¿Cómo evitar (o retrasar) la visita al veterinario?

Llevar a cabo una serie de atenciones y estar atentos a su comportamiento influye directamente en la salud de perros y gatos. Dos veces al año –como mínimo– deberían pasar por consulta.

Revisión veterinaria en perros

Tener un perro o un gato en nuestro hogar implica una serie de responsabilidades relativas a su cuidado y atención que debemos conocer y llevar a cabo para que nuestra mascota tenga una vida plena y saludable. Hemos pedido al veterinario madrileño Fernando Pérez Marcos que resuma en cinco los pilares básicos en los que deben fundamentarse esos cuidados.

Voz de alarma

“El mejor aliado y ayudante del veterinario suele ser el dueño del animal”, asegura Fernando Pérez Marcos. “Cuando un propietario nota a su mascota triste o diferente, los veterinarios debemos hacerles caso y actuar, porque suele ser el primer indicativo de que algo va mal”. El experto argumenta su premisa: no significa que los propietarios podamos tratarlos, pero sí ayudar a detectar ciertas dolencias.

Nadie mejor que el dueño del animal para conocer su estado de ánimo. “Si siempre nos reciben juguetones al llegar a casa y de repente no acuden a nuestro encuentro es un síntoma de que algo está ocurriendo”, insiste Pérez Marcos.

Aparte del estado de ánimo, otros síntomas de que algo raro acecha a nuestra mascota pueden manifestarse en el estado de pelo y su piel, y por su supuesto en secreciones anómalas, sangrados, diarreas o en la debilidad muscular. “Por otra parte, cada raza y cada edad son propensas a padecer con mayor frecuencia ciertas enfermedades”, asegura el veterinario.

Por ejemplo, en el caso del bulldog inglés y el francés, deficiencias cardiorrespiratorias. Hay que estar atentos a su respiración, a quejidos anómalos o a si aumentan su frecuencia respiratoria, ya que nuevamente “detectar a tiempo una patología de este tipo es directamente proporcional a las posibilidades de que el animal sobreviva”. Palabra de experto.

1. Medicina preventiva. El refranero se adapta a los cuadrúpedos, y el “más vale prevenir que curar” es un axioma para todos los seres vivos. Desparasitar interna y externamente a nuestra mascota y cumplir con un calendario exhaustivo de vacunaciones y revisiones programadas influye decisivamente en la óptima salud de nuestros perros y gatos.

Cuidados de perros en casa

2. Alimentación sana y equilibrada. Cumplir con este punto no significa ofrecer a nuestras mascotas cualquier alimentación. En el sector existe una multitud de opciones. Desde gamas más básicas hasta alimentos de primera calidad y de última generación. Pérez Marcos, director técnico y cirujano jefe del hospital veterinario Retiro, en Madrid, recomienda no escatimar en este punto, ya que la buena salud de nuestros amigos se fundamenta en la nutrición. Además, por muy buena idea que nos parezca ofrecerles la misma comida que nosotros consumimos, “es un error que puede derivar en trastornos, desde alergias alimentarias hasta problemas digestivos, metabólicos, endocrinos…”, comenta el experto.

3. Actividad y sociabilización. Las mascotas no son juguetes ni plantas y debemos potenciar su actividad física, pero sobre todo la de ciertas razas. Por ejemplo, “tener a perros cazadores en ambientes urbanos sin posibilidad de salir y disfrutar el tiempo adecuado de la naturaleza influye en su óptimo desarrollo psicomotor”, cuenta Pérez Marcos. En cuanto a los gatos, necesitan estar en contacto con el campo y el aire libre, subirse a los árboles… Son animales cazadores que disfrutan persiguiendo a pájaros y atrapando a roedores, prácticas que influyen directamente en su desarrollo. La realidad es que la sociedad urbana en la que vivimos impide facilitar a los felinos estas actividades, pero debemos ser conscientes de que tener un gato encerrado en casa no es lo ideal. “En cuanto a la sociabilización, debemos buscar que la relación con nuestras mascotas sea fluida, óptima y con un entorno lo más natural posible”.

4. Higiene. Debemos tener a nuestras mascotas limpias y utilizar productos y champús adecuados a su pelo y especie. “Tener la práctica de cepillar su pelaje casi a diario evitará grandes enredos, además de eliminar la suciedad que haya entre el pelo”, explica el experto. Acostumbrar a los gatos a bañarse desde pequeños puede ser una gran ventaja, pero si nuestros pequeños son reacios al agua, podemos dejar que se acicalen solos pero protegerles de bolas de pelo con productos de malta.

5. Veterinario. Las visitas al veterinario no hay que relegarlas. Al menos debemos acudir a nuestro profesional de confianza dos veces al año, según Pérez Marcos. “En una de ellas deberá hacerse un chequeo exhaustivo en el que se comprueben parámetros básicos. A edades tempranas será suficiente con comprobar su salud bucodental, su piel y sus oídos; pero según se vaya acercando a la edad adulta deberá completarse con analíticas, radiografías, ecografías…”. Detectar ciertas patologías en fases en una visita rutinaria resulta fundamental para abordarlas con éxito, tal y como ocurre en salud humana. “Descubrirlas cuando el problema ya está más establecido y avanzado puede no tener marcha atrás, por ello estas visitas son tan esenciales”, concluye.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.