¿Cómo combatir la ‘infodemia’?

El exceso de información, no siempre veraz, sobre la pandemia de covid-19 puede pasarnos factura a nivel mental. Para evitar el fenómeno, bautizado como ‘infodemia’, hay que saber controlar el tiempo que dedicamos a leer o escuchar noticias sobre el asunto. Dominar nuestros impulsos es fundamental.

Persona sorprendida

Ha pasado algo más de cinco semanas desde que un virus microscópico e invisible haya cambiado sin previo aviso la vida de prácticamente toda la humanidad. La extensión de la pandemia de covid-19 ha alterado nuestra forma de vivir, de trabajar, de relacionarnos con los demás, de comprender el mundo. Todo gira hoy en torno a esta enfermedad, también el bombardeo permanente de noticias e informaciones que recibimos sin tregua a lo largo del día. Incluso se ha acuñado un término, infodemia, referido a la sobreabundancia de información (alguna rigurosa y otra falsa) sobre un tema concreto, en este caso, la epidemia global de coronavirus.

Este nuevo concepto, a su vez, está muy ligado al de infoxicación, que se refiere a la toxina que el exceso de información puede generar en la mente. “Hay una necesidad casi angustiosa de estar documentado e informado sobre esta crisis de salud pública, pero este sometimiento continuo a la información se acaba por expandir de tal manera que puede llegar a anular tu capacidad de ejercicio crítico”, explica el psicólogo José Antonio Luengo. Se trata de una anomalía que forma parte de situaciones muy extremas como la que estamos viviendo estos días, y “afecta de manera muy sustancial a la vida de las personas, a sus rutinas, pensamientos, emociones y acciones”, comenta el experto.

Si a todo esto le sumamos la obligatoriedad del confinamiento domiciliario y el aislamiento social, esta infodemia puede resultar muy nociva. “Genera distorsiones, ya que no toda la información que recibes es veraz. Y aunque lo sea, cuesta reorientarla y reordenarla en tus esquemas mentales”, añade Luengo. En su opinión, un exceso de noticias y datos implica dos grandes riesgos.

  1. Acumulamos tanta información que el objetivo, que era el enterarnos de las cosas, no solo no se ve satisfecho, sino que deviene en una suerte de confusión tremenda debido a la cantidad de opiniones que se escucha o se lee.
  2. Puede llegar a generar un estrés y una ansiedad especialmente perjudicial para el desarrollo de la vida cotidiana, ya que provoca una preocupación constante y permanente que puede derivar en una obsesión.

En esta nueva situación, se multiplican los fantasmas, miedos, incertidumbres e inquietudes. “Si a esto le añades otra derivada que es el aspecto económico, tienes la tormenta perfecta”, apunta Luengo. Por ese motivo, este psicólogo enumera una serie de consejos para combatir este exceso de información y evitar que, en la medida de lo posible, la sobreexposición informativa nos pase factura. Algunos son de puro sentido común.

  • Tienes que saber parar y detener tus impulsos. Sé muy disciplinado a la hora de decir ‘hasta aquí llego’. Eso pasa por seleccionar bien el tiempo que permaneces expuesto a las noticias. Cuando tengas unas ganas desmedidas de leer un medio en Internet, poner la radio o la televisión, deber saber ser tú mismo y controlar tus acciones. Para ello, has de tener en mente qué actividades son lo suficientemente atractivas para poder levantarte del sofá y ponerte a hacerlas.
  • Elige una información de un medio con el que te sientas más cómodo o identificado, y procura no seguir comparando ni indagando con otras opciones, porque no te va a ayudar. A veces, la suma de distintas informaciones resta capacidad de comprender qué está pasando. Entonces surge el estrés mental debido a una sobrecarga en nuestro cableado neuronal.
  • Procura ir a fuentes oficiales y quédate con la parte que más te interesa. Eso pasa por obviar lo superfluo, porque lo único que te aporta es desasosiego e incertidumbre. Recuerda que no todas las informaciones tienen el mismo peso. Acude a la fuente y a los datos que te interesan, pero no vayas más allá.
  • Es muy aconsejable realizar actividad física a lo largo del día. La generación de endorfinas nos ayuda a sentir mejor. También viene muy bien conversar en casa sobre el asunto. Estas charlas ayudan a comprender mejor el momento que vivimos, nos hacen sentir dueños de nuestras acciones y de comprobar que estamos haciendo lo correcto.
  • Por la noche llegan los momentos de mayor quietud del día, los biorritmos son menos activos y debemos buscar acciones que no estén ligadas a las noticias. Es bueno sacar momentos para la lectura, la música, la reflexión individual… Todo, con tal de desconectar del tema. Es tal la sobreinformación que a veces también inunda nuestros sueños, y esto es lo peor que nos puede pasar.
Gimnasia en casa

Cinco bulos (¿no tan descabellados?) sobre la covid 19

  1. Una persona que tose o estornuda puede propagar el virus hasta ocho metros de distancia. Falso. Sí es cierto que cuando alguien tose o estornuda, expele por la nariz o por la boca unas gotículas de líquido que pueden contener la covid-19. Y si uno está demasiado próximo, puede inhalar el virus. Por eso hay que mantener siempre una distancia mínima de un metro con otra persona y, siempre que se pueda, evitar el contacto cercano con cualquiera que tenga fiebre y tos, insiste la OMS.
  2. El frío puede matar el coronavirus. Falso. Las autoridades sanitarias lo niegan rotundamente. La OMS recuerda que la temperatura normal del cuerpo humano se mantiene entre 36,5° y 37°, con independencia de la temperatura exterior o de las condiciones meteorológicas. Su conclusión es clara: “No hay razón para creer que el frío pueda matar el nuevo coronavirus o acabar con otras enfermedades”. La forma más eficaz de protegerse contra la covid-19 pasa por limpiarse las manos frecuentemente con un desinfectante a base de alcohol, o con agua y jabón.
  3. La covid-19 puede transmitirse a través monedas, billetes, tarjetas de crédito o datáfonos. Verdadero. La OMS sostuvo en las primeras semanas de la pandemia que el riesgo de infectarse por el contacto con este tipo de objetos no es muy alto, ya que el coronavirus puede sobrevivir en ciertas superficies solo durante unas horas. Pero poco después confirmó la permanencia en metal, sobre todo. Si una persona infectada tose o estornuda encima de un objeto o lo toca, puede contaminarlo. Pero una correcta higiene de las manos hace que disminuya el peligro de contagio tocando una moneda, un billete o una tarjeta de crédito. “Hay que lavarse las manos después de manejar dinero, especialmente si se tiene alimentos en la mano o si se está comiendo”, explican desde la organización.
  4. Los antibióticos ayudan a prevenir y tratar la infección por coronavirus. Falso. Los antibióticos sí son eficaces contra las bacterias, pero no contra los virus. De hecho, la OMS advierte que, por el momento, no se recomienda ningún medicamento específico para tratar la infección por la covid-19. Las vacunas contra la neumonía, como la neumocócica y la Haemophilus influenzae de tipo B (Hib), tampoco protegen contra la enfermedad. “Sin embargo, si resulta usted infectado por este virus y le hospitalizan, es posible que le administren antibióticos para que no contraiga infecciones bacterianas”, añade la institución.
  5. Exponerse al sol o a temperaturas superiores a los 25 grados ayuda a prevenir la enfermedad. Falso. El virus es contagioso, por muy soleado o cálido que sea el clima. De hecho, se han notificado casos de covid 19 en multitud de países cálidos. Con independencia de las condiciones climáticas, hay que adoptar medidas de protección en cualquier lugar del mundo.
Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.