Cómo saber si el vecino roba tu wifi

¿Navegas más despacio de lo habitual? No dudamos de la aparente honorabilidad de tus vecinos, pero es probable que alguien esté enganchado, sin tu permiso, a tu wifi. Te enseñamos a detectarlo y a combatirlo.

Configurar router wifi

Cuando llegó Internet teníamos que atravesar una cascada de luz y de ruidos insoportables con los que el módem, aquella herramienta de futuro, nos avisaba al entrar en los océanos digitales. Por aquel entonces, los años noventa, las conexiones iban a pedales y el acceso a la dimensión internáutica se hacía a costa del bloqueo de las llamadas de nuestro querido teléfono fijo.

Pronto llegaron los routers ADSL y los filtros para los teléfonos. Unas antenitas estratégicas permitieron a los mortales beber de un internet rápido y sin cables que manaba en cada casa. Para regocijo de los operadores telefónicos, las promesas de un internet sin cables gratuito se quedaban en papel mojado y una publicidad bien orquestada consiguió que cada uno de nosotros encriptase su propio wifi y que eso de compartir la red no dejara de ser un oximoron. Cada uno con su web, cada uno con su secreto. Sólo algunos visionarios como Martin Varsavski y su red FON preconizaron un wifi gratuito para una comunidad de confianza, que tristemente se quedó en anécdota y lo soñaron ciudades como San Francisco y alguna comunidad de vecinos de ciudad de provincias.

El gran miedo que atravesaba el planeta como el atardecer hablaba de que un intruso se colase en tu red para perpetrar todo tipo de fechorías, desde el acceso a tus datos bancarios hasta leer tus correos o comprarse una televisión mientras tú ni te enterabas. La gente abría el ordenador portátil y buscaba el wifi como un zahorí el agua. Allí donde había una red con poca protección, se zambullía. Entonces las contraseñas eran débiles y quien te pirateaba la web no iba mucho más allá de tu vecino, que quería bajarse una película del eMule y chatear con el mundo a través del Messenger.

Picaresca digital

Hoy las cosas no han cambiado mucho. El principio del mundo sigue siendo el de ‘Una persona, un router’, pero un universo de antenas y amplificadores han florecido para que tu vecino pirata o cualquier mendigo de datos pueda desentrañar la piedra roseta de tu contraseña y beber de tu manantial de datos binarios. Los programas para desentrañar las redes y conectarse sin permiso florecen como la espuma y hasta pueden encontrarse en forma de app para smartphone.

Pero, ¿cómo saber si tenemos una sanguijuela chupando de nuestro flamante router de internet por cable? Para empezar, notaremos la conexión más lenta de lo normal. Esto podemos comprobarlo con un simple test de velocidad en internet (ahí va uno sencillo y efectivo): nos dará el caudal de nuestra red y si los datos contratados se corresponden. Quizá entonces debamos cambiar de canal en el router después de acceder a su menú de control, tecleando la fórmula mágica, 192.168.1.1 en el navegador.

Una vez allí, podremos enterarnos de qué dispositivos están conectados a nuestro preciado flujo de datos. Una pequeña lista nos mostrará los nombres y las direcciones IP de esos dispositivos. Quizá ahí podamos encontrar al vampiro. Apps como Fing también nos permiten en tiempo real comprobar qué artilugios están conectados a nuestra red wifi, mientras programas como Who Is on My WiFi monitorizan la red constantemente en busca de potenciales intrusos.

¿Qué es lo peor que puede pasar?

Por muy buen samaritano que uno se pueda sentir con el wifi, lo cierto es que internet está lleno de peligros y debemos mantener las redes limpias como patenas. Un vecino conectado a nuestra red, por muy buena gente que sea, puede tener los ordenadores infectados con virus y el hecho de compartir la red con él nos pone en riesgo de contagio. Recordemos que por las redes circulan nuestros datos bancarios, nuestros atracones de Amazon, nuestros secretos en forma de email y nuestros chats en las redes sociales, nuestros contactos de whatsapp y Facebook.

Robar wifi al vecino

Entonces, ¿qué podemos hacer? Quizá sea hora de tomar cartas en el asunto y comenzar a proteger nuestras redes wifi domesticas con buenos protocolos de seguridad. Para empezar, debemos cambiar el cifrado a WPA2 o añadir filtrado MAC. Esto es, generar una larga contraseña de cifras y letras aderezada con mayúsculas con la que protegernos de los programas de detección más simples.

Sí, es bastante más dura de recordar que tu vieja contraseña, pero, como sabrás, los móviles son capaces de generar códigos bidi automáticos y compartir las contraseñas automáticamente con tus invitados. También está el viejo truco del post-it en la nevera…

Asimismo, podemos volvernos invisibles y ocultar al gran público que nos observa y vigila el nombre de nuestra red, por lo que no será visible para ningún dispositivo que no hayamos elegido previamente. Para hacer esto tenemos que llegar al router y, en los ajustes SSID, señalar la pestaña de “ocultar”. Voilá. Nadie puede ver nuestra red.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.