Envejecimiento Poblacional en España: ¿por qué los mayores de 65 mueven el mundo?

El envejecimiento de la población en España y en Europa es un hecho. La esperanza de vida en países desarrollados no para de crecer y nuestra calidad de vida mejora. Una fórmula mágica da como resultado una cada vez más numerosa población de mayores de 65 años que llegan a la jubilación, por lo general, en muy buenas condiciones y que pueden y quieren seguir en activo. Hablamos de personas saludables, activas, digitalizadas y con independencia financiera.

envejecimiento de la media laboral

“La jubilación se ha convertido en una nueva oportunidad en la vida”, afirma el escritor, consultor, profesor y especialista Juan Carlos Alcaide, autor del libro Silver economy. Mayores de 65: el nuevo target (LID de.). El título incluye un término, el de silver economy, acuñado por la Unión Europea para referirse al músculo financiero de nuestros séniors: la economía plateada.

Si nos vamos a jubilar entre los 60 y los 70 años, no solo vamos a llenar nuestro tiempo con cosas que nos hacen plenamente felices, según Alcaide. “No es saludable ni sostenible porque hay ciertas evidencias que correlacionan la actividad profesional y la mental, que implican estar en activo, con salud”, añade el consultor.

Modalidades de jubilación

La edad de jubilación se tiene que leer en términos de añadido de años a la vida, pero también de vida a los años. Muchos de los que llegan a esa etapa, además, consideran que es un buen momento para viajar, cultivarse y ayudar a los demás. De ahí que previsiblemente cada vez habrá más jubilados dedicados a nuevas actividades, porque cada vez hay más gente en plena forma y con mayor preparación en edad de retirarse.

De hecho en España existe la posibilidad de jubilarse, cobrar la pensión, y compatibilizarlo con una actividad por cuenta propia siempre que los ingresos no superen al año el Salario Mínimo interprofesional, es la llamada jubilación activa.

Otras posibilidades de continuidad laboral son la jubilación parcial y la jubilación flexible. En la primera, a partir de 60 años, el trabajador acuerda con la empresa un trabajo por horas pero se accede al cobro de la prestación por jubilación reducida en proporción a la jornada de trabajo. En la flexible, ya es necesario ser pensionista, se vuelve a la actividad –de forma parcial– y se puede percibir tanto un sueldo como la prestación, disminuida en relación inversa a la jornada de trabajo que se va a realizar.

Queremos ser jubilados activos

Los avances médicos y nuestra mejor calidad de vida hace cada vez más factible que lleguemos a vivir cien años, sin embargo el 74% de los españoles no se ha planteado las consecuencias de vivir 30 años más tras su retiro laboral. Así se deduce del estudio Perfiles de ahorro ante la jubilación según las nuevas tendencias del mercado, elaborado por el Observatorio de Pensiones de Caser.

A pesar de ello, la mayoría tienen claro que seguirán con sus actividades habituales de ocio cuando se jubilen y si es posible las realizarán con mayor frecuencia. En concreto, para el 83% de los encuestados, la actividad más presente será disfrutar de estar con la familia y/o amigos, además, cuidarse e ir de compras, con mucha o bastante regularidad.

Eva Valero, directora del Observatorio de Pensiones Caser, destaca que “vivimos tiempos excepcionales por las consecuencias globales de la covid-19. La crisis económica, sanitaria y social ha marcado a toda la sociedad. Por ello, en este contexto la principal recomendación para que durante nuestra jubilación podamos disfrutar de las actividades habituales, es planificar nuestras finanzas y, en consecuencia, nuestro periodo de retiro tan pronto como ingresemos en el mercado laboral, siempre en función de nuestro perfil como ahorrador y las necesidades de cada persona”.

Fuerza de trabajo válida

Por otra parte, muchos demógrafos y los mayores expertos en la economía del envejecimiento advierten contra una tendencia ya generalizada: hay que tratar de cambiar la mentalidad de los empresarios que son proclives a pensar que si alguien debe salir de los trabajos es el empleado de mayor edad, porque resulta caro de mantener, y la experiencia “siempre se puede sustituir por dos o tres becarios”. No es siempre cierto, ni mucho menos. Veamos.

