¿Está seguro mi dinero?

Las entidades financieras españolas están sometidas a un estricto control de solvencia. Aún así, existen mecanismos de protección para que ahorradores e inversores no se queden sin su dinero ante un caso de quiebra o liquidación.

¿Está seguro mi dinero?

La digitalización nos permite hacer casi todo tipo de operaciones financieras sin necesidad de realizar ningún desplazamiento. En la época de pandemia que vivimos ha supuesto una importante ventaja para todos.

Entre los usos más habituales que se realizan en la banca online destaca la consulta del saldo de la cuenta, y de los ingresos y gastos realizados. Hacemos una radiografía de nuestro dinero; queremos saber y ratificar que todo está en orden.

Pero más allá de que podamos hacer un chequeo a nuestras finanzas y detectar algún posible error, existen diferentes mecanismos que proporcionan seguridad tanto a nuestros ahorros como a las inversiones que hagamos.

El Fondo de Garantía de Depósitos y el Fondo de Garantía de Inversiones ofrecen una cobertura de hasta 100.000 euros. El Consorcio de Compensación de Seguros protege los seguros de vida-ahorro sin límite

La protección comienza contigo

Los inversores y ahorradores pueden tomar diferentes iniciativas para salvaguardar su dinero antes de invertirlo. Lo primero es constatar que la entidad está autorizada por el Banco de España, en caso de que se trate de una entidad de crédito, y por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) si presta servicios de inversión. Solo en estos casos el cliente estará cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos y el Fondo de Garantía de Inversiones.

Si se optara por operar a través de algún intermediario extranjero, con autorización para hacerlo desde España, la CNMV recomienda asegurarse antes de que en su país de origen existe algún tipo de cobertura como las descritas y si está asociada a la misma. Solo se podrá recuperar el dinero si quiebra y existe esta garantía.

Desde el punto de vista del ahorro, Jordi Fabregat, profesor de la escuela de negocios ESADE, recomienda no depositar todo en una misma entidad y ponerlo a nombre de varios titulares; de esta forma, cada uno podría recibir la indemnización del Fondo de Garantía de Depósitos hasta un límite de 100.000 euros.

En cuanto a los fondos, Fabregat indica que es importante conocer qué tipo de liquidación tienen, ya que nos indicará el momento en que podemos vender. Si es diaria, podrá ser cualquier día. Y también al sector que pertenece. “En los inmobiliarios, si se produce un momento de pánico y todos quieren recuperar su dinero a la vez, probablemente se produzca el cierre de dicho fondo, ya que la gestora no se puede deshacer de todos los activos de golpe”, comenta. “Se puede tardar años en recuperar la inversión”.

Protección del ahorro

El Banco de España supervisa a las entidades de crédito, que deben cumplir con determinados niveles de solvencia (la capacidad de una organización para satisfacer todas sus obligaciones de pago) a nivel europeo. Todas están adheridas al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Este fondo responde en caso de que el banco quebrara o tuviera problemas que le impidieran responder ante posibles pagos y obligaciones.

A través del FGD, los clientes pueden recuperar el dinero que tuvieran en cuentas y en depósitos hasta un límite de 100.000 euros por titular y entidad.

Al cierre del primer trimestre de 2020, las familias españolas tenían entre depósitos y efectivo algo más de 925.000 millones de euros; prácticamente el 50% de su riqueza financiera. El resto está repartido entre inversión directa (Bolsa y renta fija), fondos de inversión y fondos de pensiones y seguros de previsión social.

Seguridad Banco de España

Protección a la inversión

“En el caso de los fondos de inversión y los planes de pensiones el activo no está en el banco; es decir, ese dinero no aparece en el balance de la entidad”, explica Jordi Fabregat, profesor de la escuela de negocios ESADE. “Si ésta quebrara, el producto podría seguir funcionando como tal. Su valoración depende de los activos en los que esté invertido”.

Para las inversiones que se realizan a través de una empresa de servicios de inversión (sociedades de valores, agencias de valores y sociedades gestoras de carteras) en lugar de una entidad de crédito, existe el Fondo de Garantía de Inversiones (Fogain) que cubre, hasta un límite también de 100.000 euros por titular, el efectivo o los instrumentos financieros que se tuviera depositados en dicha empresa en caso de que se declarase insolvente. Es importante tener en cuenta que no responde ante la posible pérdida derivada de la propia inversión.

Protección a los seguros de vida-ahorro

El dinero en seguros de vida-ahorro también está protegido. Desde la patronal Unespa explican que este tipo de producto, al igual que el resto de los seguros “están amparados por un fondo específico administrados por el Consorcio de Compensación de Seguros, una entidad pública dependiente del Ministerio de Economía, más conocida por actuar en la cobertura de catástrofes naturales. Si una aseguradora entra en un proceso de liquidación, el consorcio asumirá el pago o deuda con el cliente sin límite alguno.

Además, no tiene que esperar a que concluya el proceso de liquidación, que puede demorarse mucho tiempo. El cliente cobra antes, y también más de lo que haría en un proceso normal de liquidación”, indican desde la patronal del seguro.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *