Deportes de riesgo en vacaciones: ¿qué debes saber?

¿Qué hago si me regalan un salto en paracaídas desde una avioneta? Y si me atrevo a hacer puenting, ¿puede pasarme algo? Antes de dar el paso, es bueno conocer las limitaciones de cada uno para evitar una experiencia desagradable. También las coberturas del seguro que ofrecen estas actividades.

Deportes de Riesgo en verano

Verano es sinónimo de ocio, vacaciones… y deportes de aventura. En esta época, muchos disfrutan de su tiempo libre practicando actividades que implican cierto riesgo. Barranquismo, puenting, paracaidismo, parapente, escalada, alpinismo… la lista es amplia, y son muchas las empresas especializadas que ofrecen estos servicios. Pero antes de decidirse, hay que comparar y ver bien qué propone cada una.

Desde hace casi 30 años, José Carlos de Santiago organiza distintas actividades de aventura en la Sierra Norte de Madrid: descensos en piragua, espeleología, parapente, saltos en tirolina, escalada, rutas senderistas y en mountain bike. También puenting, una experiencia única que combina la superación personal con la máxima adrenalina.

Puenting

José Carlos ha perdido ya la cuenta de los miles de saltos que ha coordinado como monitor en estas tres décadas. Este monitor tiene clara una cosa. Aunque esté clasificado como deporte de riesgo, el puenting es el más seguro de todos los que se realizan al aire libre. «Tiene mucho de riesgo aparente y muy poco de riesgo real. Es una actividad 100% segura porque todo lo puedo controlar yo, no hay ningún factor externo que surja y no pueda prever. Además, todo está controlado por triplicado y los protocolos de seguridad son muy claros», explica. De hecho, jamás ha presentado un parte de accidente durante un salto de puenting.

La actividad la supervisan cuatro monitores. Uno se encarga de la seguridad, otro controla la recepción y un tercero vigila el lanzamiento, todos ellos coordinados por un jefe de salto. “Como mucho puedes padecer algún percance leve. Si llevas un piercing o un colgante, pueden hacerte una herida al lanzarte al vacío. O puedes sufrir una rozadura con el arnés por no llevar la ropa adecuada, pero nunca va a haber una caída”, insiste. Cualquiera puede atreverse con este deporte, excepto quienes padecen enfermedades coronarias. Imprescindible, eso sí, vestir ropa cómoda.

Salto en paracaídas

Algo parecido ocurre con el salto en paracaídas, otro deporte de riesgo en el que se extrema la seguridad. En el caso de los saltos en tándem, los equipos que se utilizan son paracaídas de un tamaño mucho más grande que están diseñados especialmente para soportar el peso de dos personas. No es necesario estar en buena forma física para lanzarse al vacío, aunque hay algunas excepciones. Quienes pesen más de 100 kilos no pueden saltar. Además, las discapacidades físicas no impiden el salto, pero sí lo condicionan, por lo que es necesario consultar antes de realizar la reserva.

Una última recomendación: llevar ropa cómoda (pantalones cortos y camiseta si hace calor; o manga larga, forro polar y pantalones largos en invierno). No hay que olvidar que sobre la ropa se viste un mono de salto. Por eso, si las prendas quedan muy ajustadas pueden provocar ciertas molestias. Tampoco son recomendables las botas ni los zapatos (mocasines, tacón, sin cordones). Lo mejor es el calzado deportivo.

Quienes pesen más de 100 kilos no pueden saltar. Además, las discapacidades físicas no impiden el salto, pero sí lo condicionan, por lo que es necesario consultar antes de realizar la reserva.

Ojo con lo que contratamos

En algunas actividades de aventura, la ausencia de pericia física y psíquica del participante puede dar al traste con todo. Por eso, antes de contratar nada, hay que ser muy consciente de nuestras condiciones físicas y habilidades. Porque el percance puede aparecer en deportes tan aparentemente inofensivos como el senderismo. “Imagínate que contratas una ruta con cierto nivel de dificultad y que, a mitad de camino, un participante te dice que no puede seguir. ¿Qué haces? Aquí ya tienes un problema serio. Si sigues, esa persona puede sufrir un accidente. A la vez, puede haber alguien que te quiere demandar por incumplimiento de contrato. Hay un montón de condicionantes que tú no controlas”, señala José Carlos de Santiago. De ahí la importancia de reconocer nuestras limitaciones, y de aplicar el sentido común y la prudencia ante actividades en las que intuimos que lo podemos pasar mal.

protegerse deportes

Protección

Estos deportes extremos incluyen la protección del seguro, que es de dos tipos. Por un lado, está el de accidentes, que garantiza una serie de coberturas al usuario (invalidez, tratamiento médico, rescate, indemnización). Además, las empresas tienen suscrito un seguro de Responsabilidad Civil, una póliza destinada a hacer frente a las consecuencias económicas de una reclamación de terceros de la que el asegurado resulte civilmente responsable. Al contratarlo, la empresa se garantiza unas coberturas básicas que incluyen la defensa judicial y protección jurídica. Además, los seguros de Responsabilidad Civil cuentan con un abanico amplio de coberturas opcionales, que se adaptan a las necesidades y a las características de cada empresa.

José Carlos de Santiago considera positivo que quienes participan en estas actividades deportivas conozcan bien qué cubre el seguro y qué no, para evitar posibles malentendidos en caso de tener que poner una reclamación. “En ese sentido, estoy muy tranquilo porque nunca ha pasado nada. Llevo casi 30 años sin pasar un parte al seguro… y que dure”, remacha.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.