Negligencia veterinaria: ¿cómo actúo?

Los Colegios de Veterinarios de las comunidades autónomas velan por la buena praxis y tienen potestad para sancionar a los ‘intrusos’. Pero si queremos ser compensados económicamente debemos ir por la vía civil o penal.

Qué hacer ante una negligencia veterinaria

Cristina C. llevó a su perro al veterinario, que le recomendó esterilizarlo. Tras sopesarlo bien, le llamó al cabo de los días para programar la cirugía. En todo momento se sintió tranquila porque el profesional le aseguró que era una operación muy sencilla de la que no debía preocuparse. El día de la operación dejó a Lucas en la clínica por la mañana y cuando fue a recogerle le informaron que la intervención había salido mal y el animal había fallecido. Sin ninguna otra explicación le pidieron que abonase el dinero de la operación, ya que no había sido culpa suya, pero ella se negó a pagar. Hoy continúa pensando que se cometió algún tipo de error en la operación o negligencia veterinaria.

Se trata de un caso aislado, pero muchas veces, en función del desenlace de una intervención veterinaria, se puede sospechar que no se han hecho bien las cosas. “En muchas ocasiones es solo cuestión de percepción, pero si una persona siente que a su mascota no se le ha atendido bien, tiene el derecho de denunciar”, invita Manuel Lázaro, miembro de la junta de Gobierno del Colegio de Veterinarios de Madrid y profesional clínico con más de 30 años de experiencia.

“En muchas ocasiones es solo cuestión de percepción, pero si una persona siente que a su mascota no se le ha atendido bien, tiene el derecho de denunciar”

Manuel Lázaro, miembro de la junta de Gobierno del Colegio de Veterinarios de Madrid

Desde esta institución velan por la buena praxis y por la defensa del consumidor en todos los ámbitos de la profesión veterinaria. Cuando una persona pone en su conocimiento un caso de posible negligencia veterinaria se abre un expediente informativo y si se comprueba que el veterinario ha cometido algún error, el expediente pasa a ser sancionador. Esta sanción puede ir desde una amonestación, si el caso ha sido leve, hasta la suspensión del colegio, si se han producido casos recurrentes o un caso muy grave.

Si pretendemos que la denuncia tenga efecto debe ser realizada por un hecho grave y estar seguros de que la situación merece este tipo de reclamación. Es decir, que el animal haya resultado herido en una intervención o haya fallecido.

Si el propietario del animal quiere recibir una compensación económica por el error que se ha cometido con su mascota, debe acudir a un abogado y denunciar por la vía civil o penal.

Para poder denunciar es fundamental tener una copia de su historia clínica y contar con alguna prueba en la que quede constancia de que la práctica fue contraria a la ética profesional.

5 claves para elegir a un buen veterinario

Gato con collar isabelino por negligencia del veterinario
  1. Adelántate. El primer consejo que cualquier profesional –o dueño de mascotas– puede darte es no esperar a que tu animal necesite atención médica para buscar al veterinario ideal. Encontrarlo te llevará tiempo, esfuerzo y paciencia, por lo que esperar a un momento de urgencia no es la mejor elección. De hecho, si aún no tienes mascota pero estás pensando en adoptarla –o comprarla–, muchos profesionales recomiendan buscar veterinario al mismo tiempo.
  2. Comprobar que está colegiado. Para que un veterinario pueda practicar el ejercicio clínico, además de tener un título universitario debe estar colegiado. Por ello, Manuel Lázaro, del Colegio de Veterinarios de Madrid, asegura que el primer paso para elegir bien a un médico es asegurarnos de que pertenece a un colegio profesional. “Que una persona atienda a animales y haga diagnósticos sin estar colegiado es ilegal”, afirma contundente. Podemos comprobar su alta en la página del Colegio de Veterinarios de la comunidad donde opere su actividad de manera gratuita. Pero si nos hemos saltado ese paso, Lázaro indica que el número de colegiado debe estar indicado en cualquier receta o tratamiento. “Raro es que, cuando acudamos al veterinario no nos den una tarjeta de vacunación o de visita, y en ambas debe aparecer”, sentencia.
  3. Estudia tus prioridades. Cada persona tiene unas necesidades particulares. La mayoría tienen que ver con el horario de atención, la disponibilidad, la ubicación y el coste medio de las visitas. Pero también deberás tener en cuenta si cuentan con servicio de urgencias, visitas a domicilio, servicios adicionales como peluquería, cirugía… También es importante si en la clínica hay un veterinario o varios, porque, de este modo, si el tuyo no está disponible, tu mascota podrá ser tratada en la misma clínica. Por otra parte, si tienes seguro de animales, tendrás que elegir a un veterinario que tenga acuerdo con tu compañía. En definitiva, hacer una lista con tus prioridades podrá servirte de ayuda.
  4. Visita antes la clínica. Antes de tomar una decisión acude personalmente a la clínica. De este modo podrás ver en persona sus instalaciones, conocer a los profesionales que os atenderán… Muchas veces, una imagen vale más que mil palabras, aprovecha esta ventaja e inspecciona bien el lugar donde tu mascota será tratada. 
  5. Comunicación. Al igual que cuando acudimos a un médico valoramos que nos explique nuestro diagnóstico y tratamiento con un lenguaje claro y sencillo, también lo agradeceremos si nuestro veterinario actúa del mismo modo. “Muchos malentendidos y confusiones podrían haberse evitado con una buena comunicación”, asegura el miembro de la junta de Gobierno del Colegio de Veterinarios de Madrid.

¿Cadena o clínica tradicional?

Tal y como ocurrió con las clínicas de odontología, las cadenas controladas por fondos de inversión han llegado al sector veterinario. Y al igual que la competencia y las guerras de precios como medio de ampliar mercado han provocado el cierre de muchas clínicas dentales, varios centros veterinarios están siguiendo el mismo camino. “Es cierto que los fondos de inversión tratan de rentabilizar su dinero y que no siempre se presta atención en la calidad de la clínica en ese proceso, pero también hay buenos veterinarios en estas cadenas”, expone el experto Manuel Lázaro.

Sin embargo, ese interés por rentabilizar la inversión está generando muchas dudas entre los propietarios de animales que en ocasiones llegan a sentirse desconcertados. “Dejé de ir al centro veterinario al que iba porque nunca sabía si las recomendaciones que me daban guardaban un interés económico. Por ejemplo, un día me intentaban vender un pienso y otro día otro diferente, o un arnés concreto para aliviar la presión muscular”, afirma Elena Sánchez, burgalesa propietaria de un pastor alemán. Sin duda el hecho de que muchas de estas cadenas dispongan de una gran tienda pueda infundir dudas en el trato a nuestras mascotas, pero el veterinario Manuel Lázaro recuerda que a pesar de que puedan incurrir en estas prácticas comerciales no significa que nuestro animal vaya a ser peor o mejor tratado.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.