Bartolomé Freire, doctor en Psiquiatría y autor del libro La jubilación, realizó 150 entrevistas a diversos jubilados, identificó cinco estrategias u orientaciones más frecuentes, según el propósito dominante que les guiaba, y les categorizó como atareados, disfrutadores, sosegados, exploradores y desenfocados. Un 53% de los mayores de 65 años emprenden nuevas actividades tras la jubilación, según datos del Imserso.

Jubilados en bicicleta

¿Cómo será el empleo de aquí a 2025?

Según el informe de la Comisión Europea de mayo de 2018, así cambiará el mundo de cuidados a nuestros mayores hasta 2025. ¿Qué tipo de negocio hay que emprender?

  • Si la economía de mayores (silver economy) fuera una nación soberana, representaría la tercera economía más grande del mundo, solo por detrás de EE UU y China.
  • En 2025, más de un tercio de los europeos trabajará en la economía de mayores.
  • En 2025 creará 88 millones de empleos y aportará 6,4 billones de euros al PIB europeo (el 32% del total).
  • Los mayores requerirán un 15% anual más cada año en inversiones hasta 2025.
  • El gasto en asistencia sanitaria a mayores en 2030 representará cerca del 8,3%, en la Unión Europea.

El día a día está lleno de ejemplos. Javier Serrano, jubilado bien atareado, se considera un exiliado del trabajo oficial. Pintor, ilustrador y director gráfico y creativo durante más de 20 años en la editorial Anaya Educación, lleva fuera de la empresa más de cuatro años. “No he dejado de estar en activo nunca, aunque ahora no tenga perspectivas económicas apreciables”, reflexiona. “Mi profesión ahora es la misma, mi apetito sigue siendo igual, me gusta lo que hago. No tengo experiencia de esfuerzo remunerado como una obligación. He disfrutado mucho por lo que me pagaban, nunca me ha fallado el músculo de la voluntad creativa, ha sido siempre muy satisfactorio”, comenta.

En estos momentos, Serrano está entregado a un encargo: una nueva versión de la obra de Miguel de Unamuno San Manuel Bueno, mártir, para la editorial Vicens Vives. Y no para. Está también trabajando mano a mano el poeta Alfredo Ramos para componer, con sus versos-prosa, una serie que tal vez se convierta en un libro. Ahora se han publicado en Internet, en su blog La posada del sol de medianoche, unos dibujos para unos textos cortos que se llaman Caminatas. “La jubilación para mí carece de identidad, no distingo estar parado o en activo. A mí me afectó el dejar de estar en el espacio físico de la empresa, dentro de la tensión del trabajo que se considera útil, que significara algo para alguien o algo”, continúa Serrano.

Planificación a futuro

La mayor preocupación de nuestros mayores jubilados sigue siendo la importancia de haber consolidado una planificación financiera o un plan de pensiones para hacer frente a esta parte de la vida: “No hay otra opción que planificar. Ya hemos visto con esta pandemia que el futuro no existe. Hay que pensar en el presente, pero sin olvidar el futuro. Un libro referente en este contexto es La vida de 100 años, de Linda Gratton y Andrew Scott”, afirma Alcaide. En ese texto todo gira en torno a la idea de que con la prolongación de la esperanza de vida y con la eclosión o saturación del actual sistema de pensiones no habrá más remedio que revisar el actual sistema e introducir modificaciones que tienen que ver con los años de cotización. Es necesario incentivar, mediante lo que podemos llamar ayudas, a las personas para que hagan planes de patrimonialización, por un lado, los planes privados de pensiones y, por otra parte, productos y seguros financieros, continúa Alcaide.

Está claro que, en la medida de lo posible, debemos invertir en nuestro futuro, tener un ahorro más activo y menos pasivo y convertirnos en financieros, lo que debería ser una asignatura ya en todas las escuelas.

Deja un comentario

  1. Felicidades por el artículo tan bueno. Yo pienso que a partir de los 65 años se debe valorar la experiencia que nos pueden brindar. Lo único habría que vigilar la salud realizando revisiones medicas periódicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.