Cómo elegir la silla de coche infantil que más te conviene

Desempeñan un trabajo bien remunerado y con una tasa de desempleo muy baja, sin embargo para mucha gente los actuarios son unos auténticos desconocidos. Estos profesionales se encargan de evaluar la probabilidad de que ocurra un determinado evento en el tiempo, por lo que su labor es esencial para, entre otras cuestiones, calcular la prima de los seguros.

Cómo elegir la silla de coche infantil que más te conviene

La mejor manera para conseguir que un niño viaje seguro en un coche es que utilice un sistema de retención infantil. Según la Dirección General de Tráfico (DGT), los accidentes de tráfico son la primera causa de la muerte infantil de niños entre 5 y 14 años. Y a pesar de que España es uno de los cinco primeros países europeos con menos tasa de mortalidad infantil por este motivo, usar los sistemas de retención adecuados y hacerlo de forma correcta podría reducir en un 75% la muerte de los menores y en un 90% sus lesiones en caso de accidente de tráfico. Todo ello nos lleva a preguntarnos qué silla de coche comprar.

Qué silla de coche comprar

El sistema de retención infantil hay que adquirirlo en un centro especializado, teniendo en cuenta el consejo de especialistas. Lo primero que debemos hacer es sentar al niño en el sistema de retención infantil de nuestro interés para comprobar que se ajusta a su altura y complexión. Es importante que se encuentre cómodo.

Además, es importante que cuando te estás plateando qué silla de coche comprar te dejen probar el RSI en los vehículos en los que la vas a utilizar. De esta manera podrás comprobar si las características del coche y sus asientos son compatibles al sistema de retención infantil que piensas adquirir.

Qué tipos de sillas de coche existen

Actualmente existen dos normativas, la ECE R 44/04 -más antigua y menos exigente- y la i-Size, de 2013 y recomendada por la DGT. Su principal diferencia es que la i-Size última mejora la seguridad y la probabilidad de anclaje correcto, además de dividir las sillas teniendo en cuenta criterios de altura y no de edad.

Siempre debemos comprar modelos homologados. Bajo ningún criterio utilizaremos sillas de segunda mano, especialmente si desconocemos su procedencia. En cuanto a los tipos de sillas, si tenemos en cuenta sus sistemas de anclaje al vehículo, encontramos dos modelos:

SRI con Isofix

La DGT aconseja optar por utilizar los sistemas de retención infantil con Isofix, un sistema de anclaje rígido situado en los asientos traseros de los vehículos que facilita la sujeción de la silla a través de unos enganches fijos. Este sistema cuenta con testigos rojos y verdes para comprobar que la instalación se ha hecho correctamente.

SRI sujeto con cinturones de seguridad

Si tu vehículo no dispone de Isofix también es posible sujetar la silla con los cinturones de seguridad. En este caso, es importante saber colocarlos correctamente, sin que existan holguras. Para ello, deberás pasar el cinturón por las guías y confirmar que quedan sujetas firmemente. Además, es importante colocar la silla según las indicaciones que ofrezca el fabricante.

¿Se recomienda la silla de coche para un bebé recién nacido?

Todos los niños, incluidos los bebés, deben ir en su silla dentro del vehículo para evitar que un accidente tenga fatales consecuencias. Sin embargo, en el caso de los bebés recién nacidos debemos tener en cuenta estas circunstancias especiales:

  • El SRI debe ser específico para bebés recién nacidos.
  • Hay que tener preparada la silla cuando el bebé abandone el hospital.
  • Nunca debemos llevar al bebé en brazos, ni siquiera en los trayectos más cortos.
  • Deben ir siempre mirando hacia atrás y nunca demasiado erguidos.
  • Los asientos más seguros para colocar la silla son el central trasero y el que está tras el puesto del copiloto.

¿Cuál es la silla infantil más segura?

La silla infantil más segura es la que se ajusta de manera precisa a las normas de la DGT y a las advertencias lógicas cualquier guía de transporte, que recomiendan que el niño vaya en sentido opuesto a la marcha durante el mayor tiempo posible como medida de protección de cuello, cabeza y espalda.

Además, se debería utilizar un sistema de retención infantil, preferiblemente con respaldo, hasta que el niño mida 135 centímetros, aunque conviene prolongar su uso hasta los 150 centímetros de estatura. A medida que el niño vaya creciendo habrá que ajustar arneses y reposacabezas, y cambiar el sistema de retención infantil cuando sea necesario.

La seguridad de los niños que viajan en el vehículo es responsabilidad del adulto, que es quien tiene que decidir qué silla de coche comprar. Tener en cuenta los criterios de seguridad a la hora de elegir el sistema de retención infantil ayuda a salvar vidas y minimizar lesiones en accidentes de tráfico.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *