Déficit de vitamina D: ¿cuáles son sus síntomas?

El déficit de vitamina D es cada vez más común en la población. Esta vitamina esencial, que es clave para nuestro sistema inmunitario, es una de las pocas que nuestro cuerpo puede producir por sí mismo, con la ayuda del sol o a través de nuestra alimentación. Si tenemos déficit de vitamina D podemos comenzar a notar algunos síntomas en nuestro organismo, lo que haría necesario un examen médico para establecer un diagnóstico. 

deficiencia de vitamina d

El déficit de vitamina D es cada vez más común en la población. Esta vitamina esencial, que es clave para nuestro sistema inmunitario, es una de las pocas que nuestro cuerpo puede producir por sí mismo, con la ayuda del sol o a través de nuestra alimentación. Si tenemos déficit de vitamina D podemos comenzar a notar algunos síntomas en nuestro organismo, lo que haría necesario un examen médico para establecer un diagnóstico. 

Causas de déficit de vitamina D

Existen varias causas de déficit de vitamina D. Una de las principales es falta de exposición al sol, lo que ocurre especialmente en invierno, cuando escasean las horas de luz solar. Además, hay que tener en cuenta que las personas con piel más clara producen más vitamina D con la exposición al sol que las de piel oscura.

Por otro lado, no llevar una dieta equilibrada también puede influir a la hora de tener unos índices bajos de esta vitamina. Y la edad es otro de los factores por el que podemos tener una deficiencia de vitamina D, ya que según cumplimos años tenemos más dificultades para producirla. 

Por último, hay ciertas enfermedades y condiciones de salud que están asociadas a un déficit de vitamina D, como la fibrosis quística, la enfermedad de Crohn, la obesidad, o las enfermedades renales y hepáticas. Sumado a ello, la ingesta de ciertos medicamentos que pueden provocar una deficiencia de vitamina D.

“¿Por qué tengo déficit de vitamina D?”, se pregunta mucha gente. Puede ser por cualquiera de las circunstancias anteriores o por una combinación de varias causas. En cualquier caso, es importante es conocer que existe ese déficit de vitamina D para poner restaurar los niveles a los que necesita el organismo.

¿Cuáles son los síntomas de déficit de vitamina D?

Los síntomas de déficit de vitamina D más comunes son la debilidad, la fatiga, el dolor muscular o de las articulaciones, e incluso la depresión. Sin embargo, en muchas ocasiones la falta de vitamina D pasa desapercibida, tanto para la persona que la sufre como para su entorno, ya que no siempre manifiesta unos síntomas claros.

síntomas de déficit de vitamina d

¿Cómo saber si tengo déficit?

La respuesta a cómo saber si tengo déficit de vitamina D es muy sencilla: un análisis de sangre es la manera más fiable para determinar cuáles son tus niveles y si es necesario complementar la ingestión de vitamina D. El médico es el profesional que debe dar la pauta y siempre hay que actuar bajo el criterio médico. 

¿Cómo aumentar los niveles de vitamina D?

Ante la duda sobre cómo obtener vitamina D, los remedios naturales y suplementos son las dos opciones que tenemos a nuestro alcance. Una de las maneras más efectivas para restaurar los niveles de vitamina D es aumentar la ingesta de alimentos que contienen esta vitamina, como el salmón, la trucha, el atún, la leche, el yogur, y en menor medida el queso, las setas o la yema de huevo. 

Otra posibilidad, que nunca hay que plantearse sin la orientación médica, es tomar suplementos vitamínicos que contengan única o principalmente esta vitamina. Hay que tener en cuenta que una incorrecta administración de suplementos vitamínicos puede acarrear problemas para el organismo. Y en cuanto a la opción de exponerse a la luz solar también debe ser bajo criterio médico, ya que hay que tener en cuenta el aumento del riesgo de desarrollar un cáncer de piel.

En cualquier caso, si existe un déficit de vitamina D, el tratamiento debe marcarlo el médico. Contar con un seguro de salud supone la tranquilidad de poder consultar las dudas a un especialista sin esperas innecesarias, con el fin de que determine la necesidad de realizar una analítica y, en su caso, seguir un tratamiento que restaure los niveles de vitamina D. 

El profesional médico es quien mejor puede interpretar los análisis de sangre para evaluar un posible déficit y, en su caso, establecer una recomendación de complementar la ingestión de esta vitamina D si fuera necesario, ya que una carencia grave de esta vitamina puede tener consecuencias serias para nuestra salud.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *