Inmunodepresión y terapias: en qué consisten y para qué se utilizan

Los tratamientos de inmunodepresión, que se basan en reducir o anular la respuesta del sistema inmune, se llevan a cabo para evitar un rechazo de trasplante de órganos o para hacer frente a determinadas enfermedades, pero a cambio exponen al pacientes a contraer infecciones. El coronavirus ha sacado a la luz a muchas de estas personas, especialmente preocupadas por no contagiarse.

Terapias inmunodepresoras

Prácticamente todos hemos oído hablar alguna vez en nuestra vida de la inmunodepresión o contamos en nuestro entorno con una persona inmunodeprimida. La pandemia de la covid-19 ha hecho todavía más visible a aquellos que se encuentran inmersos en alguna de las denominadas terapias inmunosupresoras. Pero, ¿en qué consiste la inmunodepresión y para qué se recurre a este tipo de tratamientos? De primeras, se dice que una persona está inmunodeprimida cuando su sistema inmunitario y su capacidad para combatir infecciones y otras enfermedades se ha visto debilitado.

¿Qué es la inmunodepresión? Congénita o adquirida

La inmunodepresión consiste en la disminución de los mecanismos del sistema inmune, lo que quiere decir que al paciente no le funciona como debería”, explica el Dr. José Manuel Ramos Rincón, coordinador del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Tal y como diferencia el doctor, se puede hablar de distintos tipos de inmunodepresión: por un lado, la congénita y primaria y, por otro, la adquirida, más frecuente y provocada por factores externos. “La inmunosupresión de origen congénito es aquella con la que se nace. Es poco frecuente y habitualmente se diagnostica a niños pequeños en los que, al nacer inmunodeprimidos, sufren diferentes tipos de infecciones”, expone Ramos.

Inmunodepresión tratamiento

La inmunodepresión adquirida, en cambio, está provocada de manera intencionada con el objetivo de buscar unos beneficios médicos en pacientes que afrontan un trasplante o padecen enfermedades como la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple o la enfermedad de Chron, entre otras. A estos pacientes se le administran fármacos necesarios para controlar una enfermedad determinada o, también, para asegurar el éxito en un trasplante. «Este tipo de terapias consisten en hacer que el sistema inmune del paciente no trabaje correctamente, disminuya la eficacia de las defensas para poder bloquearle así una enfermedad o para controlar un trasplante y evitar rechazos”, argumenta el doctor, que habla también de un tipo de inmunodepresión que provoca la propia enfermedad o sus tratamientos: “Por ejemplo, el virus del VIH va destruyéndote totalmente el sistema inmune. Es algo que también sucede en los pacientes que afrontan un proceso de quimioterapia. Para matar una leucemia, hay que dejar los leucocitos a cero: se atacan las células malas, pero también las buenas. Los diabéticos, por su parte, tienen el sistema inmune a menor funcionamiento”.

Más expuestos a la covid-19, pero no a un cuadro más grave

Las personas inmunodeprimidas son consideradas como población de riesgo ante la covid-19, ya que al estar su sistema inmune debilitado e, incluso, inactivo, les expone en mayor medida a contraer el virus, pero sin embargo la evolución no suele presentar gravedad. “Tienen mayor posibilidad de adquirirlo, pero el cuadro no se agrava tanto porque no se activa el sistema inmune y, por lo tanto, no existe la posibilidad de que se produzca la inflamación que genera el virus”, explica Ramos.

Desde distintas instituciones, como la Sociedad Española de Inmunología, han elaborado una serie de consejos para familias de pacientes con enfermedades que conllevan algún tipo de inmunosupresión. Entre ellos está, por ejemplo, llevar a cabo una estricta higiene tanto personal como del entorno, evitar las salidas, los contactos y, especialmente, las aglomeraciones, seguir una correcta alimentación o evitar el consumo de alcohol y tabaco.

Por otro lado, este experto añade el concepto de la inmunosenescencia, que hace referencia a los cambios que se producen en el sistema inmunitario a causa del envejecimiento. “En las personas mayores el sistema inmune no funciona correctamente, está envejecido y no responde de la misma manera ante un estrés. Ha perdido la memoria y puede no producir anticuerpos”, expone.

Beneficios y riesgos

La aplicación de estas terapias inmunodeprimidas o inmunosupresoras tiene beneficios, pero también conlleva una serie de riesgos. “Los médicos explican todo de manera muy detalla. Hablan de los beneficios, pero también de los efectos y los riesgos que pueden suponer. Además, se detalla a cada paciente las pautas que ha de seguir para evitar adquirir determinadas infecciones”, afirma el coordinador del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la SEMI.

Con estos tratamientos se ha conseguido en muchos casos reducir la cantidad y la gravedad del rechazo agudo de trasplantes de órganos, como el riñón, así como una mejora en su calidad de vida. En cuanto a las enfermedades para las que se aplica, permite tener un mayor control sobre ellas, evitando posibles brotes o un empeoramiento. Pero por contra, al debilitar el sistema inmune de los pacientes, les expone a un cuadro de síntomas comunes y efectos secundarios así como a contraer diferentes infecciones. «Incluso existe la posibilidad de que se reactiven infecciones de un virus que ya estaba totalmente muerto, pero que convive con nosotros”, cuenta Ramos, que confirma cierta reticencia en algunos pacientes al conocer los riesgos: “Hay mucha gente que rechaza estas terapias, pero nosotros las recomendamos porque pensamos que tiene más beneficios que efectos secundarios”.  

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.