Cómo beneficiarse de las ayudas para bicicletas eléctricas

Mantenerse en forma, proteger el medio ambiente y ahorrar a la hora de desplazarnos por la ciu-dad hacen de la bicicleta eléctrica uno de los vehículos del futuro. Los gobiernos apuestan por ella. Y los usuarios disfrutan de esas ayudas.

Ayudas bicicletas eléctricas

Sus usuarios parecen dar pedales sin esfuerzo, apenas se les nota la crispación en el rostro. Son más silenciosas que las tradicionales, y su peso proporciona estabilidad. Mientras, los devotos de las máquinas de cadena y piñones tradicionales les miran con ¿envidia? De todo hay. Pero salud, ecología y movilidad son tres rasgos de identidad que más se destacan en este vehículo que empieza a ser frecuente en las calles de nuestras ciudades, ya sea en versión privada o como vehículos de alquiler municipal.

El Gobierno de España, a través de la segunda edición del Plan MOVES (www.miteco.gob.es), cuyo fin es fomentar la movilidad renovable, confía en que la bicicleta eléctrica se convierta en uno de los vehículos con más futuro.

Pedaladas con chispa

Ayudas bicicletas eléctricas

La bicicleta eléctrica que homologa la UE tiene una serie de requisitos específicos:

• Está equipada por un motor eléctrico de hasta 250 vatios, cuya potencia disminuye progresivamente y finalmente se interrumpe cuando el vehículo alcance los 25 km/h o antes, si el ciclista deja de pedalear.

• Cuenta con una autonomía media de 45 a 80 kilómetros.

• Pesa entre 20 y 25 kilos, según el modelo.

• Las baterías extraíbles se recargan igual que un ordenador portátil.

• No necesita de permisos de circulación ni seguros ni matriculación, que si harán falta si se opta por las High Speed, ciclomotores ligeros que alcanzan los 45 km/h con motores por encima de 250 vatios.

El perfil del usuario lo traza Alejo Bastos, de Biobike: “Suele ser un hombre de entre 50 y 60 años, que quiere volver a sentir las sensaciones de montar en bicicleta sin romperse. La mayoría se decanta por la bicicleta de montaña, y la utiliza más como ocio que como método de transporte”.

La alternativa a la compra de un modelo eléctrico es la electrificación. Es decir, convertir la bicicleta convencional en eléctrica gracias a la instalación de un kit de conversión. Mismas prestaciones y menos inversión. Los precios oscilan entre 500 y 900 euros. “Se trata de una opción más económica que comprarse una eléctrica completa, y la instalación resulta relativamente sencilla”, matiza Bastos.

Los ayuntamientos podrán acudir a MOVES II para financiar iniciativas de fomento de desplazamientos en bicicleta, “a través de la implantación de sistemas de alquiler” o la construcción de infraestructura de recarga y de sistemas de préstamos de bicicletas eléctricas. El Plan MOVES está dotado con 100 millones de euros, lo coordina el Instituto para el Ahorro y la Diversificación de la Energía (IDAE) y será gestionado por las Comunidades Autónomas.

Valencia toma ventaja

En la Comunidad Valenciana han esprintado. El pasado mes de junio, la Generalitat (www.gva.es) puso en marcha el Plan de fomento para el uso de la bicicleta para la ciudad de Valencia, con el fin de que la ciudad sea “más ecológica y sostenible” y que beneficie a las personas. En palabras de su presidente, Ximo Puig, “se debe facilitar el acceso a las bicicletas” y apostar por su “uso cotidiano”. Las ayudas para los residentes son de 250 euros en bicicletas eléctricas (cuyo importe no sobrepase los 1.400 euros) y de hasta 200 euros en la instalación de kits de electrificación (el precio máximo del kit está fijado en unos 600 euros). 

Con intención parecida pero todavía sin desarrollar el piloto, la Comunidad de Madrid, dentro de su Plan para la Reactivación económica (www.comunidad.madrid) tras la pandemia del coronavirus, incluye una medida por la cual se concederán ayudas directas (unos 500 euros) para incentivar la compra de vehículos eléctricos de movilidad personal no contaminantes como bicicletas, patinetes, motocicletas y ciclomotores.

“Es un vehículo que atrae a gente que estaba alejada de la bici”

Carlos Núñez, de Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE)

Un sector que crece

En España, las ventas de bicicletas eléctricas durante 2019 llegaron a las 142.766 unidades, lo que supone un 13,3% más que en el año anterior. La cuota de mercado representa el 28,3% y el precio medio es de unos 2.400 euros, según datos de la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (asociacionambe.com). Para su secretario general, Carlos Núñez, “la eléctrica es una tendencia más que una moda. Se ha convertido en un vehículo que atrae a gente que estaba alejada de la bici.

Las cifras en España no son malas, pero están lejos de paraísos ciclistas como Bélgica. Según informa Bike Europe (bike-eu.com), en ese país hay un 20% de usuarios, de los que el 77% la utiliza a diario. En Alemania se vendieron el año pasado 1,4 millones de e-bikes, y en Holanda hay unos 400.000 ‘ciclistas eléctricos’. En la zona Asia-Pacífico las cifras son millonarias en usuarios, producción y facturación. Por ejemplo, Taiwán ha incrementado sus exportaciones de modelos eléctricos un 125% respecto a 2018.

Rápidos, silenciosos, limpios y saludables

Alejo Bastos, de Biobike (www.biobike.es), firma pionera en este tipo de bicicletas, asegura que son imbatibles en cuestión de eficiencia. “Resultan rentables y superan a cualquier método de transporte habitual en la gran ciudad. Por algo más de 1.000 euros ya tienes modelos muy interesantes”, explica. Y no generan pereza a la hora de practicar deporte. Como señala Bastos, el ejercicio físico depende de cada uno. “Es menor respecto al que se hace con otros modelos de bicicletas, pero es más constante”, concluye.

Algo así le ocurría a Rafael Arciniega, 55 años, director financiero de una multinacional alemana. Desde hace un par de años tiene una eléctrica con la que ha vuelto a disfrutar del ciclismo. Su pueblo, Budia (Guadalajara), tiene unas cuestas considerables en las que ha sufrido de lo lindo. “Se me quitaban las ganas de ponerme el maillot y el culote”. Sin embargo con su bici eléctrica todo ha cambiado. “Salgo con ganas e ilusión, sé que voy a poder con los obstáculos que me presente la orografía. Disfruto de lugares adonde antes no llegaba”.

Deja un comentario


Warning: printf(): Too few arguments in /home/customer/www/magazine.caser.es/public_html/wp-content/themes/magazine19/comments.php on line 29

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *