Fisioterapia del suelo pélvico: descubre sus beneficios

La fisioterapia de suelo pélvico es la que se encarga de prevenir y tratar las patologías del suelo pélvico que pueden aparecer en diferentes etapas de la vida y por diversas circunstancias, como el embarazo o posparto, una operación de próstata o la llegada de la menopausia.

Fisioterapia del suelo pélvico: descubre sus beneficios

La fisioterapia de suelo pélvico es la que se encarga de prevenir y tratar las patologías del suelo pélvico que pueden aparecer en diferentes etapas de la vida y por diversas circunstancias, como el embarazo o posparto, una operación de próstata o la llegada de la menopausia.

Los problemas del suelo pélvico pueden afectar tanto a hombres como a mujeres. La fisioterapia uroginecológica contribuye a evitar que aparezcan síntomas o mejoran los existentes a través de técnicas específicas y no quirúrgicas, lo que permite al paciente recuperar su autoestima, al tiempo que mejora su calidad de vida.

¿Qué es la fisioterapia de suelo pélvico o uroginecológica?

La necesidad de fisioterapia uroginecológica se establece en función del historial y una valoración pormenorizada del paciente. Aplicada por profesionales, resulta altamente efectiva.

Las embarazadas cada vez están más concienciadas de la necesidad de recibir fisioterapia de suelo pélvico, ya que las técnicas empleadas preparan para el ejercicio del parto y permiten la recuperación postparto. Pero también resulta adecuada para otros colectivos, como hombres, mujeres menopáusicas o aquellas que tienen molestias porque en su día no fueron tratadas cuando dieron a luz.

Fisioterapia de suelo pélvico: precio

La fisioterapia de suelo pélvico es específica y debe estar realizada por especialistas. El precio de una sesión suele oscilar entre los 35 y los 65 euros, en función del centro en la que se realice y la Comunidad Autónoma donde esté situado. En la mayoría de los centros existen bonos de 5 y 10 sesiones, que abaratan el tratamiento.

Sin embargo, muchas personas optan por tener un seguro de salud que cubra estas sesiones, lo que resulta especialmente recomendable tanto en el embarazo como en el posparto. Las coberturas para la etapa de maternidad incluyen el análisis de las posibles alteraciones y los tratamientos específicos para una correcta recuperación integral. Entre otros, suelen incluir ejercicios de suelo pélvico, biofeedback y electroestimulación, y ejercicios globales, como flexibilizantes de columna lumbar, estiramientos, masoterapia y técnicas de relajación.

Todo lo relacionado con la parte inferior de nuestro cuerpo está cargado de tabús, hasta el punto de que cuando surgen problemas se ocultan a amigos y familiares, y se retrasa la visita a los especialistas. La fisioterapia de suelo pélvico está aconsejada para diferentes etapas de nuestra vida y puede ayudarnos a afrontar los problemas asociados cuando más lo necesitamos, de la mano de profesionales especializados que pondrán todo su conocimiento al servicio de nuestro bienestar y calidad de vida. 

Por qué acudir a un fisioterapeuta de suelo pélvico

Muchas personas sufren el silencio síntomas de incontinencia urinaria o fecal, prolapsos, molestias derivadas de cicatrices dolorosas o cirugías uro-ginecológicas, dolor pélvico o disfunciones sexuales.

Cualquier persona debería solicitar una valoración para recibir una posible fisioterapia de suelo pélvico si padece alguno de los siguientes síntomas:

Incontinencia urinaria, fecal o de gases.

  • Dolor a la hora de orinar.
  • Orina intermitente.
  • Retardo de la micción.
  • Realizar muchas visitas al baño.
  • Tener molestias en el pubis o en el esfínter anal.
  • Dolor en las relaciones sexuales.
  • Molestias pélvicas al estar sentado.
  • Disfunciones sexuales.

Fisioterapia de suelo pélvico en hombres

Al igual que las mujeres sufren problemas en el suelo pélvico, también los hombres tienen disfunciones que limitan su calidad de vida. En general, la sociedad tiene más información de los problemas que pueden tener las mujeres como consecuencia del embarazo y el parto, pero los hombres suelen vivir con angustia y cierto grado de secretismo los problemas relacionados con su suelo pélvico.

Al igual que ocurre con el de las mujeres, el suelo pélvico masculino está compuesto por músculos, ligamentos y tejido conectivo que recubren la pelvis y que están conectados con abdomen, diafragma y zona lumbar. La mayoría de los hombres se plantea recibir fisioterapia de suelo pélvico cuando aparecen síntomas como la incontinencia urinaria tras una operación prostática.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *