¿Cómo hacer un reparto de herencia sin testamento?

Tras el fallecimiento de un familiar, queda un largo camino de trámites por hacer. Uno de ellos es saber si la persona ha hecho o no testamento. Si no lo ha hecho, toca realizar un reparto de la herencia sin testamento, lo que conlleva más dificultades que si el fallecido hubiera dejado por escrito su voluntad ante notario. Estar bien informado, en estos casos, es clave para saber cómo actuar.

herencia viuda hijos

Tras el fallecimiento de un familiar, queda un largo camino de trámites por hacer. Uno de ellos es saber si la persona ha hecho o no testamento. Si no lo ha hecho, toca realizar un reparto de la herencia sin testamento, lo que conlleva más dificultades que si el fallecido hubiera dejado por escrito su voluntad ante notario. Estar bien informado, en estos casos, es clave para saber cómo actuar.

¿Cómo saber si un fallecido hizo testamento?

Cuando una persona fallece, en ocasiones los familiares dudan acerca de si el fallecido hizo en su momento testamento o contrató algún seguro. 

Si soy el beneficiario de un seguro de vida, ¿cómo lo puedo saber? Es muy fácil. Solo tienes que acudir al Registro de Seguros con Cobertura de Fallecimiento para confirmar si el fallecido tenía contratados seguros de decesos

Y si dudas acerca de si la persona fallecida tenía o no testamento, debes acudir al Registro de Últimas Voluntades para informarte, ya que, si eres heredero y no lo sabes, nadie te avisará de ello. Solo pueden solicitar la declaración de herederos los hijos del fallecido, sus padres, cónyuge, hermanos y sobrinos, los tíos y los primos, así como el Estado.

herencia sin testamento

Ejemplo de reparto de herencia sin testamento

Un ejemplo práctico de reparto de herencia sin testamento muy común es un fallecido con una casa solo suya que deja viuda e hijos. En este caso, los hijos heredarían todos sus bienes, aunque tendrían que dar la legítima de la herencia a la viuda. 

La legítima sería el usufructo de un tercio de la vivienda. Por tanto, los hijos podrían exigirle el pago de un alquiler o incluso no dejarle vivir en la casa si desean venderla. En estos casos, lo común es llegar a un acuerdo y conmutar el derecho de este usufructo vitalicio por una cantidad de dinero que dependerá de la edad que tenga la viuda.

El reparto de la herencia sin testamento es más complicado que cuando el fallecido ha dejado plasmada su voluntad. Siempre es mejor anticiparse y facilitar en vida a tu familia cualquier trámite, o dejarse aconsejar por expertos si esto no ha ocurrido así. Con la contratación de un seguro de decesos familiar, por ejemplo, un equipo de profesionales se encarga de estar al lado de los familiares del fallecido para resolver cualquier trámite.

Reparto de herencia entre hermanos sin testamento

Hacer testamento es muy fácil, pero tres de cada cuatro personas fallecidas no dejan ante notario su voluntad, lo que conlleva ciertas dificultades en el reparto de la herencia sin testamento.

Si hablamos del reparto de herencia entre hermanos sin testamento, la situación no es muy complicada, ya que todos los hijos del mismo padre y madre heredarán por partes iguales. Si no se ha dejado por escrito que los padres hayan querido mejorar a uno de los hijos en detrimento de otros, los hermanos son herederos en igual porcentaje.

Reparto de herencia sin testamento entre viuda e hijos

En el reparto de herencia sin testamento entre viuda e hijos, la normativa establece el orden sucesorio. En la gran mayoría de las Comunidades Autónomas, los hijos o descendientes del fallecido son quieres heredarán sus bienes, teniendo en cuenta que el viudo o viuda tiene derecho al usufructo viudal de una tercera parte de la herencia, lo que se conoce como tercio de mejora. Si falta alguno de los hijos porque hubiera fallecido, su parte le correspondería a sus hijos, es decir, a los nietos del fallecido, en caso de que los hubiera.

Si el fallecido no tuviera hijos o nietos, heredarían los ascendientes, es decir, el padre y la madre, por igual. Y si solo viviera uno de los padres porque el otro hubiera fallecido, ese progenitor heredaría todo. De igual manera, si ninguno de los progenitores estuviera vivo, heredarían los abuelos del fallecido, en caso de que vivieran.

Si el fallecido no tiene descendientes ni ascendientes, ni cónyuge, la herencia iría a parar a los hermanos del difunto por partes iguales. Si alguno de los hermanos hubiera fallecido, su parte la heredarían sus hijos, es decir, los sobrinos del fallecido. En el caso de que el fallecido solo tuviera sobrinos, estos heredarían por partes iguales. 

Por último, heredarían los parientes hasta cuarto grado, es decir, tíos o primos del fallecido. Y si no tuviera, los bienes pasarían al Estado.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *