Feng shui: ¿pseudociencia, realidad o placebo psicológico?

¿Puede afectar a nuestro bienestar el que haya espejos en la entrada de casa? ¿Y que abunden en el hogar enseres personales que nos atan al pasado? Preguntamos a dos expertos sobre esta disciplina que figura entre las 73 pseudoterapias señaladas recientemente por el Gobierno.

Disciplina Feng shui

Saturar las paredes de imágenes de parientes fallecidos o de imágenes religiosas, la ausencia de iluminación natural u obstaculizar el paso con mesitas y sillas sin función alguna son algunas de las prácticas que contravienen los principios de este sistema filosófico, de origen taoísta. Al distribuir los espacios domésticos sus promotores defienden determinadas premisas que siguen a rajatabla. Dos de ellos, el arquitecto colombiano Rafael Ricardo Guarín y Yolanda Espartosa Navarro, consultora experta en interiorismo y feng shui, defienden las virtudes de esta disciplina que figura en una lista publicada recientemente por el Gobierno con 73 pseudoterapias sin aval científico alguno.

Yolanda Espartosa asegura que el feng shui es una disciplina “totalmente empírica” de raíces orientales. “Hace siglos los chinos utilizaron esta técnica para enterrar a sus antepasados y la integraron en su vida diaria. Observaron lo que funcionaba en la naturaleza y lo integraron en nuestros propios espacios”.

Coca-Cola, British Airways o IBM son algunos ejemplos de empresas que aplican el feng shui en sus espacios de trabajo”

Yolanda Espartosa Navarro, consultora experta en interiorismo y feng shui

Rafael Ricardo Guarín coincide: “Estoy convencido de sus atributos y he corroborado sus resultados. El buen feng shui se vertebra en dos grandes líneas: solucionar problemas de salud y adecuar los impulsos positivos al inconsciente a través de la decoración (materiales, forma y colores)”. Guarín añade un tercer nivel, “estudiar la compatibilidad de personas en un espacio” mediante cálculos de astrología china, pero advierte de que es ese aspecto el que, en nuestro medio occidental, se incluye precisamente en el capítulo de la pseudociencia.

¿Incluso el arquitecto Norman Foster piensa en feng shui?

Como todo fenómeno de moda o tendencia social, el feng shui es a veces territorio fértil en Occidente para charlatanes o divulgadores disfrazados de impostor. Pero donde se lo toman muy en serio es en Hong Kong, enclave bajo el dominio colonial británico durante muchos años y transferido a China en 1997. Tras la época del imperio, la proclamación de la república en China prohibió la tradicional filosofía del feng shui, que encontró entonces en Hong Kong, Malasia, Tailandia y Taiwán sus grandes cunas de adopción. Destaca Hong Kong, por encima de todas. Solicitar un permiso de construcción en este populoso enclave requiere presentar un proyecto de feng shui avalado por un maestro titulado. Algo similar a la licencia de actividad para un comercio en España.

En Hong Kong se desarrolló una de las batallas arquitectónicas más encarnizadas de feng shui. La construcción de la sede del Bank of China dio lugar al edificio más agresivo del mundo en términos de feng shui, gracias a unos amenazadores triángulos en la fachada que miraban directamente a los competidores de la zona. El Hong Kong & Shangai Bank, obra de Norman Foster, reaccionó ubicando en su azotea elementos que recuerdan a dos cañones para protegerse del edificio atacante.

En otras palabras, según él, “una persona nacida en el año del caballo [1906, 1918, 1930, 1942, 1954, 1966, 1978, 1990, 2002, 2014] necesitaría un espacio más abierto, con poca decoración, limpio y con una ventilación muy eficiente”. En el extremo opuesto, una persona nacida en el año del ratón [1900, 1912, 1924, 1936, 1948, 1960, 1972, 1984, 1996, 2008, 2020] precisaría de una vivienda menos diáfana, con un hábitat “algo más sinuoso y complejo para reafirmar su sensación de protección y prevención”.

Disciplina Feng shui

Arraigo oriental

Así es el feng shui, que se fundamenta en un principio: la existencia de dos fuentes básicas de energía que circulan en el planeta: el Chi y el Sha. El Chi es un compendio de la fuerza de la naturaleza que debe fluir libre y espontáneamente en cada rincón del hogar. Cuando algo lo obstaculiza, los inquilinos sufrirían problemas como falta de concentración, desgana, irritabilidad o estrés. Por su parte, el Sha es la fuerza opuesta, de carácter negativo, que obstruye la corriente armónica y benéfica que genera el Chi.

Cierto componente esotérico del feng shui puede provocar rechazo en determinados estratos de población. “He tenido la suerte de haber estudiado el feng shui de una forma estructurada”, afirma Rafael Ricardo Guarín; “también la radiestesia, la geobiología, la ciencia bioclimática y la bioconstrucción. A algunos constructores, jefes de proyecto y directivos tradicionalistas les presento mis proyectos bajo el rubro de domobiótica, que es la suma de todas estas disciplinas”.

La clientela del feng shui

Según el arquitecto Guarín, quienes recurren a este método son personas que persiguen el equilibrio en sus vidas y calidad en su confort perceptivo. “La mayoría está saturada de consumismo y busca algo más verdadero en su existencia”. Yolanda Espartosa, por su parte, ha tenido clientes muy variopintos. “No necesariamente los que tienen mayor poder económico son quienes acuden. Sí puedo confirmar que han sido siempre mujeres las que han me han visitado, pero luego sus parejas han participado de forma activa en las recomendaciones proporcionadas”.

En este contexto, llama la atención el salto del feng shui a círculos de la élite de los negocios. “Hay empresarios de alto nivel que buscan un extra para ser más competitivos en sus distintas actividades a raíz de que arquitectos como Norman Foster y Tadao Ando, o que el propio Donald Trump, presidente de Estados Unidos, comenzaran a hacer público el uso de estas técnicas”.

La buena salud de una empresa, añade Yolanda Espartosa, “depende de tener una ubicación adecuada. Coca-Cola, British Airways o IBM son algunos ejemplos de empresas que aplican el feng shui en sus espacios de trabajo”.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ofrecerte una experiencia personalizada y algunas funcionalidades de nuestro sitio web, usamos cookies. Estas cookies nos permiten mejorar nuestra web día a día mediante una analítica avanzada. Para más información, consulta nuestra "política de cookies". Al hacer clic en el botón aceptas la utilización de cookies.

Opciones de Privacidad

Cuando visite nuestro sitio web, utilizaremos cookies para asegurarnos de que puede disfrutar al máximo de la experiencia. Estas cookies pueden contener información sobre el usuario, sus preferencias o su dispositivo. Normalmente dicha información no permite identificarle directamente, sino que está pensada para que pueda disfrutar de una experiencia de navegación más personalizada. Como respetamos su derecho a la privacidad, le ofrecemos la posibilidad de modificar los ajustes predeterminados. Sin embargo, el bloqueo de determinados tipos de cookies puede perjudicar su navegación por el sitio y los servicios que podemos ofrecer. Si desea más información sobre cómo procesamos sus datos personales, consulte nuestra página informativa "política de cookies".

Advertencia: Necesitamos utilizar una cookie para recordar los ajustes que ha realizado en nuestro administrador de privacidad de cookies. Si borra todas sus cookies deberá volver a actualizar sus preferencias en nuestro sitio, si utiliza un dispositivo o un navegador distinto deberá volver a indicarnos sus preferencias.