43% de la población, la jubilación es una de las principales razones para el ahorro, según el informe sobre Estilos de ahorro y preparación la jubilación.

Las personas jubiladas ya no se quedan en casa aburridas, como antaño. En muchos casos se sienten rebosantes de energía, y quieren salir y disfrutar. Estar con la familia, leer periódicos, llevar una vida saludable, salir a comprar, participar en redes sociales, realizar ejercicio físico, disfrutar de un buen libro, comer en restaurantes, viajar y asistir a espectáculos culturales son actividades que se encuentran dentro de sus expectativas.

Para poder disfrutar de todo ello con tranquilidad cuando llegue la jubilación existen seguros de ahorro e inversión que ofrecen soluciones para ahorrar a largo plazo. Porque hoy más que nunca se cumple que la tercera edad es, para muchas personas, una segunda juventud.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *