Inconvenientes de los suelos radiantes y ventajas

Hoy en día existen múltiples sistemas de calefacción y el suelo radiante es uno de ellos. Se trata de una solución que presenta un bajo consumo y un alto nivel de confort, pero a la hora de tomar la decisión de instalarlo también hay que tener en cuenta los inconvenientes del suelo radiante para determinar si se trata del sistema óptimo para nuestra vivienda o negocio.

suelo radiante ventajas

Hoy en día existen múltiples sistemas de calefacción y el suelo radiante es uno de ellos. Se trata de una solución que presenta un bajo consumo y un alto nivel de confort, pero a la hora de tomar la decisión de instalarlo también hay que tener en cuenta los inconvenientes del suelo radiante para determinar si se trata del sistema óptimo para nuestra vivienda o negocio.

¿Qué son los suelos radiantes?

Quienes se preguntan qué es el suelo radiante porque están pensando en instalarlo se sorprenderán al saber que se trata de una solución cuyas ventajas descubrieron los romanos, que ya utilizaban este sistema de emisión de calor para calentar las termas. 

El suelo radiante consiste en instalar tuberías bajo el pavimento por las que circula agua caliente, lo que permite que el calor generado se irradie de manera uniforme a las diferentes estancias.

suelo radiante averia

Inconvenientes de los suelos radiantes

Es importante tener en cuenta las ventajas y desventajas del suelo radiante para determinar si es realmente el sistema que necesitamos y si se ajusta a nuestro presupuesto. 

Muchas personas se decantan por este sistema de calefacción deslumbradas por los numerosos beneficios que conlleva, sin tener en cuenta los inconvenientes del suelo radiante, entre ellos los siguientes:

Precio

Uno de los grandes inconvenientes del suelo radiante es su precio, ya que supone una inversión inicial más alta que otros sistemas de calefacción, si bien es cierto que se rentabiliza a corto plazo. 

Instalación

La instalación del suelo radiante conlleva cierta complejidad técnica. Por este motivo, es un sistema indicado para obra nueva o para la rehabilitación integral de un inmueble. 

¿Cómo se instala un suelo radiante?

La instalación del suelo radiante se realiza bajo el pavimento. Además de la colocación de las tuberías, hay que tener en cuenta cómo instalar el suelo radiante, lo que implica una nivelación previa del suelo y la colocación de una banda perimetral para evitar las tensiones derivadas de las dilataciones y contracciones.

También será necesario instalar colectores, un sistema de paneles o placas aislantes, y realizar el equilibrado hidráulico y el vertido de mortero. Todo ello hace necesaria la presencia de un profesional especializado en suelo radiante. 

Mantenimiento

Si tenemos suelo radiante, el mantenimiento es uno de los aspectos clave para conseguir un correcto funcionamiento. Con el fin de evitar posibles averías, conviene acometer labores de limpieza y reciclaje del agua que se ha introducido en el sistema cada cierto tiempo. 

Si no eliminamos las sustancias que se van acumulando en las tuberías el agua no podrá fluir y disminuirá el rendimiento de la instalación, elevando el riesgo de averías. Además, realizar un mantenimiento preventivo contribuye a alargar la vida de los componentes y ayuda a que el sistema se encuentre siempre en óptimas condiciones.

Averías comunes en los suelos radiantes

Si en nuestro suelo radiante el mantenimiento es nulo, a la larga tendremos que enfrentarnos con problemas como un aumento de la energía consumida, pérdidas en la transmisión o la distribución irregular del calor, además de las temidas fugas, que en ocasiones también pueden venir provocadas por una rotura de la tubería. 

Contar con un seguro de hogar supone una tranquilidad extra para el usuario, ya que no solo cubre los daños por agua, sino que los seguros más completos cuentan con interesantes coberturas que incluyen roturas o recomposición estética, lo que resulta especialmente interesante si nos decantamos por la instalación de suelo radiante.

Ventajas de los suelos radiantes

A pesar de los inconvenientes de los suelos radiantes, este sistema de calefacción también cuenta con grandes ventajas, entre ellas las siguientes:

Bajo consumo

En el suelo radiante la temperatura del agua oscila entre los 30 y los 45º C, mientras que en los sistemas tradicionales debe alcanzar entre 80 y 85º C. Además, el caudal de agua que se necesita es pequeño. Todo ello hace que el consumo energético sea mínimo, con un ahorro de más del 20% en la factura energética

Uso de energía renovable

Si combinamos el suelo radiante con geotermia, aerotermia, biomasa o energía solar conseguiremos un sistema de climatización sostenible y respetuoso con el medio ambiente. 

Confort

Con el suelo radiante la temperatura se expande hacia arriba, lo que proporciona una distribución del calor más uniforme, mejorando el confort.

Ante las ventajas y los inconvenientes del suelo radiante, lo principal es valorar si este sistema que se adapta a nuestras necesidades, a las características de nuestro inmueble y a nuestro presupuesto.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.