Derechos y obligaciones de una mascota en casa

Las vacunas, la esterilización obligatoria… Encapricharse con un perro o un gato acarrea trámites y responsabilidades que pasan, ante todo, por velar el cuidado y la salud del animal el resto de su vida.

Derechos y obligaciones mascotas

En 2019, el 49% de las mascotas que llegaron a los hogares españoles fueron adoptadas, cuatro puntos por debajo del año anterior. En 2018, casi 140.000 perros y gatos fueron acogidos en refugios y asociaciones protectoras del país, pero no todos encontraron una familia después. Los datos dicen que en España no se adoptan tantas mascotas como se debería. Además, tener a uno de estos animales en casa requiere cumplir unos derechos y deberes que marca la ley, de cuyo cumplimiento se encargan las protectoras. “Cada asociación puede establecer sus condiciones para la adopción, siempre que esta cumpla con la normativa de la comunidad autónoma correspondiente y/o estatal”, cuenta Alba Jornet, Técnica del Área de Animales Domésticos de la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA). “Normalmente las condiciones establecidas por las protectoras son similares, y se basan en velar por la salud, seguridad y bienestar de los animales”, concluye.

Si quieres saber si la protectora elegida es una institución fiable, existen registros oficiales en los que comprobar que cumplen todos los requisitos.

¿Cómo inicio mi adopción?

Escoge la protectora a la que acudirás para adoptar tu mascota. Si quieres saber si trata de una institución fiable, existen registros oficiales en los que comprobar que cumplen todos los requisitos. Es obligación de los Ayuntamientos poner “en marcha medidas de fomento de la adopción de los animales abandonados y vagabundos”, según marcan leyes como, por ejemplo, la de Protección de los Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid. “El destino prioritario de los animales domésticos abandonados será su adopción”, dice la misma ley en Galicia.

¿Todo el mundo puede adoptar un animal?

Sí, pero los criterios los marca cada entidad o protectora. “La persona adoptante debe, como mínimo, ser consciente de la responsabilidad que implica tener un animal a su cargo durante toda su vida y de que, para garantizar su bienestar, se requiere tiempo, dedicación, recursos económicos y espacio suficiente y adecuado”, afirma Alba Jornet, de FAADA. El adoptante, además, se compromete a no ceder el animal a terceros sin informar a la entidad, “a sacrificarlo solo si es por motivos humanitarios –y, siempre, previa recomendación veterinaria–, y a esterilizarlo en el caso que este sea un cachorro”, añade Jornet.

Cuidar a tu Mascota

¿Adoptar un animal es gratuito?

Son los veterinarios de los centros de acogida los que deben declarar apto a un animal para la adopción. Una vez superado ese requisito, podrán ofrecerlo a las familias adoptantes, que no pagarán nada por llevárselo a su hogar. Eso sí, “se podrá repercutir sobre el adoptante el coste de los tratamientos que precise el animal, la identificación y la esterilización del mismo”, según marca la ley.

¿En qué condiciones debe entregarse el animal?

Las protectoras y los centros de acogida deben entregar los animales perfectamente identificados, vacunados y desparasitados. El correcto estado higiénico-sanitario debe entregarse al adoptante junto con la documentación (cartilla y número de identificación). La ley insiste que, si el animal requiere de unos determinados cuidados veterinarios, debe informarse de los mismos al adoptante, así como del coste estimado de dichos tratamientos.

¿Es obligatoria la esterilización?

Depende de la comunidad autónoma. Es el veterinario de la protectora el que debe indicar si el animal la requiere o no, pero a veces también se obliga al dueño a firmar un compromiso de esterilización en el futuro, por si no fuera posible hacerlo en el momento de la adopción por la propia salud de la mascota. “Desde FAADA consideramos que la identificación y esterilización de los animales deberían ser obligatorias en todas las transacciones para evitar tanto la sobrepoblación como el nivel actual de abandono en España”, asegura Jornet.

¿Se puede acoger a algún animal en lugar de adoptarlo?

Sí, esta fórmula existe y permite que los animales crezcan en hogares antes de ser dados en adopción, lo que favorece su crecimiento y desarrollo. “Las casas de acogida ofrecen una gran ayuda tanto para el centro (evitando hacinamientos), como para el animal, cuya calidad de vida mejora, especialmente en casos de animales ancianos, cachorros o enfermos que requieren una atención y cuidado que difícilmente pueden tener en la jaula de un refugio. Asimismo, vivir en un entorno familiar adecuado a la espera de la adopción mejora la socialización y el estado psicológico del animal”, cuenta Alba Jornet. No todas las comunidades autónomas permiten estas casas de acogida.

¿Debo asegurar al animal?

Es aconsejable que los animales adoptados dispongan de un seguro veterinario que cubra los gastos de atención sanitaria del animal que pueden llegar a ser grandes según vaya cumpliendo años. Son pólizas que cubren gastos de operaciones y tratamientos, aunque a veces también cubren los relacionados con la propia posesión del animal. La ley también obliga a contratar un seguro de responsabilidad civil para determinados perros de razas consideradas peligrosas, comúnmente denominado seguro para perros peligrosos.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *