¿Está tu casa realmente preparada para pasar el invierno?

La llegada del frío pone de manifiesto la necesidad de preparar la casa para el invierno, no solo para sentirnos confortables, sino también para evitar que nuestra factura energética se dispare y de paso contribuir, en la medida de nuestras posibilidades, al cuidado medioambiental.

frio en casa

La llegada del frío pone de manifiesto la necesidad de preparar la casa para el invierno, no solo para sentirnos confortables, sino también para evitar que nuestra factura energética se dispare y de paso contribuir, en la medida de nuestras posibilidades, al cuidado medioambiental.

Sencillos trucos para combatir el frío en casa 

Está claro que una reforma integral en el hogar puede hacer que nuestra casa se encuentre más preparada para el frío en invierno, pero no siempre es posible llevarla a cabo porque supone un gran desembolso económico. 

También podemos centrarnos en esos pequeños gestos con los que conseguir no pasar frío en casa sin necesidad de acometer grandes obras. Los siguientes trucos para el frío, sencillos y eficientes, pueden ayudarte a preparar la casa para el invierno y sentir que tus cuatro paredes son las más confortables y seguras.

trucos para el frio

Guerra abierta a las fugas de calor

Nuestra casa pierde calor por muros, ventanas y esas pequeñas grietas insignificantes a las que nunca damos importancia. De nada vale elevar la calefación, si hasta un 25% de ese calor se está escapando continuamente por los puntos débiles de la vivienda.

Para conseguir la hermeticidad existen numerosos productos de sellado, desde cintas adhesivas a espuma de poliuretano, cola de contacto, poliestireno expandido o lana mineral de roca, entre otros. Deberás escoger el que mejor se adapta a tus circunstancias.

Termostatos y válvulas termostáticas

Uno de los aparatos más útiles durante el invierno son los termostatos inteligentes, que permiten programar cuándo queremos que se encienda la calefacción y qué temperatura debe alcanzar la vivienda. De esta manera podremos encenderla, por ejemplo, 30 minutos antes de levantarnos por las mañanas.

También podemos optar por utilizar válvulas termostáticas en los radiadores, que limitan el caudal de agua caliente de manera individual, lo que nos permitirá un ahorro de energía de hasta el 40%.

Ajusta la temperatura a tus necesidades reales

La temperatura debe estar ajustada a la época del año en la que te encuentras. Es absurdo estar en manga corta cuando fuera hay una temperatura gélida. Además, debes saber que por cada grado que subas la temperatura de tu vivienda estarás pagando un 7% más en tu factura energética. 

Una casa en invierno debería estar entre 19 y 21º C durante el día y entre 15 y 17º C por la noche, cuando estamos acostados, sin realizar actividad alguna y tapados. De igual manera, deberías apagar la calefacción cuando no estás en casa.

Si vas a usar estufas, mejor que sean sostenibles

Hay veces que nuestro sistema de calefacción se queda corto en determinadas estancias y necesitamos un extra de calor. Colocar una estufa puede ser una excelente opción para no pasar frío en casa, y mejor aún así si es una estufa sostenible, como las de pellets, que desprenden una gran cantidad de calor a un mínimo coste y sin emitir gases contaminantes.

La obligada limpieza de caldera y radiadores

Antes de la llegada del invierno debes revisar y limpiar tanto la caldera como los radiadores. Si no lo has hecho, todavía estás tiempo. Es especialmente importante, sobre todo si notas que un radiador no se calienta como debería.

Grandes aliados para no pasar frío en casa

¿Sabías que los muebles absorben calor y se lo quitan al ambiente? Por eso no es conveniente dejar secando la ropa en el radiador, ni tampoco tener cortinas muy cerca. En cambio, las alfombras te serán de mucha utilidad por su carácter aislante, sobre todo si son de lana. Puedes incluso colgarlas en las paredes a modo de tapiz para aislar los muros.

Auditoría energética y seguro de hogar

¿Te has planteado alguna vez hacer una auditoría energética? Hay compañías de suministros que las realizan de forma gratuita y también encontrarás empresas privadas a las que puedes encargársela. Revisarán tu hogar, encontrarán tus puntos débiles y te aconsejarán desde cómo evitar que las tuberías se congelen por el frío a qué ventanas te interesaría instalar, pasando por cómo evitar los desperfectos derivados del clima en invierno.

Por último, te recomendamos hacerte un seguro de hogar para estar cubierto si ocurre un imprevisto. Solo tienes que escoger la modalidad que necesites, que puede incluir desde problemas motivados por fenómenos atmosféricos a coberturas opcionales como la avería de electrodomésticos. Estarás protegido y es una manera más de preparar la casa para el invierno y sus, en ocasiones, nefastas consecuencias.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.