Tener la consulta médica desde casa: ¿es posible?

La pandemia de la COVID-19 ha acelerado la telemedicina. Debido a los condicionantes de la distancia social, cada vez son más las consultas médicas telemáticas. Y tras haberse consolidado como una fórmula complementaria a la consulta presencial, el grado de satisfacción que muestran tanto los médicos como los pacientes es muy elevado.

Tener la consulta médica desde casa: ¿es posible?

La pandemia de la COVID-19 ha acelerado la telemedicina. Debido a los condicionantes de la distancia social, cada vez son más las consultas médicas telemáticas. Y tras haberse consolidado como una fórmula complementaria a la consulta presencial, el grado de satisfacción que muestran tanto los médicos como los pacientes es muy elevado.

La consulta médica telemática es posible gracias al avance de las tecnologías y al grado de madurez que tienen los usuarios en el manejo de los dispositivos electrónicos. Si bien es cierto que hay hogares que no pueden acceder a este tipo de consultas, y usuarios que, principalmente por su edad, no son capaces de manejarse en un entorno digital, lo cierto es que todo parece indicar que la consulta médica telemática ha llegado para quedare.

¿Qué modalidades de consulta médica telemática existen?

Los centros médicos ofrecen, principalmente, dos modalidades de consulta médica telemática: la llamada telefónica y la videollamada. La primera se utiliza cuando el paciente quiere consultar una duda a su médico, principalmente relacionada con síntomas o con el desarrollo de una enfermedad.

En cuanto a la videollamada, se suele realizar cuando el paciente considera necesaria la supervisión visual de un doctor para realizar un análisis y emitir un diagnóstico. Esta modalidad es la más parecida a la consulta presencial y adquieres sentido en situaciones en la que se requiere de una exploración física por parte del facultativo.

Por último, también cabe destacar que existen plataformas que ofrecen al paciente la posibilidad de hacer una pregunta de manera online al experto y recibir una respuesta por escrito. cuestiones suelen estar relacionadas con síntomas, factores de riesgo o prevención.

¿Qué se puede esperar de una consulta médica en remoto?

Pese a la reticencia de algunos pacientes, que prefieren visitas presenciales, lo cierto es que la consulta médica telemática tiene plenas garantías. Entre sus ventajas está la gestión más eficiente del tiempo. El paciente no necesita desplazarse hasta la consulta y puede saber con mayor exactitud cuándo será atendido. Además, el hecho de estar situado en un ambiente cómodo, como su propia casa, hace que esté menos nervioso y pueda mantener una conservación más fluida con el doctor.

Por otro lado, la consulta médica telemática desarrolla un papel fundamental en el medio rural, donde el acceso al médico es más limitado. Es cierto que hay algunas especialidades médicas que, por sus características, resultan más proclives a utilizar este servicio, como los médicos de medicina general o los internistas, así como los endocrinos. Otras especialidades están empezando a ofertar estos servicios son los psicólogos y los psiquiatras.

Este interés en consultar al médico sin moverte de casa ha hecho que cada vez más pacientes demanden un servicio de telemedicina o, de manera más genérica, un seguro de salud, con el que recibir atención médica de calidad cuando más se necesita.

¿Se puede conseguir una consulta presencial tras una telemática?

La consulta médica telemática y la presencial pueden ser complementarias. Se puede establecer un primer contacto con el médico de forma telefónica para explicar los síntomas y resolver dudas, por ejemplo. Si el doctor lo considera necesario, la siguiente visita puede ser presencial, para la realización de las pruebas oportunas o el seguimiento del paciente mediante exploración física.

La consulta médica telemática descongestiona los centros médicos. El futuro de la medicina está asegurado desde el momento en que la política de los centros sanitarios y la normativa se ha flexibilizado. De esta manera, siempre que la identidad de médico y paciente queden debidamente acreditadas, se pueden prescribir incluso antibióticos y mandar al paciente la receta por correo electrónico, o bien colgarla en una plataforma para su posterior descarga.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *